"Victoria de Trump sería un huracán para México"

Así lo aseguró Agustín Carstens, jefe del banco central de ese país. Agregó que es mejor que gane Clinton.

Agustín Carstens

“Ahora estamos un poco sujetos a los vaivenes que en buena medida se derivan de las elecciones en EE. UU.”, dijo Carstens.

Archivo particular

Internacional
POR:
Portafolio
octubre 02 de 2016 - 07:13 p.m.
2016-10-02

El jefe del banco central mexicano, Agustín Carstens, dijo que si el republicano Donald Trump llega a ser presidente de Estados Unidos significaría para México un poderoso huracán mayor a categoría cinco.

Trump ha usado en su campaña una retórica agresiva contra México, prometiendo construir un muro en la frontera común entre ambos países con dinero mexicano, ordenar masivas deportaciones de inmigrantes ilegales y revisar a fondo un tratado comercial para hacerlo más benéfico para su país.

“Sería un huracán de bastante más intensidad, en particular si cumple con lo que ha venido mencionando en su campaña, aunque hay que ver qué es lo que sucede en la realidad”, dijo Carstens.

El jefe de la entidad monetaria consideró que México estaría en mejor terreno si Hillary Clinton, la candidata demócrata estadounidense, resultara victoriosa en las elecciones del 8 de noviembre.

El Banco de México anunció el jueves un alza de 50 puntos básicos en la tasa de interés referencial al 4,75 por ciento, en un intento por contrarrestar presiones inflacionarias ante una posible mayor volatilidad financiera, derivada en parte del nerviosismo por las elecciones en Estados Unidos y aseguró que el banco volverá a actuar si es necesario.

El jefe del banco central reconoció que el desempeño electoral y político de Trump tiene una correlación con la cotización del peso mexicano.

“Eso es una realidad”, agregó el funcionario, y dijo que consideraba que la moneda mexicana, al tipo de cambio actual, está subvaluada ya que no refleja los fundamentos sólidos de la economía local y pese a medidas de autoridades financieras para apuntalar al peso.

“El peso se ha vuelto un vehículo de cobertura contra el riesgo de que gane uno de los candidatos que tiene ideas poco convencionales en materia económica y que sí podría tener efectos negativos en nuestra economía, y yo diría que sobre la propia economía de Estados Unidos y en el mundo”
, afirmó Carstens.

El peso mexicano tocó la semana pasada un mínimo de 19,92 por dólar, en medio de un nerviosismo previo a un debate entre Trump y su rival Clinton.

El viernes, la moneda recuperaba terreno aunque se perfilaba a anotar una caída en el tercer trimestre de alrededor de seis por ciento frente al billete verde.

Carstens señaló que espera que una vez pasada la elección regrese la estabilidad al mercado cambiario mexicano.

CON MARGEN DE MANIOBRA 

Sobre si México continuará usando reservas internacionales para apuntalar al peso, Carstens dijo que hay que ser cauteloso al decidir cómo y cuándo actuar. “Tenemos que usar de manera muy juiciosa nuestros instrumentos (...) Ahora sí hay muchas presiones en el mercado que no necesariamente responderían a ventas nuestras, son presiones que vienen del exterior”, afirmó. “Tenemos que ser muy selectivos para encontrar un momento adecuado para poder hacer una acción, si es que la llegamos a hacer”, destacó.

Carstens afirmó que este año el diferencial entre las tasas en México y Estados Unidos se ha ampliado, lo que le permite al banco central local un margen de maniobra en caso de que la Fed decida este año un incremento.

Ciudad de México/Reuters