La vida de excesos de Charlie Sheen

Llegó a ser el actor de comedia mejor pagado de la televisión. Las prostitutas, las drogas y el alcohol eran sus aficiones. Pagó más de 10 millones de dólares a quienes sabían su secreto para que jamás lo revelaran: hace cuatro años se enteró que es portador del VIH.

Charlie Sheen

Archivo particular

Charlie Sheen

Internacional
POR:
noviembre 17 de 2015 - 08:10 p.m.
2015-11-17

El actor estadounidense Charlie Sheen, estrella de la comedia "Two and a Half Men", reveló este martes que es portador del virus del sida y que ha pagado millones a extorsionistas para mantener en secreto esta condición.

"Estoy aquí para admitir que soy VIH positivo", dijo Sheen, de 50 años, en una entrevista al programa "Today" del canal NBC. "Son tres letras difíciles de asumir, ¿sabes? Es un momento decisivo en la vida de uno".

Sheen, quien se convirtió en el actor de televisión mejor pagado de Estados Unidos gracias a su papel de cínico mujeriego en "Two and a Half Men", reveló que desde hace unos cuatro años está al tanto de su enfermedad, pero que no sabe cómo se contagió.

Relató que pagó "más de 10 millones de dólares" a personas que estaban al tanto de su condición para que no hablasen, pero que ahora decidió hacer estas revelaciones para poner fin a los "chantajes".

"Lo que la gente se olvida es que se trata de dinero que le quitan a mis hijos", comentó sobre las extorsiones. Sheen estuvo casado tres veces y tiene cinco hijos. Cuando le preguntaron si sigue pagando dinero por esta razón, el actor respondió: "A partir de hoy, ya no. Creo que hoy me he liberado de esta prisión".

Cuando empezó a sentirse enfermo, relató, tuvo migrañas tan terribles y transpiraba tanto por las noches que pensaba que tenía un tumor en el cerebro y que estaba por morirse.

Luego de hacerse varios exámenes -"punciones lumbares y todo ese tipo de porquerías", dijo- los médicos le diagnosticaron que era portador del virus que causa el sida. Sheen saltó a la fama en 1986 gracias a su protagónico en el éxito de crítica y de taquilla "Pelotón", de Oliver Stone. Luego actuó junto a su padre en la aclamada "Wall Street" (1987), del mismo director.

LA MAYOR PREOCUPACIÓN

A lo largo de los años, Sheen ha hablado públicamente de su abuso de las drogas y el alcohol, así como su afición por contratar prostitutas. Charlie Sheen, hijo del actor Martin Sheen, relató que desde el momento en que supo su diagnóstico se lo informó a todas sus parejas sexuales antes de tener relaciones.

También dijo que estaba seguro de no haberle transmitido el virus a nadie.

El médico de Sheen, Robert Huizenga --quien apareció en el mismo programa de televisión--, dijo que Sheen está tomando medicamentos antivirales, a los que está respondiendo bien, y que ahora tiene un nivel indetectable del virus en su cuerpo.

"Está absolutamente saludable desde este punto de vista", dijo el doctor. "Mi mayor preocupación con Charlie como paciente es el abuso de sustancias y la depresión que viene con la enfermedad, más de lo que el VIH puede hacer en términos de acortar su vida, porque no va a hacerlo".

Huizenga insitió en que Sheen no tiene sida en estado avanzado. El actor también comentó que ya no está consumiendo drogas recreativas, pero que sí sigue bebiendo "un poco".

"UN DESAFÍO PARA SER MEJOR"

En 2011, Sheen fue despedido de "Two and a Half Men", en medio de una sonada controversia con su productor, Chuck Lorre.

Luego, dio una serie de entrevistas televisivas en las que parecía estar bajo el efecto de drogas o alcohol y hacía comentarios inconexos.

En varias de ellas parecía muy arrogante y se definía a sí mismo como un "ganador". De acuerdo a lo revelado el martes, esa sería más o menos la época en que Sheen fue diagnosticado VIH positivo, pero en la entrevista con "Today" no se le preguntó si esto fue la causa de su publicitada crisis.

Pero en una carta pública divulgada después de la entrevista, Sheen dijo que después de haber comenzado el tratamiento sentía que estaba "pateándole el trasero a la enfermedad", pero que luego la ira y la vergüenza lo hicieron caer cuesta abajo.

Escribió que pasó por "un descenso temporal pero abismal hacia el profundo abuso de sustancias y el consumo sin fondo de alcohol.

Fue una carrera suicida". Sheen volvió a la televisión en 2012 con "Anger Management", pero la serie dejó de producirse el año pasado. Ahora, dijo el actor, "acepto esta condición no como una maldición o un flagelo, sino como una oportunidad y un desafío. Una oportunidad para ayudar a otros. Un desafío para ser mejor".

AFP