Vienen semanas críticas para el Brexit

Los líderes de la Unión Europea deben juzgar que ha habido "progresos suficientes" en la mayoría de los temas apremiantes de la separación antes de enfocar su atención hacia el intercambio comercial.

Brexit

Archivo Portafolio.co

POR:
Bloomberg
noviembre 13 de 2017 - 09:58 a.m.
2017-11-13

El Reino Unido quiere que la Unión Europea permita que las negociaciones por su relación post-Brexit comiencen hacia finales de este año. Luego de la cumbre de octubre que terminó en fracaso, las esperanzas están puestas ahora en una reunión a mediados de diciembre. Si el estancamiento persiste, las perspectivas de que las conversaciones no lleguen a ningún acuerdo se elevan considerablemente.

(Lea: Crece a 336 el número de víctimas del terremoto en Irán)

Los líderes de la UE deben juzgar que ha habido "progresos suficientes" en la mayoría de los temas apremiantes de la separación antes de volver la atención hacia el intercambio comercial. Queda un largo camino por delante, especialmente en cuanto a la resolución financiera. A continuación, una guía para las cinco semanas más cruciales hasta el momento en las negociaciones por el Brexit.

(Lea: ¿Puede Brasil aprovechar la oportunidad de su crisis?)

14, 16 y 17 de noviembre: la vida después del Brexit.
La Unión Europea se ha negado a empezar a discutir con el Reino Unido que quiere de su relación futura pero comenzó sus propios preparativos internos. Esta semana se acelera la marcha en tanto los diplomáticos vinculados al Brexit elaboran una postura común en el transcurso de tres días. Su objetivo es estar listos para hablar sobre el comercio y la transición en cuanto los líderes den el puntapié inicial a la próxima fase de las negociaciones.

17 de noviembre: Pausa sueca.
Los líderes de la UE llevan a cabo una reunión cumbre en Gotemburgo. El Brexit no está en la agenda oficial, pero no sería descabellado suponer que la primera ministra Theresa May tratara de hablar con sus pares en los corredores sobre el problema más acuciante del Reino Unido.

20 de noviembre: reunión de ministros.
Por primera vez desde que la cumbre de octubre no logro ningún avance, los representantes de los 27 gobiernos se reúnen en Bruselas. Evaluarán el estado de las negociaciones y comenzaran a discutir las probabilidades de éxito en la reunión de líderes de diciembre.

22 de noviembre: con la mira en la transición.
A solo tres semanas de la cumbre, los embajadores de la UE con sede en Bruselas se reúnen para hablar de la posibilidad de un avance, además de evaluar los preparativos internos para la organización de la transición y la relación futura.

27 de noviembre: ¿más negociaciones?
No se han confirmado otras reuniones entre el Reino Unido y la UE, pero los funcionarios dicen que la última semana de noviembre es su apuesta más segura para otra ronda. En realidad, es en gran medida ahora o nunca. Después de esa semana quedan solo 10 días antes de la cumbre. Los diplomáticos de la UE quieren usar ese tiempo para elaborar la respuesta que presentaran a los líderes.

29 de noviembre: comienzan los preparativos.
Los embajadores incluyeron una posible reunión en Bruselas para comenzar a elaborar conclusiones preliminares de la cumbre. Esas palabras contendrán la clave respecto de si comienza o no la segunda parte de las negociaciones: las tratativas sobre el intercambio comercial.

6 de diciembre: prepararse para el impacto.
Con una semana por delante, los embajadores se ponen serios. Sea cual sea el estado de las negociaciones y la visión de la UE respecto de las concesiones británicas, tienen que elaborar las conclusiones.

11 de diciembre: sesión de orientación.
Semana de la cumbre. Desde las 27 capitales nacionales, los brazos derechos de los presidentes y primeros ministros viajan a Bruselas para leer y revisar el borrador de las conclusiones.

12 de diciembre: los puntos sobre las íes.
Los ministros europeos llegan de las capitales para dar los toques finales a las conclusiones de la cumbre.

14-15 de diciembre: el día D.
Todo se reduce a esto. 28 líderes encerrados en una habitación. Si bien la discusión puede ir en cualquier dirección cuando se encuentren cara a cara, los líderes rara vez despedazan el trabajo preparatorio realizado en Bruselas en las semanas anteriores. La UE no quiere que May vaya a la cumbre a negociar. Solo desean dar un veredicto.


*Bloomberg

Siga bajando para encontrar más contenido