Viernes negro y crudo en Wall Street

Expertos creen que los efectos de la decisión de la Opep, de mantener la producción de petróleo en 30 millones de barriles diarios, se sentirá fuertemente el lunes en el mercado accionario de Estados Unidos, luego del festivo por Acción de Gracias y la jornada del 'Black Friday'.

Viernes negro y crudo en Wall Street

Archivo Portafolio

Viernes negro y crudo en Wall Street

Internacional
POR:
noviembre 28 de 2014 - 07:48 p.m.
2014-11-28

El ‘viernes negro’ que le da paso a la temporada navideña en Estados Unidos fue más oscuro de lo esperado en Wall Street, pues el crudo de Texas arrojó otro tipo de negrura a la gran celebración consumista, aunque no evitó que el Dow Jones se despidiera con su tercer récord en una semana de cuatro días (la sesión de este viernes en Wall Street fue solo de media jornada).

Para algunos, los resultados pueden verse como la botella: medio llena o medio vacía.

Los que quisieron verla medio llena, se pudieron aferrar a que el Dow Jones hizo un nuevo y pírrico récord, al sumar solo 0,49 puntos a su plusmarca del miércoles.

Van tres máximos históricos en una semana de cuatro días (por el parón de Acción de Gracias), lo cual no está nada mal.

También los optimistas pueden decir que el Nasdaq sigue ampliando sus mejores niveles desde 2000 o que el parqué neoyorquino cerró por sexta semana consecutiva con ganancias.

Visto bien, la auténtica debacle en los precios del petróleo no arrastró todo lo que hubiera podido en un momento de más debilidad a los mercados.

Se limitó a aguar (o contaminar, en este caso) un poquito la fiesta y el frenesí de las compras del llamado “Black Friday”, que desde el año pasado empieza ya cuando todavía se saborean los últimos bocados del pavo y que llevó a los grandes almacenes del país (Walmart, Target, Macy's o JC Penney) a subir por encima del 3 o del 2 por ciento en apenas tres horas y media de mercados abiertos.

Sin embargo, los que quisieran interpretar la jornada desde el negro, también tuvieron motivos para hacerlo y no solo porque el S&P 500 acabara en números rojos.

Al cierre de esta sesión algo atípica, el petróleo bajaba casi un 10 por ciento.

Tras abrir por debajo de los 70 dólares el barril, cayó a 66,5 dólares. Más de 7 dólares menos que a primera hora de la mañana y en sus peores niveles desde septiembre de 2009.

No es, desde luego, un problema que afecte solo a Estados Unidos, pues la onda expansiva de bajadas llega desde la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), que no consiguió llegar a un acuerdo para resolver la crisis de exceso de oferta de crudo. Pero el de Texas ha sido el más duramente golpeado por la situación.

EFE