Wall Street, ¿hacia otro fin de año épico?

Encadenó este lunes su cuarto doble récord en el Dow Jones y S&P 500, un rally preinvernal que recuerda cómo hace aproximadamente doce meses el parqué neoyorquino comenzó una carrera imparable que acabó definiendo a 2013 como "el año de los récords".

Wall Street volvió a cerrar este lunes por cuarto día consecutivo con nuevos máximos históricos del Dow Jones de Industriales y

AFP

Wall Street volvió a cerrar este lunes por cuarto día consecutivo con nuevos máximos históricos del Dow Jones de Industriales y

Internacional
POR:
noviembre 10 de 2014 - 10:00 p.m.
2014-11-10

No parece que el Dow Jones alcance los 52 récords del año pasado, pues este lunes sumaba su plusmarca número 23, aunque sí es probable que el S&P 500 rebase su hito de 2013, pues está solo a 6 máximos históricos más para igualar los 45 de entonces.

Lo que sí parece es que los inversores vuelven a repetir el patrón de sprint final de año.

En 2013 la razón fue clara, pues fue un furor de psicología inversa tras el primer recorte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) aplicado al estímulo monetario.

Dow Jones había llegado a los 16.000 el 19 de noviembre, pero el verdadero rally sucedió un mes después, cuando comenzó la reducción de 10.000 millones de dólares cada mes hasta su desaparición total, y los operadores se dieron cuenta de que los mercados no eran tan dependientes como creían del dinero público.

En 2014 el panorama fue diferente desde el principio: tras el empacho de récords, el año empezó hacia abajo, con un invierno que congeló literalmente las acciones y parte de la economía y llamadas a la prudencia por parte de la Fed ante un crecimiento exponencial que creaba otra vez el temor a una burbuja. Sin embargo, poco duró el recato.

Llegó la primavera y hubo récords y caídas, mucha volatilidad y menos miedo. El verano fue económicamente bueno pero políticamente, en el contexto internacional, nefasto.

Y el otoño tuvo las mejores subidas y las peores caídas del año. El invierno, pues, está por ver. En cualquier caso, Wall Street parte con buena base.

Ha conquistado nuevas barreras psicológicas, como los 17.000 del Dow Jones y los 2.000 del S&P 500. Incluso el Nasdaq se acerca a las cifras de delirio del "boom de las .com" en el año 2000. Entonces marcaba 5.046,86 y se recuerda como un ejercicio de descontrol especulativo.

Hoy marca, sin aparente ejercicio de autocrítica, solo 400 puntos menos. A día de hoy, Nueva York se prepara para un nuevo frente polar que comienza esta semana y la economía estadounidense no tiene ya estímulo monetario de la Fed, aunque los miedos se han traspasado a la subida de los tipos de interés, la última reminiscencia de proteccionismo "anticrisis".

Hay noticias macroeconómicas buenas y malas, como siempre, pero la tendencia es indudablemente al alza. Los últimos cuatro días lo demuestran: datos de empleo, el sector sanitario... Nada determinante, pero los récords se siguen acumulando.

¿Alcanzará de aquí a finales de año el Dow Jones los 18.000 puntos cuando superó los 17.000 a finales de julio y será el primer año en el que se superarán dos barreras de 1.000 puntos? ¿O solo está haciendo "despensa" para otro invierno gélido? ¿Tendrá la presidenta de la Fed, Janet Yellen, que intervenir y subir los tipos de interés para frenar la especulación y estimular el ahorro privado? ¿O provocará eso un rally aún mayor? Nadie sabe. Todos saben. Así es Wall Street.

Mateo Sancho Cardiel

EFE