Wall Street corrige sus pérdidas y abre la semana al alza

Sin embargo, el principal indicador de Wall Street siguió por debajo de 18.000 puntos, mientras que el Nasdaq todavía está 60 unidades por debajo de los 5.000 enteros, su esperada y fugaz reconquista de esta barrera psicológica después de 15 años.

Wall Street corrige sus pérdidas y abre la semana al alza

Archivo Portafolio

Wall Street corrige sus pérdidas y abre la semana al alza

Internacional
POR:
marzo 09 de 2015 - 02:47 p.m.
2015-03-09

Wall Street enmendó este lunes las bajadas del viernes, causadas por un buen dato de empleo, y entonó el "mea culpa" por pensar antes en la subida de los tipos de interés que en el bien de la economía.

A pesar de que el Dow Jones subió 140 puntos, no arregló todo el desperfecto, y el principal indicador de Wall Street siguió por debajo de los 18.000 puntos, mientras que el Nasdaq todavía quedaba casi 60 unidades por debajo de los 5.000 enteros, su esperada y fugaz reconquista de esta barrera psicológica después de 15 años.
Wall Street tiende a reaccionar de manera precipitada y poco reflexiva a las noticias. Y no siempre corrige su comportamiento, algo que sí sucedió este lunes, día en el que los operadores de bolsa no solo tuvieron el fin de semana para pensar sobre lo ocurrido el viernes, sino que apenas contaron con indicadores económicos que definieran su rumbo.

Y es que al terminar la semana pasada, los inversores se llevaron las manos a la cabeza pensando que un dato de empleo mejor de lo esperado podría llevar a la Reserva Federal de Estados Unidos a concluir que ha llegado el momento de descongelar los tipos de interés, cercanos al 0 % desde hace ya siete años para fomentar la inversión privada.

Hoy se dieron cuenta de que, pese a ese conflicto de intereses, la buena noticia debería haber primado sobre el daño colateral. Es una ley básica que una economía es más fuerte cuanto menor sea el índice de desempleo. Al mismo tiempo se dieron cuenta de que su reacción del viernes fue, por lo menos, sonrojante.

Así, el Dow Jones, el selectivo S&P 500 y el índice compuesto del mercado Nasdaq confesaron ante "su dios todopoderoso" (la Reserva Federal y su "máxima divinidad, Janet Yellen) y ante "vosotros hermanos" (el pueblo estadounidense, que fue el verdadero afectado por la crisis económica y no las élites financieras) que habían pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión.

Pensamiento por desear que la economía siga cabizbaja con tal de no perder el apoyo del banco central estadounidense. Palabra, por insultar a los ciudadanos que esperan con ansias ahorrar por fin con algo de rédito cuando suban los tipos de interés.

Obra, por derramar los logros conseguidos en los últimos días por un lamento de millonario.

Y omisión, por seguir sin asumir las responsabilidades que esconde una fluctuación que a veces es tratada como un banal baile de números.

EFE