WikiLeaks, efecto ‘escalofriante’ sobre diplomacia y economía de EE. UU.

Habría unos 250.000 documentos más por revelar, lo cual daría para escándalos en los meses por venir

POR:
diciembre 06 de 2010 - 11:04 p.m.
2010-12-06

Si es un diplomático de Estados Unidos acostumbrado a presionar, convencer con halagos o aplicar mano dura contra otros gobiernos a puertas cerradas, estarás al descubierto, al menos por un tiempo, debido a WikiLeaks. 

 

Diplomáticos en funciones y retirados dijeron que el flujo de cables de las embajadas de Estados Unidos obtenidos por el sitio web y la permanente filtración de revelaciones vergonzosas en los medios han tenido un efecto escalofriante en la diplomacia estadounidense. 

 

'En el corto plazo, estamos casi fuera del rubro', dijo un diplomático estadounidense de alto rango que habló bajo condición de anonimato. 'Es real, realmente malo. No lo puedo exagerar', agregó. 

 

'Con toda honestidad, nadie quiere hablar con nosotros', sostuvo, diciendo que podría tomar entre dos a cinco años para reconstruir las confianzas. 'Algunas personas aún tienen que hablar con nosotros, especialmente en el Gobierno, pero (...) ellos ya nos están preguntando cosas como, “¿Vas a escribir sobre esto?'”, comentó. 

 

'La gente afuera del Gobierno no quiere hablar con nosotros por nada', afirmó.  Los 251.287 cables de las embajadas de Estados Unidos han expuesto todo, desde la visión de Estados Unidos sobre que el presidente ruso Dmitry Medvedev sería el Robin del primer ministro Vladimir Putin, quien sería Batman, hasta a un funcionario estadounidense que dijo que Cuba y Venezuela eran el 'Eje de la Malicia'. 

 

Un grupo de organizaciones noticiosas han obtenido los cables y comenzaron a publicar historias sobre ellos, así como sobre algunos de los documentos relacionados, el 28 de noviembre. 

 

Un funcionario estadounidense dijo que cerca de 1.100 cables han sido publicados en Internet por las organizaciones noticiosas y WikiLeaks hasta la noche del viernes, dejando cerca de 250.000 más que podrían conocerse para avergonzar a gobiernos extranjeros y a Washington en los próximos meses. 

 

La secretaria de Estado criticó duramente las filtraciones y dijo que dañarían las importantes alianzas de Estados Unidos. El subsecretario de Estado, William Burns, realizó una evaluación más severa en un testimonio frente a una comisión del Congreso la semana pasada. 

 

'La realidad es que la despreciable violación de confianza que hemos visto a través de las revelaciones de WikiLeaks ha provocado un daño sustancial a nuestra capacidad de realizar esfuerzos diplomáticos', dijo Burns.   

Sin embargo, un diplomático estadounidense en Oriente Medio dijo que los funcionarios extranjeros con los que trata no se han cerrado repentinamente y sugirió que las consecuencias a largo plazo posiblemente serían más pronunciadas para los países extranjeros que para la diplomacia estadounidense. 

 

“Eso es un problema temporal y en dos o tres años, quizás menos, nosotros volveremos a hacer las cosas de la manera en que solemos hacerlas”, dijo el diplomático estadounidense. “El tiempo sana todas las heridas”, agregó. 

 

El funcionario dijo que Oriente Medio suele haber una desconexión entre lo que los líderes dicen en público y en privado y, con los cables, la gente en sociedades cerradas podría ver por primera vez esa 'inconsistencia en todo su esplendor'. 

 

“Creo que tendrá un impacto mucho más profundo y duradero en las sociedades de aquí que lo que tendrá en nuestra capacidad de realizar diplomacia”, dijo el funcionario. 

 

El ex secretario de Estado Lawrence Eagleburger dijo que pensó que la mayoría de los funcionarios en el extranjero posiblemente superarían cualquier reticencia con Estados Unidos dentro de seis meses a un año, aunque hizo hincapié en que es una conclusión tentativa. 

 

“Aún somos lo suficientemente grandes e importantes como para que la gente no pueda evitar hablar con nosotros”, declaró.

Siga bajando para encontrar más contenido