columnista

La banca del futuro

El sector financiero está obligado a trasformar sus servicios en procesos digitales para no quedarse regazados y ser más competitivos. 

Santiago Aldana
Opinión
POR:
Santiago Aldana
noviembre 03 de 2016
2016-11-03 09:17 p.m.

Según un estudio de McKinsey sobre banca digital, en los próximos cinco años, cerca del 30% de los consumidores buscará productos bancarios a través de plataformas online. Asimismo, y de acuerdo a la consultora Fintech Latam, gracias a la rápida penetración de internet y la telefonía móvil en Colombia, el número de usuarios de banca digital crecerá 721% en los próximos 9 años. Estas cifras llaman la atención y evidencian que los volúmenes de pagos y transacciones digitales están aumentando en el mundo. Hoy, los consumidores son digitales, e internet se ha consolidado como la plataforma ideal para realizar transacciones bancarias, transferir fondos o administrar cuentas con facilidad y seguridad.

Bajo este panorama, el sector financiero está obligado a trasformar sus servicios en procesos digitales para no quedarse regazados y ser más competitivos, de cara a la transformación del entorno. La llegada de nuevas tecnologías le supone un cambio estructural, en el cual megatendencias como internet de las cosas, el concepto de API (Application Programming Interface) financieras y la revolución de la información crean una relación más cercana y personalizada con los clientes.

La transformación de la banca en Colombia supone la creación de nuevos canales, el desarrollo de infraestructura tecnológica idónea y cambios estructurales frente a la digitalización de la información de los clientes. El nuevo modelo ha impulsado a los bancos a adoptar un enfoque ‘multicanal’, en el que promueven el uso transparente de diferentes canales de servicio que facilitan a los usuarios el acceso efectivo a sus cuentas y servicios, desde cualquier lugar y equipo.

La era de la banca omnicanal ofrece una experiencia consistente entre los diferentes canales de servicio enfocados en atender a los usuarios. Aquí, estos controlan la forma como consultan o realizan sus transacciones, ofreciendo movilidad y portabilidad al proceso. Por eso, a medida que los consumidores se adaptan al mundo digital, las interacciones en el campo virtual para los servicios de banca demandan espacios en los que los clientes puedan consultar de manera rápida sus productos.

Modernizar dichas plataformas y concentrar esfuerzos para crear sistemas de digitalización de la información con infraestructura modular, que responda a la complejidad de cada producto y servicio, hace parte del compromiso del sector en el país. De acuerdo con la encuesta de Price Waterhouse Coopers; los usuarios de banca digital aumentarán 64% en el 2016, mientras que las personas que acuden a una sucursal disminuirán 25%, y los de banca telefónica se reducirán 13%.

Por otra parte, aplicaciones desarrolladas para tabletas, smartphones y computadores se convierten en un canal efectivo para garantizar la interacción del consumidor con los servicios digitales. Es así como el concepto ‘Mobile First’, junto al uso de aplicaciones financieras, permite a los clientes tomar decisiones más informadas y en tiempo real.

El sector financiero tiene grandes retos, como crear mecanismos y procesos simples que le permitan implementar procesos digitales con los usuarios, para asegurar que los servicios a través de la banca virtual sean cada vez más efectivos. Por esto, la captura de información, internet de las cosas y big data juegan un papel clave en el desarrollo de la banca del futuro.

Santiago Aldana
Presidente de iQ Outsourcing

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado