Mauricio Cárdenas
coyuntura

Lo peor ya pasó

Tenemos un contexto favorable que nos permite pensar que la economía del país volverá a crecer.

Mauricio Cárdenas
POR:
Mauricio Cárdenas
noviembre 26 de 2017
2017-11-26 03:12 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb6ae6c3833.png

Los datos revelados recientemente por el Dane que indican que el Producto Interno Bruto del país creció un 2% en el mes de octubre, son una buena noticia para todos. Nos tomó más de un año retomar esos números, pero podemos estar seguros de que es una tendencia que se mantendrá en el futuro.

Los colombianos tuvimos que enfrentar un choque que, de no haberse tomado las medidas necesarias, habría podido llevarnos a una recesión.

Nos afectaron fuertemente la caída en los precios internacionales del petróleo, el fenómeno de El Niño, el aumento en las tasas de interés y el bajo crecimiento de nuestros socios comerciales. No podemos olvidar que perdimos la mitad de las exportaciones, lo cual implicó una fuerte disminución del ingreso nacional.

Este ha sido un año difícil, pero lo peor ya pasó. La solidez de nuestras instituciones y la responsabilidad en la toma de decisiones permitieron que la economía experimentara un ajuste exitoso.

Hoy en día, las condiciones han cambiado: las tasas de interés han bajado mientras los precios del petróleo comienzan a recuperarse, tenemos un sector agrícola fortalecido y, en general, un contexto favorable que nos permite pensar que la economía colombiana volverá a crecer a su nivel potencial.

La implementación de políticas públicas prudentes logró resultados positivos. Utilizamos activamente la tasa de cambio y la política fiscal para amortiguar la situación; de no haberlo hecho, la economía habría experimentado una caída súbita y no, como ocurrió, un ajuste gradual, sin traumatismos. Puesto en términos simples, nos ahorramos una crisis.

El aumento del IVA fue una medida necesaria para evitar un retroceso en el nivel de vida de los colombianos más vulnerables; de lo contrario, no habríamos contado con los recursos necesarios para sostener los principales programas sociales, como la educación y la salud.

El Gobierno cumplió con las exigencias de la Regla Fiscal y, consecuentemente, aseguró la confianza de las calificadoras y de los inversionistas extranjeros. Una decisión en otro sentido habría afectado nuestra calificación internacional, encareciendo los créditos, disparando el precio del dólar, generando más inflación y afectando la economía en general.

Con un sector cafetero creciendo al 21% (mientras hace un año caía un 16%) y un incremento en la producción petrolera después de nueve trimestres de caída, tenemos motivos más que suficientes para ser optimistas. Lo ha visto el país. De acuerdo con la más reciente medición del Índice de Confianza del Consumidor, realizada por Fedesarrollo, la expectativa de los colombianos de que sus condiciones económicas van a mejorar en el próximo año subió más de cuatro puntos porcentuales.

La inflación al final del 2017 se ubicará muy cerca al 4%. Esto nos permite pensar en una reducción adicional en las tasas de interés y el consecuente efecto positivo en el consumo, lo cual, seguramente, beneficiará sectores como la industria y el comercio.

Tras superar algunas dificultades con los cierres financieros, todo está listo para que la construcción de las vías de cuarta generación le dé un impulso adicional a la economía, junto con los recursos que el Gobierno y la empresa privada destinarán a las llamadas Zonas Más Afectadas por el Conflicto Armado (ZOMAC), donde se aplicará un impuesto de renta de 0%, entre los años 2017 y 2021, para que las micro y pequeñas empresas inviertan en estos 344 municipios (53,4% del territorio nacional).

Todas estas condiciones son las que nos han permitido proyectar un crecimiento para el 2018 del 3%, muy cercano a las expectativas del Fondo Monetario Internacional (2,8%).
Si bien no estamos satisfechos, tenemos claro que la economía colombiana muestra claras señales de mejoría. Trabajamos sin pausa para que nuestras expectativas se conviertan en realidad.

Mauricio Cárdenas
Ministro de Hacienda y Crédito Público

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado