Petróleo, saqueo e impuestos: una mirada a los negocios del Estado Islámico

Habría captado durante 2016 una cifra entre US$520 y US$870 millones, menos que lo registrado en 2014, cuando pudo haber llegado a US$1.890 millones.

Estado Islámico

La pérdida de territorio del es una de las razones de la caída en sus ingresos.

Archivo

POR:
Portafolio
febrero 20 de 2017 - 11:45 p.m.
2017-02-20

A pesar de que el Estado Islámico (Isis) no ha supuesto hasta el momento una amenaza para América Latina, las operaciones de este grupo terrorista son conocidas en todo el planeta. Pero más allá de los atentados, ¿cuál es el negocio que tiene detrás y que permite a la organización enfrentar a las principales potencias?

Entre las diversas actividades lucrativas que desarrolla el Isis, destacan algunas como el comercio de petróleo, los impuestos, las donaciones extranjeras o saqueos, unos ingresos por los que se le considera el grupo terrorista más rico.

Según el informe Caliphate in Decline: An Estimate of Islamic State’s Financial Fortunes realizado por EY y el centro de estudios ICSR del King’s College, los ingresos que el Estado Islámico captó a lo largo del 2016 se estiman entre US$520 y US$870 millones.

En este sentido, la fuente de ingresos más importante de esta organización son las tasas que ha impuesto en los territorios que controla en Siria e Iraq, las cuales le otorgaron el año pasado un rango estimado entre US$200 y 400 millones.

Asimismo el tráfico de petróleo supone uno de los soportes financieros del Isis, ya que en 2016 le dio ganancias comprendidas entre US$200 y US$250 millones.

Por detrás, actividades como el saqueo, bienes confiscados y multas, le supusieron de US$110 a US$190 millones. En este apartado, el Isis ha conseguido dinero tras hacerse con las sucursales bancarias de los territorios, así como las plantaciones como las de trigo o cebada.

Según el ICSR, el Isis cuenta con ingresos a través de otras fuentes como el secuestro, que en 2016 le ofreció ingresos por unos US$30 millones, así como las donaciones de otros países, aunque el monto sería reducido.

Además, Acnur cifra en 88 millones de euros los beneficios del Isis con la migración desde Libia, a lo que habría que sumar otras actividades como el tráfico de órganos o la venta de obras de arte.

En concreto, el 43% de sus ingresos proviene de los impuestos, mientras que 32% sería por el petróleo y 22% por el saqueo.

Para poner estas cifras bajo unos parámetros comparables a nivel nacional, al tener en cuenta la parte más elevada del rango, los ingresos del Estado Islámico en 2016 supondrían prácticamente el doble de la utilidad neta de Ecopetrol en los primeros nueve meses del año pasado, los cuales llegaron a US$440 millones.

En cuanto a las exportaciones de Colombia de petróleo, estas llegaron el año pasado a US$10.092 millones, es decir, más de 10 veces los ingresos del Estado Islámico.
“Lo que se ve en el caso del Isis es que ese nivel de ingresos llega por su acceso al petróleo y su contrabando, así como el control de plantas de refinamiento.

Sin embargo, se podría pensar que no es un nivel de ingreso elevado si se compara con las exportaciones de petróleo de Colombia, por ejemplo. Todo esto indica que no es tan caro hacer la guerra allí”, afirma el profesor de la Universidad Javeriana, Jorge Restrepo.
Con todo, destacar que el nivel de ingresos del Isis se ha reducido prácticamente a la mitad respecto a los dos años anteriores.

Como muestra el informe, durante 2014, el dinero captado por la organización se estima en un rango que está entre US$970 y US$1.890 millones. Igualmente, durante 2015, sus ingresos habrían estado entre US$1.035 y 1.700 millones.

Estas cifras son más representativas y si tomamos como referencia la cifra de 2014, los ingresos del Estado Islámico podrían haber supuesto prácticamente un sexto de la inversión extranjera directa total que captó Colombia durante el 2016, la cual se estima en

En este sentido, la composición de estos ingresos también se ha modificado en el tiempo. Mientras que en el 2014, su principal fuente eran los saqueos y los bienes confiscados, con un 52% del total, por 25% de impuestos y 21% de petróleo, esto cambió en el 2015: las tasas ocuparon el primer lugar, con 44% del total, seguido por el petróleo (36%) y los saqueos, que descendieron hasta el 20%.

A la hora de explicar la caída en los ingresos que ha sufrido el Isis, se podría pensar que la caída en el precio del petróleo podría ser una de las razones. En este sentido, John Holland-McCowan, investigador del ICSR y uno de los autores del informe, explica que “Isis siempre ha vendido muy por debajo del precio de mercado, por lo que normalmente diría que no es la razón. Sin embargo, como el precio ha caído, eso ha incrementado el número de competidores que también venden a esos niveles y, como resultado, debe haber sentido el impacto”.

Con esto, como agrega el experto, las principales razones de las son “la reducción de su territorio y los ataques aéreos contra todo el proceso de extracción de petróleo, desde las refinerías hasta los camiones en los que lo transportan. Perder territorio no solo les priva de los principales mercados, sino que también les quita mucha población a la que cobrar impuestos y puntos de transporte en Siria. Sumado a esto, el problema de los saqueos es que no es un ingreso continuado”.

Con todo, un artículo de Financial Times aseguró que Isis es el noveno exportador de petróleo, con 1,5 o 2 millones de barriles, poco por detrás de México o Venezuela. Igualmente, contaría con US$500 millones en efectivo y activos por más de US$2.000 millones.

Entre los países que han sido señados de comprar petróleo al Estado Islámico está Turquía.

Siga bajando para encontrar más contenido