Luis Guillermo Plata Páez
columnista

Metro en marcha

Luis Guillermo Plata Páez
Opinión
POR:
Luis Guillermo Plata Páez
mayo 16 de 2016
2016-05-16 08:57 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7cd0d20472.png

El desarrollo de la primera línea del metro de Bogotá ha avanzado más lejos que nunca.
La reciente aprobación de la creación de la Empresa Metro por parte del Concejo Distrital, le otorga al proyecto la institucionalidad requerida para la planeación, estructuración, construcción, operación, explotación y mantenimiento de las líneas de metro; así como la adquisición, operación, explotación, mantenimiento y administración del material rodante.

Pero tan importante como la creación de la empresa es la aprobación de las vigencias futuras excepcionales por valor de 4,1 billones de pesos. De esta manera, el Distrito asegura su aporte del 30 por ciento frente a la contrapartida de 9,6 billones de pesos de la Nación, determinada por el Confis en octubre del año pasado; para un financiación garantizada por 13,7 billones de pesos.

Cabe recordar que este fue el presupuesto presentado en mayo del 2015 por la administración anterior, para construir un trazado que iba desde el Portal Américas hasta la Calle 100. Dado que aproximadamente una quinta parte de los componentes del proyecto, así como algunos de los insumos requeridos para la construcción son importados y se han visto afectados por la devaluación del peso frente al dólar (que alcanzó 40 por ciento al finalizar el 2015), se estima que este ascendería hoy a los 17,6 billones de pesos. Por esto, es sensata la decisión tomada por la administración actual, en el sentido de trabajar con base en el presupuesto inicial buscando ahorros y optimizando el proyecto.

Avanzando por este camino, ya se encuentra definido el tramo desde el suroccidente de la ciudad hasta el Parque Tercer Milenio. La empresa francesa Systra, contratada por la Financiera de Desarrollo Nacional, está realizando estudios con el fin de perfeccionar el recorrido en la zona oriental, donde la construcción del metro tendría mayor riesgo geotécnico, impacto urbanístico y social. Adicionalmente, se está incluyendo en el proyecto la definición de estaciones de integración que cuenten con intercambio directo a Transmilenio, así como el nodo final, fundamental para lograr el tan anhelado sistema integrado de transporte multimodal para Bogotá.

El tema de las estaciones está directamente ligado con la transformación urbana de la ciudad. Por esta razón, es de gran relevancia que la Empresa Metro cuente con facultades para promover, desarrollar y ejecutar proyectos de renovación urbana y mejoramiento del espacio público en la zona de influencia del metro y, de paso, que pueda complementar sus ingresos con recursos provenientes de cargas urbanísticas y participación en plusvalía.

Aún falta camino. La Empresa Metro no podrá comenzar a operar hasta que no se aprueben los recursos para su funcionamiento, que, desafortunadamente, no fueron incluidos en el presupuesto distrital aprobado el año pasado; pero, sin duda, su creación, sumada a la aprobación de las vigencias futuras y a la disponibilidad fiscal de mediano plazo, decretada por el Confis de la Nación, son pasos importantes en la dirección correcta.

En los próximos meses, estarán listos los resultados de los estudios y se contratará una firma que realice un ajuste y complementación de los diseños existentes con el propósito de maximizar el impacto de la solución para la ciudad con base en los recursos ya disponibles. Hoy, no debería existir ninguna excusa adicional para que el sueño del metro para Bogotá no se haga realidad más temprano que tarde.

Luis Guillermo Plata
Presidente ProBogotá Región

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado