Banca se multiplicó en el continente en menos de una década

En 2007 había 35 subsidiarias y en poco tiempo serán 178, que representan US$ 42.606 millones.

Gerardo Hernández / Superintendente Financiero

Archivo Portafolio.co

Gerardo Hernández / Superintendente Financiero

POR:
octubre 09 de 2012 - 12:47 a.m.
2012-10-09

A los banqueros colombianos les tomó menos de una década convertirse en jugadores de primer orden del sistema financiero centromericano y en protagonistas clave en otras economías de Suramérica.

Hoy, el número de subsidiarias, entre financieras, y no financieras alcanza las 175 y, a la vuelta de pocos meses, serán 178, es decir, cinco veces más que las que tenían en 2007, año en el que ese número apenas llegaba a 35.

Bancos, aseguradoras, comisionistas de bolsa y fondos de pensiones hacen parte de esa larga lista de filiales que se han sumado y le permiten tener presencia en cerca de 20 países, desde Estados Unidos hasta Uruguay.

El interés de los banqueros criollos por mercados que, como el centroamericano, ofrecen grandes posibilidades para desarrollar su negocio, los tiene hoy dominando en países como El Salvador, donde controlan el 52,2 por ciento del sistema financiero.

También tienen control sobre una parte importante de la banca nicaragüense y hondureña, donde poseen más del 21 por ciento en cada uno, así como también en Costa Rica (13 por ciento) y Panamá (12 por ciento).

Según cifras reveladas por el superintendente Financiero, Gerardo Hernández, hasta marzo de 2012 el valor de las subsidiarias de la banca colombiana en el exterior alcanzó los 33.741 millones de dólares, cifra que se elevará hasta los 42.606 millones de dólares, una vez concluya la compra, por parte de Davivienda, de los activos que el HSBC tiene en El Salvador, Costa Rica y Honduras, así como la adquisición de las filiales que el mismo banco tiene en Colombia, Perú, Uruguay y Paraguay, por parte del GNB Sudameris.

Centroamérica es, hasta ahora, el principal destino de las inversiones colombianas, con más del 77 por ciento, seguido por el Caribe con cerca del 15 por ciento.

En EE. UU. hay otro 7,7 por ciento y en el sur del continente un 3,2 por ciento, el cual aumentará con el negocio de la familia Gilinski.

Banqueros, de compras La adquisición del Banagrícola de El Salvador por parte de Bancolombia en diciembre de 2006 fue el punto de partida de la internacionalización de la banca colombiana.

En 2010, la compra de BAC Credomátic por parte del Banco de Bogotá ratificó el interés de los banqueros colombianos por buscar oportunidades de crecimiento en el exterior ante las pocas posibilidades de hacerlo en el mercado local.

Expertos sostienen que esta expansión se mantendrá y prueba de esto, no son solo los negocios de Davivienda y GNB Sudameris, sino también los constantes anuncios de los banqueros de que siguen atentos a cualquier oportunidad que se pueda presentar.

En este proceso será clave todo el esquema de regulación y el concurso de las autoridades de mercado colombiano, dice el superintendente, Gerardo Hernández, quien considera que “el supervisor debe evaluar los riesgos propios que se derivan de las nuevas operaciones en el exterior (liquidez, cambiario, regulatorio), en el que la cooperación internacional se vuelve crucial”.

MÁS JUGADORES AL MERCADO LOCAL

Firmas extranjeras también han encontrado oportunidades en el sistema financiero colombiano.

Mientras que inversionistas colombianos continúan atentos a las oportunidades que les puedan ofrecer otros mercados de la región, entidades extranjeras siguen incursionando en el territorio nacional.

La más reciente operación de este tipo fue la compra del Banco Santander Colombia y sus filiales por parte de CorpBanca Chile, por 1.250 millones de dólares, y la que hizo el Scotia Bank del 51 por ciento del Banco Colpatria, por US$ 1.000 millones.

El Banco de Crédito de Perú (BCP) adquirió el 51 por ciento de la comisionista Correval, en tanto que también se cerró la compra de Bolsa y Renta por parte de BTG Pactual de Brasil, por 51,9 millones de dólares.

Igualmente se dio la entrada de Itaú BBA con una firma de banca de inversión y la incursión de la canadiense Opportunity Internacional. Para los próximos meses se esperan otras movidas de inversionistas externos en la banca colombiana.

Siga bajando para encontrar más contenido