Bonos pensionales, una opción para jubilarse antes

Obtener la pensión de manera anticipada es, quizás, el sueño de millones de colombianos, quienes creen que solo cumpliendo los 57 años, las mujeres, y 62 años, los hombres, lo pueden hacer.

Si usted es de los que sueña con esa pensión anticipada, el primer paso es determinar si tiene derecho a un bono pensional.

Archivo particular

Si usted es de los que sueña con esa pensión anticipada, el primer paso es determinar si tiene derecho a un bono pensional.

POR:
diciembre 21 de 2013 - 01:08 a.m.
2013-12-21

Aunque la edad es un factor determinante, no es una camisa de fuerza. Lo que sí es indispensable es contar con el ahorro suficiente que garantice esa pensión y muchos ya cumplen esa condición y no lo saben.

Si usted es de los que sueña con esa pensión anticipada y cotiza en un fondo privado, el primer paso es determinar si tiene derecho a un bono pensional.

Revise su historia laboral y si encuentra que antes de cotizar en una AFP estuvo aportando al antiguo Seguro Social o a una caja de previsión por más de tres años, tiene derecho a dicho bono.

Ese título lo constituyen esos aportes que durante esos tres o más años usted aportó a cualquiera de esas entidades para su pensión.

Solicite a su fondo privado que inicie los trámites de expedición del bono ante la oficina respectiva en el Ministerio de Hacienda, para lo cual es necesario tener toda su historia laboral.

Una vez tramitado, la AFP se encarga de hacer un cálculo del valor de ese bono al momento de su vencimiento, en tres, cinco o más años.

Si ese valor futuro, sumado a lo ahorrado en su cuenta individual le alcanza para financiar una pensión del 110 por ciento de un salario mínimo, pues llegó el momento de jubilarse antes de lo pensado.

El siguiente paso es autorizar a la AFP para que, con la resolución que expide el Ministerio de Hacienda sobre su bono pensional y el certificado otorgado por el depósito Centralizado de Valores (Deceval), inicie el trámite de negociación de ese bono, es decir, que lo ofrezca al mercado para ver qué inversionista lo compra, cobrando una comisión que varía según la fecha de vencimiento del mismo.

El inversionista gira los recursos a la AFP y esta se los deposita en su cuenta individual para comenzar a pagarle su pensión.

MUY BAJA NEGOCIACIÓN

Aunque la mayoría de los bonos están respaldados con recursos públicos, no todos se pueden negociar en el mercado. Solo los expedidos por la Nación, Bogotá y Medellín son susceptibles de negociarse, pues para poder hacerlo hay que estar inscritos en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).

Según datos del mercado, el 30 por ciento de los bonos pensionales son emitidos por los municipios y departamentos, el resto por la Nación.

La negociación de estos papeles se hace a través de las mesas de dinero de las AFP y son las comisionistas de bolsa los principales compradores. Se estima que de 100 personas solo dos salen a negociar sus bonos.

Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido