¿Es un CDT una buena opción de ahorro, o ya no es como lo pintan?

Aunque generan rentabilidades superiores a los de una cuenta de ahorros, la inflación y otros descuentos le restan atractivo por estos días.

Ahorro

Un CDT es uno de los acuerdos más populares entre una institución financiera y un cliente.

Un CDT es uno de los acuerdos más populares entre una institución financiera y un cliente.

Ahorro
POR:
SEBASTIÁN ROJAS
febrero 10 de 2016 - 02:33 p.m.
2016-02-10

Los certificados de depósito a término o CDT frecuentemente son presentados como una de las formas más seguras -y tradicionales- para ahorrar en el sistema financiero, aunque su rentabilidad puede generar controversias.

Muchos que atacan a los CDT consideran que estos generan bajos retornos de inversión y ‘estancan’ el patrimonio, mientras que sus defensores sugieren que son una herramienta de ahorro con rentabilidad asegurada. Más bien lo que se discute poco es sobre cuando es el momento oportuno para invertir en ellos.

Si usted tiene un excedente de ingresos y quiere ‘poner a trabajar’ ese dinero, puede que este instrumento financiero, que goza de fácil accesibilidad por la amplia oferta que realizan las entidades, sea una buena opción.

Un CDT es uno de los acuerdos más populares entre una institución financiera y un cliente. Funciona como una inversión a un plazo fijo que genera rendimientos a una tasa de interés previamente definida, la cual puede ser fija o variable (atada a indicadores como DTF, inflación, IBR, entre otros).

El interesado es el que elige el plazo, la forma y la periodicidad para el pago de los intereses.

Para Juan Carlos Naranjo, gerente de productos de ahorro e inversión de Bancolombia, un CDT es una alternativa ideal para personas con un perfil de riesgo conservador y que “quieran hacer una inversión segura utilizando sus excedentes de liquidez en un plazo fijo”.

Una opinión contraria es la de Diego Franco, corredor de bolsa, quien sugiere que esta popular inversión ha calado bastante porque las generaciones anteriores tenían “metido en la cabeza que los certificados de depósito a término son la mejor forma de ahorrar pero hoy en día hay productos alternativos como las acciones que no se han masificado por miedo o desconocimiento”.

¿ES RENTABLE?

Este producto se caracteriza por ser una inversión de renta fija, es decir, la entidad emisora –el banco– se compromete con el beneficiario a cancelar una cantidad fija de intereses durante un plazo establecido. La rentabilidad estará dada por la tasa de interés del mercado, que a su vez está ligada a la tasa de intervención del Banco de la República.

Bajo estas condiciones, un CDT es rentable si la tasa de interés pactada (nominal) supera la tasa de inflación. A esta diferencia se le denomina interés real y cuando es positiva genera retornos.

En caso contrario, si el tipo real es negativo, el CDT no garantiza una rentabilidad adicional sobre el costo de tener el dinero ‘quieto’.

Al respecto, David Aponte, consultor de Financial Lab indicó que se debe tener en cuenta que dependiendo del monto y de la entidad donde se emita el CDT las tasas pueden variar considerablemente.

Por ejemplo, los bancos ofrecen tasas más bajas ya que su riesgo es menor que entidades como compañías de financiamiento comercial o cooperativas financieras. Y no es lo mismo invertir $1.000.000 que $500.000.000 donde las diferencias de tasas puede estar entre 3 % y 5 % efectivo anual.

Para Diego Franco la seguridad que ofrece un CDT sale “muy cara”.

Por ejemplo, si la rentabilidad es de 5,8 por ciento efectivo anual y se invierten 10 millones de pesos, en 12 meses se reciben 580.000 pesos por concepto de intereses o $48.333 mensuales. Después de los descuentos, como la retención en la fuente de 4 por ciento y el impuesto de 4x1000, puede que su ganancia oscile entre 500.000 y 530.000 pesos.

Pero tenga cuidado porque en un año el capital invertido pierde valor debido a la inflación, que actualmente es superior al 7 %, o al costo de oportunidad de una inversión alterna.

Si las presiones inflacionarias continúan hasta un nivel de 8 % como lo esperan la mayoría de analistas, la rentabilidad de un CDT no alcanza para cubrir la desvalorización en el tiempo del dinero.

SIRVE PARA AHORRAR

A pesar de las debilidades que pueda tener, un CDT es un buen instrumento de ahorro planeado pues quien lo utiliza “debe tener claro que no puede disponer del dinero de manera inmediata como en una cuenta de ahorro”, explicó Rodrigo Nadal, gerente de Resuelve tu Deuda Colombia.

En caso que usted decida incumplir el plazo previamente acordado, la entidad bancaria ‘castiga’ al usuario con el no pago de intereses.

En Financial Lab consideran que más allá de ser un mecanismo de ahorro, es un instrumento de inversión porque permite capitalizar los intereses ganados a pesar de su baja rentabilidad.

El banco AV Villas ofrece a los clientes el Plan Rentabilidad. Con este los interesados pueden solicitar el abono de los rendimientos a la cuenta que elijan cada mes, cada dos meses, trimestral o semestral. El Plan Capitalización permite retirar los rendimientos en la fecha de vencimiento del CDT.

Por su parte, Nadal sugirió que un CDT no funciona como vehículo de inversión a diferencia de otros activos financieros que se adquieren con el objetivo de incrementar el capital a largo plazo pero asumiendo un riesgo.

“Es importante que las personas busquen asesoría experta, para que en materia de ahorro encuentren los mecanismos que brindan mayor seguridad a la hora de guardar su dinero; y los que sueñan con ser inversores, conozcan las mejores alternativas que les ofrece el mercado en términos de rentabilidad”, aconsejó el experto.

En todo caso, David Aponte, cofundador de Financial Lab, recomienda a los inversores a no fijarse en los regalos como licuadoras, sanducheras, relojes, y demás objetos que ofrecen los bancos para ‘enamorarlo’ del CDT y mejor “piense financieramente y tome decisiones basadas en que las entidades deben trabajar para usted y no al contrario”.