Con la comida sí se juega... en bolsa

El mundo está preocupado por los altos precios de los alimentos, que siguen rompiendo récords.

Infografías

Comida

Infografías

POR:
mayo 23 de 2011 - 05:35 a.m.
2011-05-23

¡Con la comida no se juega!

Esa frase que las mamás de todo el mundo dicen a sus hijos, y a la cual todos hacen caso, no tuvo eco en los inversionistas institucionales y las fortunas personales.

¿La razón? Los alimentos dejaron de ser las materias primas transadas en las bolsas para convertirse en una buena opción para disparar la rentabilidad de esos capitales, dice un informe del banco de inversión Barclays Capital.

Para abril, por ejemplo, la entidad dijo que no menos de 412.000 millones de dólares se transaron en las bolsas del mundo en materias primas, de los cuales algo más de 7.000 millones fueron catalogados como capitales especulativos en las bolsas agrícolas. Estos últimos son los recursos de quienes buscan hacerse a unos productos y esperan a que suban de precio para luego venderlos, con lo que logran una utilidad y salen del negocio, o siguen con el producto que ofrezca mejor rentabilidad. "La caída de 35 centavos en la libra de café colombiano en dos semanas, luego de haber llegado a un récord de 3,32 dólares la libra es una muestra del impacto que logran en el mercado los especuladores cuando toman o dejan posiciones", dice el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz.

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), es difícil establecer qué es especulación y qué no, pues algunos consideran sus posiciones bursátiles como una herramienta para protegerse de las fluctuaciones de precios (así se define un futuro), mientras que, para otros (los futuros), son inversiones netamente especulativas. 

El gerente comercial de la Federación Nacional de Cafeteros, Andrés Valencia, considera la especulación como la responsable de los altos precios de esta materia prima.

Los efectos de los altos precios internacionales de los alimentos en Colombia aún no se han sentido en gran magnitud, debido a que la caída del dólar amortigua el golpe, porque abarata las importaciones.

Plantean soluciones

Regular los mercados y aumentar las áreas sembradas

Hoy, los altos precios de productos como el trigo y el maíz han sido el motivo de revueltas sociales (como en Egipto) y han alarmado a los gobiernos y a la FAO.

Acerca del tema, los ministros de Agricultura de los países del G20 anunciaron, el pasado viernes en Buenos Aires, tras una reunión de dos días, que pedirán en la cumbre de jefes de Estado del grupo -prevista para noviembre próximo en Cannes (Francia)- trabajar en la regulación de los mercados de futuros y derivados y en el funcionamiento de las calificadoras de riesgo para combatir la especulación.

Además, trabajarán en el aumento de las áreas sembradas con cuidado medioambiental y sustentabilidad.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
Redacción de Economía y Negocios
Siga bajando para encontrar más contenido