Todo lo que debe saber para empezar un ahorro programado

Si usted es de los que se queda 'corto’ de dinero, debe saber que los bancos ofrecen productos que le pueden ayudar.

Todo lo que debe saber para empezar un ahorro programado

Archivo

Ahorro
POR:
octubre 26 de 2015 - 01:02 p.m.
2015-10-26

A nivel nacional, el panorama alrededor del ahorro resulta desolador. Se estima que el 45 por ciento de la población no usa productos financieros. Además, el 72 % de los colombianos no tiene productos de ahorro, mientras que el 65 % manifiesta que no tiene suficiente dinero para cubrir gastos básicos, lo que deja en claro por qué no pueden ahorrar.

Al ahorrar, se tiene la ventaja de guardar la calma ante los obstáculos que se vayan presentando, pues hay un 'colchón' para salir a flote después de la ‘tormenta’.

Para Claudia Chávez, gerente de Resuelve Tu Deuda, hablar de dinero, ahorro y cultura financiera gana importancia día a día para todos los sectores de la población. Sin embargo, entre más jóvenes, los ciudadanos podrán planear de una mejor forma sus recursos para lograr estabilidad en la economía personal.

¿Por qué ahorrar?

En muchas ocasiones, la falta de conocimiento desencadena malas decisiones que afectan los bolsillos y las finanzas personales.

El ahorro es una cantidad de dinero que se reúne periódicamente después de haber pagado las obligaciones y cubrir los gastos.

“Nosotros recomendamos incluir el ahorro en el presupuesto. Cada persona puede ahorrar una cantidad fija al mes que sea independiente del dinero que sobró después de cubrir con pagos”, sugirió Chávez.

Para Ana María Barbosa, gerente de Mercadeo Personas del Banco de Bogotá, un plan de ahorro exitoso requiere:

-Definir un objetivo claro por el cual ahorrar, con ello existe una motivación previa.

-Conocer cuáles son los ingresos mensuales y los egresos, de esta forma se define el monto a ahorrar.

-Ser disciplinado en el auto compromiso de ahorro, esto garantiza que la meta se cumpla.

-Tener consciencia sobre los gastos que son por una necesidad puntual y cuáles por deseos o ‘antojos’, esto ayuda a priorizar en que gastar.

-Revisar periódicamente la evolución del plan de ahorros y reajustarlo si es necesario.

Según algunas cifras de Resuelve Tu Deuda, la cantidad ideal que debe ahorrarse mensualmente se acerca al 10 % de los ingresos personales. En caso de no poder cumplir con esta meta, comience con un 5 por ciento. Lo importante es que lo haga, y cuanto antes será mejor.

“Aunque resulta complicado lograr esta disciplina, se aprende también a controlar emociones y sobre todo se adquiere la capacidad de organización”, aconsejó la gerente.

Por su parte, Juan Carlos Naranjo, en gerente de Productos de Ahorro e Inversión de Bancolombia, en diálogo con Portafolio.co, aconsejó ahorrar en instituciones financieras vigiladas y controladas por la Superintentencia Financiera: “Hacer esto permite que los ahorradores gocen de las siguientes ventajas: el dinero estará custodiado, podrán crear un historial que abre la posibilidad de adquirir otros servicios y contarán con seguros que garantizan la devolución del dinero en caso que una institución se declarara en quiebra”.

Ambos, Chávez y Naranjo, ven interesante que el ahorro formal paga interés sobre los depósitos.

La rentabilidad o ganancia dependerá de las características del producto como el plazo y la moneda en que se ahorra.

LAS OPCIONES

En Colombia podemos encontrar varios instrumentos que no sólo nos ayudarán a ahorrar, sino que también permiten obtener un beneficio de ello.

“Si las metas son a corto plazo y se busca estabilidad, recomendamos utilizar productos que permitan tener el dinero disponible en el momento que se necesite. En este caso, hablamos de cuentas de ahorro”, señaló el ejecutivo de Bancolombia.

Por ejemplo, Bancolombia ofrece productos como ‘cuenta de ahorro a la mano’, la cual permite que las transacciones sean manejadas desde el celular sin cobro de cuota de manejo ni saldo mínimo.

La cuenta ‘libreahorro’, ofrecida por el Banco de Bogotá, otorga beneficios a los clientes de acuerdo al promedio mensual ahorrado.

Por otra parte, existen los fondos de inversión. Estos son útiles y apropiados cuando la persona quiere ahorrar y evitar la “tentación de gastarse el dinero en el día a día”.

Dentro de este último grupo, se destacan dos productos de Bancolombia: fidurenta y plan semilla.

El primero es una alternativa de inversión de renta fija, con riesgo moderado, con un período mayor a 30 días y se obtienen retornos significativos. El segundo exige un pacto de permanencia mínima de un año y permite realizar aportes periódicos y extraordinarios para cumplir las metas.

En caso que se piense el ahorro para el largo plazo y el interés es el de incrementar la cantidad de capital, las recomendaciones son cuentas de Ahorro para el Fomento a la Construcción (AFC) y los CDT.

Una cuenta para vivienda AFC se utiliza cuando el destino del ahorro es la compra de una vivienda mediante crédito hipotecario o ‘leasing’ habitacional.

Por su parte, los Certificados de Depósito a Término (CDT), el interesado escoge el plazo y la periodicidad de pago de los intereses, estos últimos pueden ser fijos o variables según las necesidades.

Estoy interesado, ¿qué debo hacer?

Para la apertura de una cuenta de ahorros solo se necesita un documento de identidad y diligenciar la información respectiva en la entidad bancaria que usted prefiera. Tenga en cuenta que algunos productos necesitan un monto mínimo de apertura.

Si su elección es un CDT, lleve como mínimo un millón de pesos y ‘llénese’ de paciencia por al menos 60 días.

CLAVES PARA AHORRAR

Claudia Chávez ofrece los siguientes ‘tips’ para transformar su ahorro en una inversión que le ayude a alcanzar metas y mejorar su futuro financiero.

-Impóngase metas de ahorro. Seguramente tiene planes a corto, mediano plazo y largo plazo, así que es conveniente que divida sus ahorros definiendo qué cantidad requiere. Luego fije una fecha para cumplir el objetivo. Destina mayores recursos a las metas más cercanas, pero perder de vista su horizonte de expectativas.

-Investigue y ‘sáquele el jugo’ a los productos financieros. La mayoría de los jóvenes los desconocen, por lo que es importante averiguar las diferentes opciones que ofrecen las instituciones bancarias. Saber cuáles son sus ventajas y desventajas le ayudará a elegir la que mejor se adapte a sus necesidades.

-Tome cursos de educación financiera. El buen manejo de su dinero y recursos es una habilidad que facilitará la realización de sus planes. Existen cursos gratuitos en línea que le pueden ayudar y que le servirán para llevar una vida económica saludable.

Sebastián Rojas

@jusebroj

Portafolio.co