Dos opciones para salir de deudas

Antes de que sea reportado a las centrales de riesgo asesórese, porque puede refinanciar o reparar sus deudas.

POR:
Portafolio
febrero 09 de 2016 - 10:21 a.m.
2016-02-09

Febrero es un buen mes para analizar cómo está su salud crediticia, y cómo funciona su relación con los bancos que le han dado crédito. A estas alturas del año, usted ya calcula qué puede pagar y cuál deuda le va a costar más trabajo cumplir.

Tenga en cuenta que las consecuencias de ‘colgarse’ en el cumplimiento de los compromisos financieros son muchas: pérdida de acceso a nuevos créditos, intereses superiores a la tasa de usura, embargos, llamadas molestas, visitas ‘sorpresa’ de cobradores a su casa u oficina y su ingreso a los reportes negativos de las centrales de riesgo.

Cuando las personas están en mora por más de un mes, los bancos pueden reportarlas a las centrales de riesgo. Tenga en cuenta que una vez haya entrado a la lista de Datacrédito o Cifin, su duración como cliente incumplido será por el doble de tiempo que estuvo en mora.

Si usted es uno de esos ‘colgados’ puede acogerse a alguno de los siguientes modelos. El primero, conocido como ‘reparación de deudas’, es un mecanismo innovador que busca generar una cultura del ahorro además de cancelar las obligaciones, mientras que el segundo corresponde a la tradicional refinanciación de deudas.

PUEDE 'REPARAR' SU DEUDA
Juan Pablo Zorrilla y Javier Velásquez, codirectores de la firma mexicana Resuelve Tu Deuda, decidieron crear una alternativa que le ayuda a las personas a resolver el perfil financiero de los clientes en momentos difíciles: la reparación de deudas.

Desde su fundación en 2009, esta reparadora de crédito ha resuelto problemas de endeudamiento de más de 50.000 mexicanos llegando a renegociar hasta 100 millones de dólares en deudas.

En Colombia, la reparadora atiende a más de 4.560 clientes, de los cuáles aún 3.278 permanecen activos. La deuda que administran asciende a más de 57.000 millones de pesos y han liquidado cerca de 1.125 deudas.

¿CÓMO FUNCIONA?

Claudia Chávez, gerente de Resuelve tu Deuda en Colombia, explicó que la idea principal de esta herramienta financiera no es ‘hacer milagros’, pero si generar en los usuarios una cultura de planeación financiera para que, por medio del ahorro, logren cubrir estas obligaciones con recursos propios “sin tener que acudir a otras modalidades de crédito que podrían empeorar su situación de sobreendeudamiento”.

Dentro de las ventajas de esta opción, se destaca que los clientes tienen acceso a asesorías en temas legales y financieros. Además, los expertos de esta compañía diseñan los planes de acuerdo con los ingresos y capacidad de ahorro de cada persona.

Los recursos ahorrados son consignados por el cliente en un fondo de ahorro voluntario, que está a su nombre en Allianz, una entidad regulada por la Superintendencia Financiera e independiente de la reparadora.

Y si las empresas de cobranza empiezan a invadir su vida privada, los asesores canalizan las llamadas y se encargan de todas las etapas de negociación con las entidades bancarias para lograr acuerdos de pago, en los que se pueden obtener descuentos de hasta 40 por ciento según cálculos de dicha firma.

“Al finalizar el programa el cliente no sólo habrá liquidado sus deudas, sino que tendrá una cultura de planeación financiera que le permitirá, luego de superar su calificación negativa, reincorporarse al sistema bancario”, explicó Chávez.

¿QUIÉNES PUEDEN INGRESAR?
Para ingresar al programa los interesados deben estar atrasados en el pago de sus obligaciones, las cuales deben superar los $5 millones. Solo se permite ‘reparar’ deudas contraídas a través de tarjetas de crédito, créditos rotativos y de libre inversión con entidades bancarias vigiladas por la Superfinanciera.

Si el deudor está de acuerdo y decide ingresar al programa le cobrarán un honorario mensual de $6.000 por cada millón de pesos que deba, los cuales se descontarán del fondo de ahorro con Allianz.

Adicionalmente, se cobrará una cuota de éxito equivalente al 15 por ciento del descuento logrado con las entidades bancarias en los acuerdos de pago. Como su nombre lo indica este valor únicamente le será descontado al cliente a partir de la disminución que obtenga Resuelve tu Deuda para liquidar cada acreencia.

REFINANCIE LA DEUDA CON SU BANCO
La refinanciación de deudas es el reemplazo de una deuda existente por otra obligación financiera pero en términos diferentes a los iniciales buscando facilitar el pago al deudor. En este caso, el cliente debe negociar con el banco los plazos y la tasa de interés.

Las ventajas de este modelo dependen de las condiciones de la nueva deuda. Es decir, si se logra pactar una tasa de interés inferior entre 20 y 40 por ciento a la inicialmente pactada, el cliente terminará ‘ganando’ porque pagará menos dinero en comparación al primer compromiso.

“Otras ventajas son: acomodar el plan de pagos a sus ingresos, disminución del monto a pagar en cada cuota y mayor seguridad de poder pagarle al banco”, agregó David Aponte, gerente de innovación de Financial Lab.

Sin embargo, tener en cuenta los riesgos es fundamental. En muchos casos, los interesados, sin darse cuenta, terminan pagando más intereses e incluso resultan con deudas mayores derivadas de nuevos productos que se adquieren durante la refinanciación.

Así mismo si se presenta mora en los pagos de la refinanciación, la calificación crediticia disminuirá y en el futuro resultará más difícil acceder a nuevos créditos.

“Se debe tener mucho cuidado a la hora de aceptar la refinanciación porque las entidades financieras buscan aumentar el plazo de la deuda, pero el usuario terminará pagando un mayor valor de intereses porque usualmente los bancos incrementan en 2 puntos porcentuales la tasa de interés inicial”, puntualizó Aponte.

LA REFINANCIACIÓN EN NÚMEROS
Por ejemplo, una persona adquirió un crédito por $150.000.000 para compra de vivienda durante 5 años (60 meses) y ha pagado 12 meses con cuotas de $3.257.853 con un interés de 11,52 % efectivo anual, pero pierde su trabajo y sabe que no podrá pagar el mismo valor hasta que recupere su trabajo.

Se acerca, entonces, a refinanciar con el banco y le ofrecen una tasa de 10,30 % efectivo anual a otros 60 meses con cuotas mensuales de $2.715.058.

Pero no todo lo que brilla es oro. En la deuda inicial iba a pagar $45.471.195 de intereses totales, con la refinanciación, terminará pagando $48.739.899. Es decir, el cliente pagará $3.268.704 más que en su crédito inicial, que los pudo haber gastado en unas vacaciones.

“Si definitivamente necesita liberar flujo de caja para sus compromisos mensuales si es recomendable utilizar la refinanciación. Sin embargo, tenga en cuenta que en el largo plazo terminará incrementando el costo de utilizar ese dinero”, aconsejó David Aponte.

Sebastián Rojas
sebroj@eltiempo.com
@jusebroj

Siga bajando para encontrar más contenido