Inclusión financiera, la llave a las oportunidades

El Banco de Bogotá ha llegado a todos los rincones del país con ahorro, crédito y educación.

Inclusión financiera, la llave a las oportunidades

Archivo particular

Inclusión financiera, la llave a las oportunidades

Ahorro
POR:
octubre 26 de 2015 - 04:24 a.m.
2015-10-26

Para muchas personas y microempresas, el acceso a los servicios financieros formales marca la diferencia en su capacidad de generar ingresos y en el crecimiento sostenible de sus actividades productivas.

Es así como en los últimos seis años el Banco de Bogotá ha concentrado una parte de sus esfuerzos a la inclusión financiera.

El objetivo es ofrecer soluciones a más personas que, por su posición social, económica, de edad o geográfica, no habían logrado acceder al sistema financiero.

En ese sentido, se ha estructurado un área de microfinanzas orientada a personas que están desarrollando iniciativas productivas.

La idea es llegar a la población de menores recursos y en todas las regiones con servicios transaccionales y productos de ahorro y crédito diseñados para atender sus necesidades particulares.

En las ciudades, hay programas de apoyo con financiación y planes de negocio a los emprendimientos que se dan en los estratos 1, 2 y 3.

Y en el campo, el Banco se ha movilizado hacia regiones apartadas para diseñar alternativas de ahorro y crédito que se adapten a las necesidades de pequeños productores agrícolas.

Todo esto, acompañado con programas de educación financiera que promueven el conocimiento y uso responsable de los servicios y productos financieros.

Entendiendo que es fundamental dar facilidades de acceso en cualquier parte del país, el Banco ha desplegado una red de más de 10.000 corresponsales bancarios, ubicados en 763 municipios colombianos.

Allí, los usuarios pueden realizar pagos de servicios públicos y retirar dinero, entre otros.

Microfinanzas rurales: el Banco que va a la finca

El acceso a los servicios financieros no puede estar condicionado a la ubicación geográfica. Por eso, el Banco de Bogotá, con el apoyo de la Banca de las Oportunidades, están apostándole al microcrédito rural.

Juliana Álvarez, directora de la Banca de las Oportunidades, explica que han capacitado a todo un equipo para que llegue a zonas apartadas, brindando asesoría y acompañamiento a los usuarios y promoviendo el uso de la tecnología para facilitar los trámites. En esta modalidad, ya se han otorgado más de 1.600 microcréditos rurales.

Gildardo Herrera, un agricultor en Chinchiná (Caldas), señala que fue el Banco quien lo visitó en su finca para explicarle las opciones de crédito para sus unidades productivas.

"Antes, los agiotistas nos prestaban la plata, pero ahora estoy muy agradecido con el Banco de Bogotá, porque han entendido que cada cultivo tiene su ciclo, y con base en eso, nos han ayudado a establecer los plazos y las cuotas".

Dependiendo del tipo de cultivo o iniciativa que está financiando, se establece si el pago de las cuotas se hace trimestral, semestral o incluso anual. Con esto, el cumplimiento de sus obligaciones no afecta su flujo de caja, "porque si uno se endeuda es para responder".

El acceso al crédito formal le ha permitido contar con recursos para sus cultivos de tomate, pepino, plátano, habichuela, café, así como la cría de cerdos. Y así, con una actividad productiva en crecimiento, ha logrado sacar adelante a su familia.

Cédula Cafetera, una experiencia reconocida

Una alianza establecida entre el Banco de Bogotá y la Federación Nacional de Cafeteros ha sido un ejemplo de lo que se puede lograr por medio de la bancarización.

Con este modelo, se ha logrado que más de 451.000 cafeteros en 594 municipios del país hayan logrado acceder por primera vez al sistema financiero.

Estas personas tienen la Cédula Cafetera Inteligente que, aparte de ser el documento de identificación ante el gremio y de permitirles hacer sus ventas de café en el portal diseñado para tal fin, les ofrece todos los beneficios de una tarjeta débito siendo titulares de una cuenta de ahorros y poseedores de un instrumento de pago en establecimientos comerciales y de retiro en cajeros automáticos.

Luis Fernando Samper, Gerente de Comunicaciones y Mercadeo de la Federación señala que “uno de los principales objetivos en el proyecto de bancarización es el aumento de la seguridad financiera de los caficultores mediante la disminución del manejo de efectivo. Al tratarse de una tarjeta débito franquiciada, se habilitó el acceso a más de 260 mil establecimientos incrementando el uso de medios de pago electrónicos”.

Dada la relevancia de esta alianza, el Banco ha decidido adaptar sus canales a las necesidades de los caficultores facilitándoles realizar operaciones desde donde se encuentren, ampliando de esta forma la red a su servicio.

Este instrumento de inclusión financiera ha sido reconocido internacionalmente por 'Better Than Cash'.

Ahorro y educación para tomar las mejores decisiones

Más allá del crédito, es primordial que cada vez más usuarios perciban la importancia del ahorro y de la educación financiera.

Juliana Álvarez, directora de la Banca de las Oportunidades, dice que han encontrado en el Banco de Bogotá a un aliado para llegar con servicios financieros a la población más vulnerable y en zonas apartadas.

Uno de los productos que han desarrollado es Emprende Ahorro, con el cual los usuarios se fijan metas de ahorro y así guardan recursos periódicamente.

Ya son más de 24.000 personas que tienen una cuenta de microahorro en este programa, que les permite tener un ahorro permanente, con un propósito específico y así cumplir con sus objetivos.

Por otra parte, la educación financiera es un eje clave en la estrategia, pues es una condición necesaria para que las personas naturales y los microempresarios estén en capacidad de tomar mejores decisiones y de aprovechar los beneficios de contar con crédito responsable, ahorro e inversión.

Adicionalmente, con el fin de llevar educación financiera a población vulnerable y no bancarizada, el Banco de Bogotá cuenta con tres aulas móviles con las que recorre las zonas más apartadas del país.

A la fecha ha capacitado más de 22.000 personas en 155 municipios del territorio nacional sobre el uso adecuado de los diferentes servicios y productos financieros en las diferentes etapas de la vida.

Igualmente, con cartillas, un sitio web y talleres presenciales en distintas partes del país, el Banco está constantemente formando a los colombianos sobre crédito, endeudamiento, seguridad financiera, manejo de presupuestos personales, ahorro e inversión, entre otros temas.