Pagos laborales que no son salario

El artículo 30 de la Ley 1393 del 12 de abril de 2010 señaló que los pagos laborales no constitutivos de salario de los trabajadores particulares de ahora en adelante no podrán ser superiores al 40 por ciento del total de la remuneración.

POR:
septiembre 19 de 2011 - 12:21 a.m.
2011-09-19

 

De acuerdo con dicho artículo, ¿qué se debe entender como remuneración y cómo se debe determinar la base para realizar los aportes a la seguridad social?

Para dar respuesta a su pregunta en primer término se hace necesario precisar que uno de los objetivos fundamentales de la Ley 1393 de 2010, fue el de adoptar medidas para evitar la evasión y la elusión de aportes a la salud, por tanto dicha disposición no tiene efectos laborales, como lo reitera el concepto N° 101294 de fecha 12 de abril de 2011, del Ministerio de la Protección Social.

Conforme con las normas anteriormente vigentes en materia de aportes para salud y pensiones, la base de liquidación la conformaba el valor de los pagos constitutivos de salario, por lo que antes de la entrada en vigencia de la Ley 1393, aquellos otros pagos efectuados de mera liberalidad y ocasionales, así como los habituales efectuados por el empleador a sus trabajadores en los que además se pactaran como no constitutivos de salario, no hacían parte de la base para liquidación de prestaciones sociales y tampoco de la base de liquidación de aportes a la seguridad social por salud y pensiones, según lo previsto en la Ley 100 de 1993.

Ahora, en vigencia del artículo 30 de la Ley 1393 de 2010, se hace necesario establecer cuál es la base para liquidar los aportes a la seguridad social por salud y pensiones, cuando en el respectivo mes se hubieren cancelado sumas que, si bien no constituyen salario o se han pactado como no constitutivas de salario, al corresponder a una remuneración en los términos de la ley laboral, no pueden exceder del 40 por ciento del total de la remuneración.

Teniendo en cuenta el criterio de qué es salario (ver recuadro) y con sujeción a los parámetros definidos por el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social en el Concepto N° 101294, el siguiente ejemplo ilustra el procedimiento a seguir para determinar la base de cotización de aportes por salud y pensiones, en los casos en que, además del salario se pagan bonificaciones o auxilios otorgados por el empleador y que son no constitutivos de salario, con fundamento en la Ley Laboral.

En los términos del concepto analizado el ingreso base de cotización está constituido por el valor del salario mensual, más el ingreso no constitutivo de salario ($1’080.000), que excede del 40 por ciento del valor total de la remuneración.

¿Qué constituye la remuneración salarial de un trabajador?

Para este caso debe tenerse en cuenta que el término ‘remuneración’, conforme los artículos 127 y 128 del Código Sustantivo del Trabajo, comprende todo pago que recibe el trabajador como contraprestación retributiva de su trabajo, independientemente de su naturaleza, lo que desde el punto de vista laboral configura la noción tanto de salario, como de las sumas que si bien, bajo determinadas circunstancias, permite que empleado y empleador acuerden que no tengan efectos salariales.

Por el contrario, los pagos que efectúe el empleador que no tienen dicha naturaleza, como son los definidos en el artículo 128 del Código Sustantivo del Trabajo, tales como los que recibe el trabajador no para su beneficio ni para enriquecer su patrimonio, sino para cumplir a cabalidad sus funciones como gastos de representación, medios de transporte, elementos de trabajo y otros semejantes, como tampoco las prestaciones sociales, previstas en las normas laborales, no deben incluirse como parte del monto de la remuneración.

Siga bajando para encontrar más contenido