Personas adineradas, las de mayor acceso a la banca

Los hombres adultos con matrimonios estables, cuyos hogares están conformados por pocos miembros y que cuentan con un nivel de riqueza alto, son los que tienen mayor acceso a los productos financieros. Pero no son los únicos.

Personas adineradas, las de mayor acceso a la banca

Archivo Portafolio.co

Personas adineradas, las de mayor acceso a la banca

POR:
septiembre 25 de 2013 - 02:14 a.m.
2013-09-25

De ese grupo ‘privilegiado’ también hacen parte las personas que cuentan con mayor educación, incluida la financiera, se preocupan por su futuro y habitan cerca de centros urbanos bien dotados de sucursales financieras. Un análisis elaborado por Carlos Gustavo Cano, codirector del Banco de la República; María del Pilar Esguerra; Nidia García; Leonardo Rueda, y Andrés Velasco, investigadores de la misma entidad, los llevó a concluir que este era el perfil de quienes en Colombia tienen mayores probabilidades de acceder a los servicios y productos de la banca, lo que deja a un grueso de la población por fuera de este mercado.

Por eso advierten que el sistema financiero del país debe ser mucho más inclusivo y, para lograrlo, hay que adelantar varias tareas que van desde ajustes normativos y desarrollos tecnológicos, hasta una mayor educación financiera. “Sin sistemas financieros inclusivos, quien más pierde es la misma sociedad. En esa medida, la inclusión financiera requiere una reestructuración”, señalan los investigadores en su análisis.

Según los datos más recientes, el nivel de bancarización en el país ya marca un 69,2 por ciento, entendido como el número de personas con al menos un producto financiero. Pese a esto, en acceso al crédito por parte de la población es muy bajo y solo alcanza el 39 por ciento. Las instituciones microfinancieras están llamadas a jugar un papel protagónico en ese propósito, pero esto no será posible si el Gobierno no las hace parte del sistema financiero formal, a fin de calificarlas, vigilarlas y que puedan acceder a los recursos públicos de destinación social.

De ahí la necesidad de contar con una regulación y supervisión especial que se ajuste a las particularidades de ese mercado y que haga más visible a esas instituciones, dicen los expertos del Emisor.

También resulta clave, en su opinión, mejorar el sistema actual de garantías para favorecer la movilización de recursos financieros, así como adelantar reformas de tipo institucional que impulsen plataformas tecnológicas de acceso y comunicación, y valoración de riesgos.

Pero sin una competencia abierta entre las distintas instituciones, nacionales y extranjeras, muchos de esos cambios no tendrán los efectos perseguidos, por lo que esta debe incluir al mayor número de entidades. Por último, señalan que “se debe seguir avanzando en el fortalecimiento de la educación del consumidor financiero; y facilitar un acceso amplio y transparente a la información relacionada con el sistema financiero, que le permita tomar decisiones responsables”.

Siga bajando para encontrar más contenido