Nunca es tarde para cambiar de enfoque profesional

Diversos exponentes de las compañías más importantes del país demuestran que sí es posible hacer un giro en la carrera e impulsar, de esta manera, el ascenso a la cima empresarial. ¿Cómo realizar la transición de manera exitosa?

Nunca es tarde para cambiar de enfoque profesional

Archivo Particular

Nunca es tarde para cambiar de enfoque profesional

POR:
octubre 18 de 2013 - 10:41 p.m.
2013-10-18

El mundo empresarial colombiano tiene más de un ejemplo de profesionales quienes se formaron en una disciplina, pero cuyo cargo o industria actual dista de la misma.

Basta con echar un vistazo rápido a la lista de algunas de las empresas que más facturan en el país para descubrir, por ejemplo, que directivos reconocidos por su éxito, quienes se encuentran a la cabeza de megacorporaciones, reflejan esta realidad. ¿Sabía usted que Javier Genaro Gutierrez, presidente de Ecopetrol, es ingeniero civil y tiene un Magíster en estadística e investigación de operaciones?, ¿o que los presidentes de Drummond, Grupo Éxito, Cencosud y Colsubsidio son abogados? Esto, dejando fuera a un exponente como Germán Efromovich, reconocido como uno de los empresarios más prestigiosos del país, quien es ingeniero mecánico de profesión.

Estos casos son apenas la punta del iceberg de personas que han logrado utilizar sus conocimientos y aplicarlos exitosamente a una industria diferente a la que, en primera instancia, se pensaría podrían hacerlo.

Ello sin desconocer que la carrera de “presidente de compañía” no existe, motivo por el cual las bases de los líderes empresariales pueden ser tan variadas como el número de sectores económicos que hay en el país.

Y es que aunque una persona elija una carrera al inicio de su vida profesional, en el ejercicio de la misma puede ir descubriendo nuevas pasiones o aptitudes que lo llevan a dar un giro. De hecho, según explica Juan Carlos Álvarez, presidente de la Asociación de Gestión Humana (Acrip) Bogotá y Cundinamarca, “hay estudios a nivel mundial que muestran que, con el aumento de la expectativa de vida, es frecuente que las personas cambien de oficio por lo menos una vez en su vida”.

RECOMENDACIONES

Luego de tomar la decisión, lo primero que los expertos recomiendan es realizar una aproximación básica al nuevo mercado al que se enfrenta y aprender las herramientas “básicas de supervivencia”. “Debe estudiar muy bien su nuevo campo de acción y dominar el argot de ese medio. La razón es poder sobresalir en sus conversaciones con contactos de ese mercado”, recomienda Duarte Ramos, director de Hays Colombia.

Para lograrlo, el experto señala la importancia que tiene hablar con profesionales quienes se desenvuelvan en esta área y buscar programas de formación académica que le ayuden a reforzar los conocimientos necesarios para desempeñarse en la misma.

Eso sí, si quiere conseguir un trabajo, Ramos subraya la necesidad de que tenga un discurso informado y coherente sobre las motivaciones que existen tras el cambio.

Finalmente, el directivo de Acrip aconseja al interesado buscar firmas especializadas que puedan orientarlo para sacar el mejor provecho al proceso de transición e impulsar su desarrollo profesional en su nueva etapa.

UNA DECISIÓN QUE CARECE DE EDAD

De acuerdo con los expertos, es normal que luego de jubilarse, muchas personas decidan “volver al ruedo”, aunque cambiando el rol o la industria en la que se desempeñaban. “Es bastante claro que las posibilidades de trabajo de las personas trascienden su vida laboral”, indica el presidente de la Asociación de Gestión Humana (Acrip) Bogotá y Cundinamarca.

En este caso particular, la recomendación es impedir que la edad se vuelva un obstáculo y buscar realizarse en aquella actividad que ama y siempre quiso hacer. Para muchos, la respuesta es emprender.

DINERO, EL MOTOR EQUIVOCADO

Tener una motivación errónea es la falla más común de los profesionales. Seguirla les puede salir caro.

Aunque parezca muy atractivo, la posibilidad de ganar más dinero no es el mejor criterio para tomar la decisión de hacer un cambio en la carrera. Así lo señalan los expertos, al tiempo que designan la pasión por un campo diferente al propio como el motivo del éxito de quienes han realizado la transición hacia un nuevo oficio.

En este sentido, Willy Mayenberger, socio de Amrop Top Management, dice que “es un error aceptar trabajos en actividades donde uno no es bueno o que no le gusta hacer; hay profesionales que son muy exitosos, toman oportunidades por necesidad y luego ese nuevo empleo se convierte en una fuente de frustración para ellos”.

Así las cosas, no hacer la introspección adecuada en el momento en que se decide cambiar de oficio puede hacer que el profesional pierda su rumbo.

Duarte Ramos, director de Hays Colombia, dice que es común que las personas se apresuren a tomar decisiones y opten por un cambio demasiado ‘a la ligera’, sin tener en cuenta si esta será o no la opción más indicada para alcanzar sus ambiciones de desarrollo profesional.

Finalmente, también es una falla común basar la determinación en las presiones externas.

En efecto, muchas veces, la opinión de familiares o la comparación con los procesos profesionales de amigos que se encuentran en otras áreas pueden alejar a la persona del camino al éxito. Entonces, ¿cómo saber si la motivación es correcta? Para quienes saben del tema, la respuesta es simple: siga su corazón.

10 PREGUNTAS QUE DEBE HACERSE

Si quiere cambiar de carrera, los expertos recomiendan cuestionarse:

1. ¿Qué quiere hacer realmente?

2. ¿Tiene las aptitudes y bases necesarias para lograrlo?

3. ¿Qué puede ofrecer?

4. ¿Puede aplicar sus habilidades y conocimientos a esta industria?

5. ¿Encaja este cambio con su proyecto de vida?

6. ¿En qué compañía le gustaría trabajar?

7. ¿Quién podría orientarlo?

8. ¿Cuáles serían las perspectivas laborales en el largo plazo?

9. ¿Está dispuesto a volver a estudiar?

10. ¿Son sus expectativas realistas?

Cristina Bustamante

Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido