Cesantías, el salvavidas si se queda sin empleo

Hasta el 14 de febrero hay plazo para que los empleadores consignen este ahorro de sus trabajadores.

¿Cuánto y cuándo las debe consignar? El monto de las cesantías equivale a un mes de salario por cada año trabajado o proporcional si el período es menor de 12 meses y el empleador debe consignarlas cada año, hasta el 14 de febrero.
Mis finanzas
POR:
Portafolio
febrero 03 de 2017 - 07:14 p.m.
2017-02-03

Las empresas deben consignar este ahorro a los empleados antes del 14 de febrero entrante.

El año pasado los colombianos afiliados a fondos de cesantías retiraron más de 4,5 billones de pesos y el 35,7 por ciento del total, es decir, 1,6 billones, se utilizó como un seguro de desempleo.

Santiago Montenegro Trujillo, presidente de Asofondos, asegura que las cesantías son un gran aliado del trabajador, pues no solo se constituyen en ahorro, sino también un mecanismo de protección en momentos de dificultad laboral.

En coyunturas tan complejas como la actual, el llamado hoy más que nunca es a ahorrar esas cesantías que les llegarán en las próximas semanas”, dijo.

Las cesantías son una prestación social a cargo del empleador, que consiste en el pago al trabajador de un mes de salario por cada año de servicios prestados y proporcionalmente por fracción de año.

El pago lo debe hacer el empleador a la terminación del contrato de trabajo, pero la normativa laboral permite la liquidación y pago del auxilio de cesantía para adquisición y mejora de vivienda y estudios.

Rodrigo Nadal, gerente de Resuelve tu Deuda en Colombia, recomienda que los empleados revisen los proyectos a desarrollar, fijen objetivos y los aterricen a un presupuesto, pues esto permitirá que el dinero siga siendo rentable.

Las cesantías son un ahorro diseñado para solventar la economía de una persona en un momento de dificultad, en específico, cuando la persona fue despedida o su contrato laboral llegó a su fin. Además de estos casos, solo pueden retirarse para financiar proyectos de estudio o vivienda”, reiteró.

En estos casos de desempleo, recomendamos mantener la distribución 70-30, en donde el 70 por ciento incluye gastos fijos y el 30 por ciento restante puede destinarse al pago de deudas pendientes o algunos gastos personales. En caso de que no sea suficiente para los gastos fijos, es importante recortar rubros no indispensables como entretenimiento”, agregó Nadal.