¿Qué pasa con las deudas a la hora de morir? 

Al momento de hacerse cargo de las posesiones de un difunto, es importante saber qué tantos derechos y obligaciones son heredadas.

La pérdida de empleo puede provocar mora en las deudas adquiridas. Lo más recomendable es tener siempre un fondo de emergencia p

Sea responsable con sus obligaciones y pague todas sus deudas, al final, usted fue quien las adquirió, y puede evitarles inconvenientes a sus familiares.

Mis finanzas
POR:
Portafolio
agosto 08 de 2016 - 04:28 p.m.
2016-08-08

Con frecuencia muchas personas consideran que una vez fallecen, hasta ahí llegaran las deudas que tienen pendientes, pero eso no es un asunto tan sencillo.

En primer lugar, es preciso que tenga claro que no todas las deudas mueren junto con la persona, incluso, algunas pueden ser transferidas al momento de repartir la herencia.

El especialista Rodrigo Nadal, gerente de la firma Resuelve tu Deuda Colombia, considera pertinente hacer un testamento en el momento en el que sea evidente que ya se cuenta con el patrimonio adecuado para heredar y que los planes, que en algún momento fueron a mediano y largo plazo, ya se están llevando a cabo y dando rendimientos.

Justamente, los herederos podrán obtener las posesiones del difunto determinadas en el testamento, pero también sus deudas. Es decir, las personas deberán asumir las obligaciones del fallecido y únicamente podrán recibir sus bienes si saldan los créditos dejados por él.

Nadal explica que los derechos y obligaciones son heredados. Por esta razón, al momento de hacerse cargo de las posesiones del difunto, es importante saber qué tanto le está dejando en activos (propiedades, efectivo, derechos fiduciarios, entre otros) y qué tanto en pasivos, es decir, en deudas.

Cabe señalar que si no se abre la sucesión y existen deudas pendientes, los acreedores podrán demandar a los herederos solicitando que estos inicien el trámite y podrían perseguir los bienes de ellos. Sin embargo, el especialista asegura que hay una opción que puede ser utilizada al momento de obtener la herencia y es el beneficio de inventario.

“Al momento de asumir las posesiones del fallecido, se puede solicitar este privilegio para pagar las deudas con el total de los activos heredados y no adquirir responsabilidad personal por el resto de obligaciones. De esta manera, no se podrá afectar el patrimonio que tengan los herederos”, aclara Nadal.

Por otro lado, se debe tener claro que ya existe el seguro de vida que se cobra junto con el crédito y lo que permite es que, en caso de que la persona fallezca, la deuda sea saldada.

En este aspecto hay mencionar que por lo general los créditos, sobre todo aquellos que se solicitan a entidades financieras, exigen que el deudor adquiera un seguro de vida. Esto sucede igualmente con tarjetas de crédito, de libranza, libre inversión, créditos hipotecarios, entre otros. Esto no lo exigen todas las entidades financieras, pero es claro que cuanto más dinero solicite, más probabilidades hay de que se lo cobren.

Es igualmente importante considerar que el valor de este seguro depende del monto del crédito y de la edad del asegurado, entre otros factores.

En este punto, BBVA Seguros señala que el riesgo lo asume la entidad que presta el dinero, el cual puede asumir la pérdida de este o requerir a los familiares del deudor fallecido para que la honre.

Aclara el BBVA que si bien el seguro de vida cubre la deuda, los impuestos, las obligaciones, entre otros, deben ser asumidas por los herederos del fallecido.

Ahora bien, cuando a la obligación o la deuda no la cubre un seguro o el deudor que ha fallecido no está al día con la misma, puede ocurrir que si los herederos no han empezado el trámite de la sucesión, los acreedores inicien demandas contra estos.

¿Cómo saber si le heredaron una deuda? Normalmente, las entidades que otorgan los créditos al no recibir el pago de las obligaciones inician procesos de cobro a fin de hacer saber a sus familiares la existencia de estas deudas.

RECOMENDACIONES

Al momento de adquirir un crédito, asegúrese no solo de que sea aprobado o tenga el respaldo suficiente para pagarlo, sino que adicionalmente, en caso de que usted falte, no se convierta en un dolor de cabeza para sus herederos.

Sea responsable con sus obligaciones y pague todas sus deudas, al final del día usted fue quien las adquirió en primer lugar, y así, su familia no tendrá inconvenientes al momento de acceder a sus bienes y les evitará dolores de cabeza.

Considere la opción de asesorarse con un experto que le indique la mejor manera de hacer un testamento. Tenga en cuenta lo que quiere repartir a cada integrante de su familia o círculo cercano y manténgalo actualizado acorde a sus obligaciones. El mito de que un testamento se realiza cuando ya se es adulto mayor es erróneo. Nadie está exento de sufrir una enfermedad o un accidente a temprana edad, por lo que esta falsa idea tiene que salir de la mente de las personas.

Finalmente, tenga en cuenta que las deudas también se heredan. Algunas personas piensan que una herencia es solo dinero, pero las deudas las tienen que asumir los herederos. Estas también pueden ser pagadas con la sucesión y con los bienes que quedan.

María Trinidad León
marleo@eltiempo.com
Portafolio.co