Los problemas pensionales que los candidatos presidenciales deberían debatir

Aumento e igualdad en la edad de retiro entre hombres y mujeres son algunas de las recomendaciones para mejorar la sostenibilidad del sistema.

Presupuesto de gasto para elecciones no sería elevado

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
marzo 05 de 2018 - 10:31 p.m.
2018-03-05

A Colombia le no le fue bien en el reciente informe Melbourne Mercer Global Pension Index, que mide las condiciones de adecuación, sostenibilidad e integralidad del sistema pensional en 30 países. De acuerdo con el estudio realizado por Mercer, consultora global en temas de talento humano, pensiones e inversiones, el país obtuvo una calificación de C+, lo que lo ubica en el grupo de países de la parte baja de tabla.

(Lea: ¿Cómo elegir su fondo de pensiones?)

De acuerdo con el estudio, a pesar de que el ingreso que da el régimen pensional colombiano en promedio es adecuado, es insostenible el sistema con su funcionamiento actual. En materia de integralidad la calificación es relativamente baja, debido al desconocimiento que las personas tienen de las opciones de retiro con las que cuentan.

(Lea: ‘Para tramitar la pensión no es necesario abogado’)

“Nuestro sistema pensional es insostenible. La necesidad de hacer una reforma de pensiones es impostergable”, asegura David Mauricio Cuervo, wealth business leader de Mercer para los Andes, América Central y el Caribe. Argumenta que si bien se han hecho algunos intentos de reforma en los últimos dos gobiernos, ninguno ha sido suficientemente efectivo al momento de mejorar la sostenibilidad del sistema.

Los principales problemas identificados en el estudio para el caso colombiano son la informalidad laboral, la inequidad en el subsidio del régimen público y la desigualdad en el ingreso y la edad de pensión entre hombres y mujeres.

“Este índice refleja que Colombia necesita hacer modificaciones importantes para asegurar que en el futuro, en las siguientes dos décadas, no tengamos que hacer cosas mucho más drásticas”, argumenta Cuervo.

En momentos en los que el país se apresta a decisivas jornadas electorales, una de las críticas comunes que hacen los ciudadanos es que los candidatos han dejado de lado un tema tan importante como el futuro del sistema pensional.

Según Cuervo, en el caso de los candidatos presidenciales “pareciera que al no haber reelección no se estuviera pensando en el capital político del segundo periodo”, por lo que temas impopulares, como puede ser un aumento en la edad de pensión, son dejados de lado.

TEMAS NECESARIOS EN LA AGENDA

Subsidios

“Las pensiones que otorga Colpensiones son significativamente altas y la entidad no tienen los recursos suficientes para pagarlas. Por lo tanto, todas las pensiones son subsidiadas y los grandes subsidios van dirigidos al quintil de mayores ingresos de la población. Todas las pensiones son subsidiadas. Desde las del salario mínimo hasta las de más altas. A pesar de que, por política económica, los subsidios deberían apoyar a las personas de más bajos recursos, el grueso de estos recursos se va a subsidiar pensiones más altas”, indica el ejecutivo.

Edad de retiro

Para Cuervo, en la actualidad no se puede hablar de edades de pensión de 60 o 65 años las proyecciones demográficas implican que las personas van a vivir hasta los 95, 100 o 104 años. La mayor calidad y cobertura en los servicios de salud ha hecho que la expectativa de vida aumente, no sólo en el primer mundo, sino en la mayoría de países. Por ejemplo, en India la proyección es de 104 años de vida.

“Lo primero que hay que hacer es ajustar la edad de pensión, sin duda alguna. Ese ajuste en la edad de pensión tiene que ser progresivo. Tiene que irse haciendo ajustes periódicos en la medida en que los estudios de mortalidad nos indiquen que las personas están viviendo más”, aconseja el director de wealth business leader de Mercer para la región.

La misma edad para hombres y mujeres

Desde el punto de vista técnico y de equidad, es negativo para una mujer es pensionarse como se está pensionando hoy. Las mujeres viven más y ganan menos, y esa es una condición no solo del mercado laboral colombiano, también es algo que pasa en otros países. “En este caso, si una mujer que ahorra pasa su pensión, y va a vivir más, pero gana menos, así cotice el mismo 16% del salario, el ingreso de las mujeres es en promedio 30% menor al de los hombres, entonces ese ahorro será menor”. Cuervo destaca el caso de Perú, donde ya tiene se dio el paso adecuado. Allí tanto hombres como mujeres tienen su edad de retiro en los 65 años.

Cobertura

En este punto el ejecutivo asegura que actualmente el sistema cubre a muy pocas personas. “La tasa de informalidad superior al 48% hace que sólo la mitad de la población, en teoría, esté en el sector formal. Uno de los temas que tiene que tratar los candidatos, aparte de lo pensional, es una estrategia de trabajo formal y estable”, sugiere.

Decisiones judiciales

Un problema que no ha sido abordado por ningún candidato, afirma Cuervo, es que Colombia es el único país del mundo en donde el sistema judicial tiene injerencia absoluta sobre el nivel de beneficio que pueden recibir las personas como pensión. “Cada decisión judicial en ese sentido implica acceder a beneficios a los que las personas no tenían derechos, por encima de lo que permite la ley, cobertura por fuera de la reglamentación, entre otros casos. Es un problema bastante grande”.

Convergencia de los esquemas

Se sugiere la eliminación de la competencia entre Colpensiones y las Administradoras de Fondo de Pensiones. “El banco Mundial ha hablado del sistema multipilares, en el que se tiene una base de cobertura básica, un primer nivel, normalmente asociada al esquema de Colpensiones para personas de bajos ingresos. Los trabajadores que superen cierto nivel salarial irían al régimen de ahorro individual, que financie o mejore su pensión. Ya vendría después un tercer pilar, donde se fomenten ahorros adicionales a los obligatorios con beneficios tributarios, algo parecido a lo que se tiene hoy”. Según Cuervo, este sería un buen modelo para aplicar al caso colombiano.

Tasa de reemplazo

“Hay que reducirlas. Tenemos unas tasas altas y con unos sistemas que permiten que la gente se pensione con los 10 últimos años de salario, eso incentiva que cotice poco a lo largo de la vida y en la última década de actividad empiece a cotizar en grandes proporciones. Con cambios tan sencillos como tomar en cuenta toda la vida laboral de la persona al momento de liquidar la pensión, se elimina ese incentivo”.

Finaliza Cuervo señalando que este tipo de reformas que son rápidas y pequeñas, mueven en algo los parámetros del sistema de pensiones, pero solo postergan el problema por 4 o 5 años. Es necesaria una reforma pensional estructural.

Julián Calderón H.
julcal@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido