¿Cómo puede aumentar su mesada pensional a través de la pensión voluntaria?

Este mecanismo, disponible solo en el régimen de ahorro individual, tiene además beneficios tributarios y sirve como inversión.

La mitad de los encuestados mantiene un ahorro en el hogar e incluso un 20 % participa en otros mecanismos informales como las c

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
marzo 20 de 2018 - 11:29 a.m.
2018-03-20

Una de las dudas más comunes entre los colombianos es cómo lograr una pensión más alta y que le permita una mejor calidad de vida en la vejez. Teniendo en cuenta que dentro del régimen de ahorro individual, lo que la persona logra ahorrar es proporcional a lo que será la mesada pensional que va a tener en la vejez. En otras palabras, si la persona ahorra más, tendrá una pensión más alta.

(Lea: ¿Cómo aplicar más deducciones a la retención en la fuente?)

Partiendo de ese principio surge la opción de las pensiones voluntarias, denominadas también como ahorro voluntario. “Si la gente tiene unos ingresos que le permiten hacer un ahorro adicional, puede destinar esos ingresos para aumentar ese ahorro que tenga para la vejez y hacer crecer sus mesadas pensionales de manera proporcional. Esta es su función primordial”, explicó Jorge Llano, director de estudios económicos de la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantías (Asofondos).

(Lea: La importancia de conocer cuánto ahorrar para la pensión)

Este ahorro puede hacerse de varias formas.

Una de ellas es hacerlo es a través de los fondos de pensiones voluntarias, que es donde el individuo tiene una cuenta a su nombre, diferente a la cuenta en la que ya viene haciendo su ahorro pensional obligatorio. Esta cuenta de ahorro voluntario no necesariamente tiene que estar en la misma administradora de fondos de pensiones (AFP) en donde tiene la cuenta de ahorro de la pensión obligatoria.

El dinero que destine a esa cuenta de ahorro voluntario va a tener un beneficio tributario, que se verá reflejado solo si se usan estos recursos para uno de una de estas tres formas: para compra de vivienda, como ahorro durante 10 años (mínimo) o, para su fin primordial, para aumentar la mesada pensional”, indica Llano.

En este caso el beneficio tributario es que los aportes que se hagan a esa cuenta de ahorro voluntario pasan a ser exentos de renta, aplicándole las condiciones propias de este tipo de exención.

Otra opción para manejar el ahorro dentro de la cuenta separada de la de pensión obligatoria, es la inversión. De acuerdo con Llano en este caso, "renunciando al beneficio tributario anterior, ese dinero a medida que pasa el tiempo va a tener rendimientos que dependerán del tipo de fondo que escoja, y va a funcionar como cualquier otro vehículo de inversión del mercado”.

El ahorro voluntario no solo puede hacerse en una cuenta aparte, también puede hacerse en la cuenta de ahorro pensional obligatorio que el trabajador ya tiene y en la que se han venido haciendo los aportes por parte suya y del empleador, conforme a lo establecido por la ley.

Llano explicó que “con la reforma tributaria del 2016, esos aportes voluntarios solo pueden utilizarse para el crecimiento de la pensión, pero tienen un beneficio tributario mucho mayor a la opción anterior, porque en lugar de ser tomados como exentos de renta se toman como ingresos no constitutivos de renta, por lo que al momento de hacer la declaración de renta y su pago, la deducción será mayor”.

¿CÓMO ES EL PROCESO?

Solo es necesario decirle al empleador que haga el descuento por nómina equivalente al aporte voluntario que quiera hacer e indicarle que lo destine a la cuenta de ahorro de su gusto, ya sea la obligatoria, donde ya se acumulan los aportes exigidos por la ley, o la cuenta aparte si es que quiere hacer este ahorro separado del obligatorio.

De acuerdo con cifras de Asofondos, al cierre de 2017, los afiliados al fondo de pensiones voluntarias eran más de 623.000, que en total tenían ahorrado en este mecanismo cerca de 17,2 billones de pesos.

A simple vista pareciera que 623.000 afiliados de un universo de más de 14,8 millones de afiliados es una cifra baja. Sin embargo, hay que tener en cuenta de que se trata de un ahorro voluntario que se hace en la medida en la que las personas tienen ingresos lo suficientemente altos como para, una vez haber pagado sus obligaciones y haber satisfecho sus necesidades, hacer dicho ahorro.

En este aspecto Llano recordó que “el 81% de los cotizantes del Régimen de Ahorro Individual gana hasta dos salarios mínimos, por lo que a esta población, por lo general, no le quedan suficientes recursos disponibles de ese ingreso para destinar a un ahorro voluntario adicional”.

Además, al no ser personas obligadas a presentar declaración de renta en la mayoría de los casos, el incentivo es menor, pues en la práctica no les servirían los beneficios tributarios de dicho ahorro.

En el último año, los rendimientos alcanzados por los ahorros voluntarios de los trabajadores, en cuentas aparte de la del ahorro obligatorio, superaron los 1,2 billones de pesos.


Julián Calderón H.
julcal@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido