¿Saben endeudarse los colombianos?

Aunque la economía del primer semestre se reflejó en un aumento de la cartera vencida, en los últimos años los colombianos han sido ‘buena paga’.

El préstamo es de bajo monto y puede ir aumentando.

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
septiembre 07 de 2017 - 12:03 p.m.
2017-09-07

De acuerdo con cifras de la Superintendencia Financiera de Colombia, en el periodo enero – junio de este año, la cartera vencida superó los 18,2 billones de pesos, equivalentes al 4,26% del total de las deudas de los colombianos con la banca. Esto se dio como reflejo de la menor actividad económica del primer semestre del año. Sin embargo, lleva a preguntarse si los colombianos son conscientes de esta situación y la tienen en cuenta al momento de endeudarse.

(Lea: La cartera vencida subió 41,4% en el primer semestre)

De acuerdo con Alejandro Useche, profesor de finanzas personales de la Universidad del Rosario, para responder esta pregunta se deben evaluar dos aspectos. El primero, si un buen endeudamiento es aquel que no presenta morosidad.

(Lea: “Es un buen momento para endeudarse”: Minhacienda)

En relación con la morosidad, ha habido definitivamente una mejora sustancial en los niveles de cumplimiento de las deudas en el país: de acuerdo con cifras de la Superintendencia Financiera, mientras la morosidad en los establecimientos bancarios alcanzaba el 11% en el año 2002, a mayo de 2017 apenas superaba el 4%, es decir, que el 96% de las deudas bancarias estaba siendo pagado oportunamente. Este parece ser, entonces, un indicador de que los colombianos estamos siendo más responsables a la hora de pagar nuestras deudas”, indicó Useche.

El segundo aspecto a analizar es si un buen endeudamiento es el que se toma con un fin adecuado.

Para el académico, “en términos de las finanzas personales, saber endeudarse significa evitar entrar en créditos que sólo tengan como objetivo compra de bienes no duraderos, saber elegir las mejores condiciones en cuanto a tasas de interés y plazos, evitar asumir compromisos por encima de la capacidad real de pago, y huir de las tentaciones de comprar cosas innecesarias”.

En este aspecto Useche identificó varias debilidades de los colombianos al momento de comprar mediante la adquisición de una deuda.

“Como sociedad nos falta avanzar en todos estos aspectos, lo que se logra solamente con una buena educación financiera desde el hogar, empezando con el buen ejemplo de los padres a los hijos”, puntualizó.

Si se analizan las cifras de la cartera reportada por los bancos y los volúmenes desembolsados por modalidad de crédito en la primera mitad de 2017, el 24% correspondió a sobregiros, el 21% a crédito ordinario, y el 18% a crédito preferencial, que en conjunto son actividades muy relacionadas con el sector empresarial. De otro lado el 16% ha sido de crédito se ha destinado a consumo y 13% a tarjetas de crédito, estas dos modalidades más relacionadas con los gastos de las familias.

Useche afirmó que “así las cosas vemos que la mayor parte del crédito en el país está siendo tomado por las empresas, y el crédito de consumo representa una menor proporción: esto es algo positivo como país, pues indica que los recursos del sistema financiero están siendo orientados en su mayoría a financiar inversiones productivas, mientras que está en segundo plano la financiación de compras de bienes de consumo, que son muy importantes pero que no necesariamente generan rentabilidad para la economía”.

Siga bajando para encontrar más contenido