Si planea comprar vivienda, esto es lo que debe hacer para ahorrar la cuota inicial

Tenga en cuenta que independientemente de su salario, bien sea el mínimo o más, el principio de ahorro es el mismo para cualquier persona, 70-30.

Compra de vivienda

Lo primero a tener en cuenta es definir el monto a pagar. Este debe ser realista y acorde a su situación financiera.

Foto:123rf

Mis finanzas
POR:
Portafolio
agosto 16 de 2016 - 01:38 p.m.
2016-08-16

Comprar vivienda es uno de los principales sueños y aspiraciones de los colombianos. Por eso, tenga en cuenta que al iniciar este proceso se enfrentará a la compleja situación de reunir el dinero pagar la cuota inicial. 

Una de las recomendaciones es cubrir esta con un ahorro en efectivo o las cesantías, aunque también se deben tener en cuenta las diferentes opciones y planes que ofrece el Gobierno en este sentido.

Lo primero a tener en cuenta es definir el monto a pagar. Este debe ser realista y acorde a su situación financiera. Haga cuentas aterrizadas, siendo consciente de cuánto gana, cuánto gasta, si puede ahorrar y cuánto se podría endeudar.

Rodrigo Nadal, gerente de Resuelve Tu Deuda, recomienda hacer una lista de sus ingresos y egresos, ya que esto le ayudará a determinar si hay algún rubro en el que esté destinando dinero de más, que bien podría servirle de ahorro para la cuota inicial.

Además, recuerde sumar todo lo que recibe mensualmente y luego restar las obligaciones que deba saldar en ese lapso de tiempo. El resultado le dará una idea de cómo están sus finanzas actuales.

En este aspecto, no debe olvidar que la distribución ideal del dinero para personas que viven en pareja y tienen hijos es 70-30. Es decir, su vida y sus gastos se deben quedar con el 70 por ciento de su ingreso y el 30 por ciento restante, al ahorro.

Sin embargo, si su edad, situación familiar, ingresos, entre otros, le permiten cubrir sus necesidades básicas con menos del 70 por ciento, recuerde que puede jugar con los números y destinar esos excedentes a crecer su ahorro, tras pagar las deudas y luego de algún "gusto personal", señala Nadal.

Adicional a lo anterior, se deben evaluar otros aspectos para que dicha meta sea cada vez más cercana, y realista. Tenga en cuenta estas recomendaciones:

• Póngase metas de ahorro realistas: ahorre según se lo permitan sus obligaciones. Sin importar cuál es su meta, comience a reservar al menos un 10 por ciento de sus ingresos y vaya incrementándolo poco a poco.

• Enfrente las deudas: si usó tarjetas de crédito para hacer compras, tenga claro cuáles fueron sus valores y el número de cuotas diferidas para tener un aproximado de la cifra a pagar mensualmente.

• Evite el sobrendeudamiento:
conozca los límites de su presupuesto e intente no gastar más de lo que puede. Pagar sólo el mínimo de sus tarjetas y seguirlas usando, puede convertirse en una historia de nunca acabar. Para reducir su deuda, intente no utilizar más crédito hasta haberlo saldado por completo.

• Elija la mejor opción:
compare precios y condiciones de financiación antes de adquirir un crédito hipotecario. En una compra tan grande como lo es la vivienda, una diferencia de un punto porcentual en el crédito puede cambiar completamente su pago final. Realice todo con calma y tiempo para asegurarse de hacer la investigación necesaria y considerar todos los factores.

Independientemente de su salario, bien sea el mínimo o más de 10 mínimos, el principio de ahorro es el mismo para cualquier persona, destinar una parte de sus ingresos a este rubro. La gran diferencia está en la capacidad y porcentaje que puede reservar cada persona.

MÁS FACTORES A TENER EN CUENTA

Si está considerando comprar vivienda de forma financiada debe tener claras variables como las tasas de interés, la inflación, el plazo del crédito más conveniente, el valor de la propiedad que desea comprar y el porcentaje de la cuota inicial que necesita. Es importante desglosar el pago para saber cuánto abonará al capital cada mes y cuánto se destinará a los intereses.

La firma Resuelve tu Deuda recomienda enfrentar las obligaciones financieras y evitar el sobrendeudamiento. Esto se logra proyectando la cantidad de dinero que debe destinar de forma mensual para todas las acreencias, pagar en los plazos establecidos y en lo posible abonar mucho más de los mínimos requeridos.

También analice que tener una propiedad no es la única manera de invertir, existen otros métodos muy interesantes para obtener rentabilidad sobre un capital, en ese caso también puede recurrir a expertos en finanzas que lo pueden orientar al respecto.

El mejor consejo es evaluar la situación propia y elegir la opción más conveniente según su situación actual.

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones para estudiar y encontrar la situación más conveniente en cada caso:

• Conozca las opciones: si definitivamente está considerando comprar vivienda de forma financiada debe tener claras variables como las tasas de interés, la inflación, el plazo del crédito más conveniente, el valor de la propiedad que desea comprar y el porcentaje de la cuota inicial que necesita. Las entidades financieras ofrecen diferentes opciones, por eso es importante que investigue, pregunte y compare cuál de estas se adapta mejor a sus necesidades. No olvide desglosar el pago para saber cuánto abonará al capital cada mes y cuánto se destinará a los intereses, y sumar esto a sus obligaciones actuales.

• Piense a futuro: si en sus planes está tener una familia, no compre un apartamento pequeño que venderá a los pocos años, analice sus prioridades en el presente y en el futuro. Recuerde que no siempre el valor adquisitivo de un inmueble tiende a aumentar, todo depende de la economía y las variables geográficas y socioeconómicas del entorno.

• Traslados constantes: si usted es una persona que no se radica por mucho tiempo en una ciudad determinada o viaja constantemente por diversión o por trabajo, arrendar podría ser una mejor opción, de esta manera no tiene la obligación de quedarse donde se encuentra y puede irse sin preocupación alguna hasta que se establezca en un lugar determinado.

• Responsabilidad financiera: administrar bien sus gastos y una buena capacidad de endeudamiento pueden ser ventajas para solicitar un crédito o determinar la cuota adecuada que puede pagar de arriendo, todo depende de la forma en cómo varíen sus ingresos. Mantenga sus finanzas en orden, sus centrales de riesgo sanas, y así será más fácil obtener el crédito ideal o administrar su gasto de arriendo mes a mes.

• Planee rigurosamente: adquirir una casa no es la única inversión; amoblarla a su gusto, hacer alguna remodelación, el pago del predial, los seguros, entre otros, deben estar incluidos en su presupuesto. Una vez organice todos estos gastos podrá tener una visión más global.

• Olvide el valor emocional: muchas personas creen que uno de los beneficios de adquirir una vivienda es dejarle a su familia una herencia. Deje atrás el valor emocional y pregúntese en realidad qué le servirá más a sus seres queridos cuando usted ya no esté: una casa de $500 millones (si no se ha devaluado) que se debe repartir entre todos sus familiares o esos $500 millones para usarlos en educación, salud, viajes, etc. Deje atrás el mito de que una vivienda es el patrimonio más importante para heredar.

LAS AYUDAS QUE OFRECE EL GOBIERNO

Por su parte, el Ministerio de Vivienda ofrece opciones para que el sueño de tener casa propia sea una realidad, independientemente del estrato socioeconómico, de hecho, en algunos casos, el Gobierno les subsidiará dicha cuota inicial. Estos son algunos de los programas:

• Programa de Vivienda nueva de Interés Prioritario (VIP) y de Interés Social (VIS): El hogar recibirá Un subsidio a la tasa de interés del crédito hipotecario de 5 puntos si la vivienda no supera los 70 SMLM ($48.261.850) y de 4 puntos si la vivienda no supera los 135 SMLM ($93.076.425)

• Arriendo social: es un producto exclusivo del Fondo Nacional del Ahorro acompañado del Ministerio de Vivienda. Es una nueva línea para los afiliados por Cesantías y Ahorro Voluntario Contractual que contempla cánones mensuales desde $180 mil pesos y está dirigida a personas que ganan entre uno y cuatro salarios mínimos ($689.454 a $2.757.816).

• Mi Casa Ya: se trata de un programa del Gobierno Nacional para facilitar la compra de vivienda a las familias Colombianas. El programa está dirigido a hogares con ingresos superiores a 2 y hasta 4 salarios mínimos ($1.378.910 - $2.757.820) a los que el Gobierno les subsidiará la cuota inicial de su vivienda, con valor superior a 70 SMLMV ($48.261.850) e inferior o igual a 135 SMLMV ($93.076.425), y subsidiará además la tasa de interés del crédito hipotecario de 4 puntos. La tasa de interés bajaría del 12,5% al 8,5%.