Así puede iniciar una sana vida financiera

Los jóvenes sienten 'temor' de ingresar al sistema financiero, pero la bancarización es clave para su progreso económico. Consejos para hacerlo bien.

La pérdida de empleo puede provocar mora en las deudas adquiridas. Lo más recomendable es tener siempre un fondo de emergencia p
Mis finanzas
POR:
Portafolio
agosto 23 de 2016 - 01:46 p.m.
2016-08-23

Pese al temor de muchos jóvenes de entrar al sistema financiero, en la actualidad la cifra de menores de 35 años vinculados con productos de entidades de crédito muestra una curva en ascenso. (Lea: ¿Por qué los jóvenes son malos ahorradores y no saben administrar sus finanzas?).

Un estudio realizado por Experian- una empresa consultora de datos- arrojó que en 2015 los jóvenes entre 18 y 25 años realizaron el 13,5 por ciento de las operaciones de crédito.

Además, el 30,8 por ciento fue representado por usuarios con edades entre los 26 a los 35 años. Esto quiere decir que el 44,3 por ciento del total de la nueva demanda de crédito del año pasado se concentró en los jóvenes. (Lea: ¿Qué hacer cuando no se pueden pagar las deudas?)

Aunque esto parece un panorama alentador, teniendo en cuenta sus serios temores a la hora de entrar a depositar su dinero en un banco, datos de Resuelve tu Deuda revelan que 29 por ciento de los clientes que ingresan a su programa por sobreendeudamiento también pertenecen a este rango de edad y sus deudas rondan entre los 13 y los 19 millones pesos, lo que lleva a pensar que los jóvenes inician muy mal su vida crediticia.

Y es que de nada vale ingresar al sistema financiero si se hace mal, ya que un historial crediticio negativo le puede ocasionar graves consecuencias de las que son muy difíciles de salir.

“No basta con tener historial de crédito, lo importante es que este sea positivo para poder acceder a los beneficios que brinda el sistema por el buen comportamiento. Si este es negativo, es necesario evaluar los hábitos financieros y poner en marcha planes de acción que permitan a las personas volver a ser usuarios aptos para créditos antes de que el problema se haga más grande y sea aún más difícil salir de él”, señala Rodrigo Nadal, gerente de Resuelve tu Deuda en Colombia. (Lea: ¿Cómo ahorrar para la cuota inicial de su vivienda?

En la mayoría de casos, cuando se es joven, el reporte ante centrales de riesgo no representa mayor importancia. Sin embargo, a medida que la edad avanza, los proyectos cambian y la vida crediticia empieza a toma relevancia porque es la carta de presentación para adquirir créditos de libre inversión, hipotecarios, de estudio, entre muchos otros, que permiten adquirir bienes o servicios de gran valor, que de otra manera serían difíciles de conseguir.

13,5
%
de las operaciones crediticias en 2015 fueron hechas por jóvenes entre los 18 y los 25 años. 


Por eso es mejor prevenir. Lo primero que debe hacer un joven al entrar al sistema financiero es entender qué significa un préstamo. Tenga en cuenta que los créditos no son extensiones del sueldo ni dinero adicional, son un método de pago que brinda beneficios y como todo instrumento financiero, tiene un costo y una responsabilidad.

No los use para pagar deudas o financiar bienes perecederos. Siempre tenga muy clara su capacidad de endeudamiento y mantenga el control de los ingresos y gastos.

Además, no se sobreendeude, sume las cuotas que debe pagar mensualmente de cada obligación para diferir correctamente el cupo que vaya usando de la tarjeta de crédito o el plazo de las nuevas deudas que asuma.  (Vea: Consejos para construir un futuro financiero sano y sólido)

De igual forma, trate de aportar mucho más de los pagos mínimos para reducir intereses. Tenga en cuenta que si está destinando más del 30 por ciento de sus ingresos al pago de créditos, existe una situación de sobreendeudamiento.

No adquiera créditos sin antes evaluar muy bien su situación financiera y capacidad de pago: haga la proyección de pagos mensuales que tendría que realizar, revise su presupuesto y verifique que sus ingresos sean suficientes para cubrir todos los gastos y la cuota adicional de un préstamo.

Además, manténgase siempre al día y evite caer en mora. Atrasarse con los pagos desmejora su calificación ante las centrales de riesgo. Si tiene varias deudas acumuladas, la manera más organizada para salir de ellas es pagar primero las de menor monto y continuar con las de mayor cuantía.  (Lea: Recomendaciones para aprovechar un dinero extra).

Finalmente contrólese. Si lo llaman seguido a ofrecerle créditos de diferentes bancos, no los acepte. Si después de estudiar su situación necesita uno, primero investigue para tomar una buena decisión. (Test: Evalúe su salud financiera).