Perder el empleo es lo que más le preocupa a los colombianos | Mis finanzas | Portafolio

Estabilidad laboral, lo que más le preocupa a los colombianos

Los consumidores se inclinan por marcas más baratas en comestibles y comprar menos ropa, en medio de la desaceleración económica. 

Aumentó la expectativa del consumidor

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
septiembre 24 de 2017 - 03:25 p.m.
2017-09-24

La estabilidad laboral sigue siendo la mayor preocupación y el principal factor para que el gasto de los hogares del país no muestre, por ahora, signos de vitalidad. Esta es una de las conclusiones que se desprenden de la Encuesta Global de Nielsen sobre ‘Confianza del consumidor e intenciones de compra-II trimestre del 2017’.

Lea: (‘El Gobierno tiene que sentarse a pensar qué hacer’, Fenalco).

El sondeo dice que el temor por la estabilidad laboral desvela al 39 por ciento de los colombianos, seguido por el estado de la economía, con el 29 por ciento, y las deudas, con el 19 por ciento.

Lea: (¿Dónde es más cara y más barata la carne?).

Aunque la percepción de inseguridad creció y el crimen subió una posición, este solo fue la cuarta mayor inquietud, con el 17 por ciento, si se compara con la del segundo trimestre del 2016.

Lea: (Aumento del IVA volvió a los colombianos más cautelosos a la hora de comprar).

Le siguió el temor al desbalance entre la vida personal y laboral, con el 15 por ciento. No obstante, los colombianos no fueron los más preocupados por su estabilidad laboral, pues el primer lugar les correspondió a los chilenos ( 41 por ciento). Por el contrario, en otros seis países latinoamericanos, la principal preocupación de los encuestados fue el estado de la economía, seguida por la estabilidad laboral (24 por ciento) y el crimen (23 por ciento).

Durante el segundo trimestre, los consumidores de Brasil y Venezuela fueron los que manifestaron mayor preocupación por su economía interna, con el 42 por ciento. Entre tanto, las naciones donde más se manifestó preocupación por el crimen fueron Argentina y Perú, con el 36 y el 35 por ciento, respectivamente, doblando a Colombia.

Por su parte, el Índice de Confianza del Consumidor en Colombia llegó a 97 puntos y, si bien siguió por debajo de la línea de optimismo (100 puntos), fue, con el de Perú, el más alto de América Latina.

Además, 6 de los 7 países, en el ámbito de Latinoamérica, registraron algún incremento de confianza, con excepción de Brasil (84 puntos), donde decreció 1 punto, comparado con el del cuarto trimestre del 2016. Después de Colombia, Argentina obtuvo el aumento más significativo (6 puntos), al llegar a un nivel de confianza de 81, seguido de Chile, con un aumento de 3, al ubicarse en 81 puntos.

A su vez, México y Venezuela tuvieron incrementos de 1 punto cada uno en la confianza del comprador, al reportar, respectivamente, 87 y 58 puntos.

En el segundo trimestre, Colombia no solo fue el país de la región con el mayor incremento de confianza, 7 puntos, comparado con el último trimestre de 2016, sino que creció 12 puntos frente a igual periodo del año pasado.

Uno de los factores que incidieron en la mejoría de la confianza en nuestro país fue el mayor positivismo de los consumidores frente al estado de las finanzas personales para los próximos 12 meses, pues la cifra de quienes consideraron que serán buenas creció de 48 al 60 por ciento y la de los que las consideraron excelentes se ubicó en el 14 por ciento. Respecto a la situación laboral, el 59 por ciento de los colombianos opinaron que las perspectivas para los próximos 12 meses no serían tan buenas, mientras que para 15 por ciento serían malas.

CAMBIO DE HÁBITOS

Cerca del 80 por ciento de los consumidores colombianos ha cambiado sus hábitos de consumo, para ahorrar en medio de la desaceleración económica del país, según la encuesta de Nielsen.

Cambiarse a marcas más baratas de comestibles es la prioridad para el 49 por ciento. Mientras que comprar menos ropa se posiciona en el segundo lugar, con 48 por ciento, y para el 46 por ciento ha sido crucial reducir las comidas fuera de la casa.

Otras de las estrategias han sido reducir el entretenimiento fuera de la casa (45 por ciento) e intentar ahorrar en gasolina y electricidad (40 por ciento). Incluso, si las condiciones económicas mejoraran, los consumidores nacionales manifiestan que seguirían comprando marcas más económicas (35 por ciento); ahorrando en gasolina y electricidad (34 por ciento) y comiendo menos fuera del hogar (30 por ciento).

Siga bajando para encontrar más contenido