¿Qué tan educado financieramente es usted?

No basta con tener un producto financiero, el mercado ofrece amplias alternativas para aprovechar oportunidades que produzcan rendimientos.

Un 13% de los jóvenes colombianos cree que su educación financiera es pésima.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 14 de 2018 - 11:19 a.m.
2018-09-14

Tener una cuenta en un banco (ahorros o corriente), es penas el principio del conocimiento sobre el negocio financiero.

Eso significa que si usted hace parte del 46% de los encuestados en el último estudio sobre educación financiera en Colombia, que dijeron tener apenas un producto en cualquiera de las instituciones de este tipo en el país, está todavía lejos de aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado.

(Lea: Educación financiera, clave para reducir la pobreza y la desigualdad). 

De acuerdo con los expertos, la maduración en el conocimiento financiera se da cuando una persona maneja a cabalidad sus finanzas personales y toma las mejores decisiones financieras, aprovechando oportunidades, luego de hacer una rigurosa evaluación de riesgos.

Eso significa que un conocedor del tema no es quien mantenga el mayor volumen de recursos depositados en sus cuentas, carezca de dudas y se niegue a asumir algún tipo de riesgo a la hora de explorar oportunidades.

Por el contrario, la madurez en este tema se logra cuando sus recursos disponibles, es decir, excedentes de dinero y crédito son aprovechados de la manera más más eficientemente posible para hacer que estos le produzcan rendimientos, manteniendo el máximo equilibrio entre beneficio y riesgo.

Este resultado se obtiene cuando una persona aprovecha las oportunidades de inversión, previa información y análisis del negocio, para hacer que sus recursos se conviertan en una fuente de ingresos. En otras palabras, la eficiencia se alcanza cuando una persona está en capacidad de afirmar que, aparte del ingreso generado por su actividad como empleado, independiente o agente dedicado a negocios de compra y venta de productos, una buena porción de sus recursos proviene de la renta.

La clave de manejar bien las finanzas personales está en hacer que su dinero trabaje por usted o complemente sus ingresos.

En efecto, vivir de la renta es una ventaja de quien tiene un nivel avanzado de educación financiera. Sin embargo, en Colombia no es común que esto suceda. En el país solo el 77% tiene una cuenta en alguna institución financiera, pero en el mercado nacional de acciones solo participa el 13% de las personas naturales adultas. Es más, en opciones como los Fondos de Inversión Colectiva, apenas participa el 3% de los ciudadanos colombianos.

En el país, los particulares no participan en el mercado Títulos de Tesorería (TES) y muchos menos en los bonos públicos y privados. De la misma manera, hay inversiones mínimas en figuras como derechos fiduciarios y títulos inmobiliarios.

(La educación financiera es importante para un mundo más equitativo). 

En realidad, en el país, las reina de la inversión son la cuenta de ahorros y los CDT.

En conclusión, si usted es adulto y hace parte del 33% de los colombianos que ni siquiera está en capacidad de manejar una cuenta de ahorros o corriente en un banco, se puede decir que es un 'preescolar' de la educación financiera.

Si su conocimiento va hasta la opción de abrir una cuenta, significa que está en la 'primaria' de la educación financiera.

Quienes han avanzado en este tema y además de la cuenta bancaria se han atrevido a invertir en un Certificado de Depósito (CDT) y acciones se puede decir que están en el nivel de un 'bachiller'.

Sin su conocimiento en temas financieros ha llegado hasta el negocio de la compra y venta de acciones, se puede considerar un universitario.

El 'título de profesional' en educación financiera se logra cuando una persona conoce y/o participa activamente en buena parte del mercado de valores, o está en capacidad de operar como agente de una mesa de dinero en donde se realizan transacciones en tiempo real, incluyendo la compra y venta de divisas.

Expertos en el tema sostienen que quienes intervienen en operaciones más sofisticadas y de alto riesgo, tales como derivados, acciones internacionales, y bonos especializados, son los 'doctores' del mercado.

Édmer Tovar
Editor de Portafolio Impreso

Siga bajando para encontrar más contenido