Todo lo que debe saber antes de servirle de fiador a alguien

Responder por una obligación ajena, en caso de que el deudor principal no la cumpla, es un riesgo, pero la ley también lo protege. Vea cómo.

Si tiene un historial crediticio sano, antes de que empiece a ensuciarlo con retrasos, solicite un crédito que le sirva para con
Mis finanzas
POR:
Portafolio
abril 18 de 2016 - 02:06 p.m.
2016-04-18

La Superintendencia Financiera define al fiador como una persona que responde por una obligación ajena, en caso de que el deudor principal no la cumpla. Conozca qué implicaciones tiene ser fiador y cómo puede salir bien librado si le corresponde pagar.

"Ni presto plata ni soy fiador", es una frase popular que se ha enquistado en la jerga colombiana. Y es que para muchos, ser fiador equivale a la pérdida de un amigo o a un problema seguro, a lo que muchos prefieren hacerle el quite.

No obstante, es un requisito fundamental para la aprobación de casi la mitad de créditos ante entidades financieras, con el fin de que respalden la obligación. Por lo tanto no es descabellado decir que alguna vez en la vida se tenga que buscar a alguien como fiador para solicitar un préstamo.

Para el caso de Colombia, la Superintendencia Financiera regula esta figura y en el Código Civil están definidos cuáles son los requisitos, los riesgos que se corren, pero también cómo salir bien librado en caso de que el deudor principal incumpla con sus obligaciones.

Contrario a lo que se creería, los fiadores también tienen herramientas para evitar asumir una deuda ajena y en caso de que de todas formas la pague también cuentan con elementos jurídicos para pedir un reembolso de su dinero y el pago por los perjuicios causados.

Para hacer valer sus derechos es importante saber entonces qué responsabilidades asume el fiador y qué debe hacer si se llega hasta el incumplimiento de la obligación por parte del deudor.

QUÉ ASUME UN FIADOR

Desde el mismo momento que es desembolsado el dinero al deudor, el fiador o fiadores enfrentan el riesgo de que el titular de la deuda no cumpla con su deber ante una entidad crediticia.

En caso de que eso ocurra, el Código Civil establece que los fiadores entrarán a asumir esa obligación, le dijo a Portafolio.co Rafael Méndez, especialista en derecho comercial.

Además, la norma también señala que en caso de que el fiador fallezca, mientras asume el pago de una deuda, esta pasará a manos de sus herederos, conforme lo estipula el Código Civil.

Ojo. Sin embargo, estas personas pueden solicitar a los acreedores perseguir primero los bienes del deudor principal antes de que lleguen a ellos y lo mismo puede hacer un fiador en vida: solicitar la búsqueda de las propiedades del titular.

SUS DERECHOS COMO FIADOR

Si finalmente no fue posible hacer que el deudor se pusiera al frente de la situación y tiene que asumir la obligación, lo primero que debe hacer es establecer si hay un segundo fiador y tratar de llegar a un acuerdo con la entidad financiera.

La conciliación es el mejor camino. Aún así, es posible que deba asumir rápidamente la deuda y resulte pagándola.

En ese caso, el fiador podrá demandar al deudor, solicitando el reembolso de lo que haya pagado con sus respectivos intereses y los gastos en los que incurrió.

Por lo tanto, las autoridades estarán en la obligación de seguir al deudor o despojarlo de sus bienes.

Si en la deuda hay otro fiador, pero solo uno de ellos pagó, quien haya realizado la cancelación también podrá demandar al otro, solicitando parte del pago total.

En algunos casos, si el deudor se declara en insolvencia, el fiador podrá verse exento de responsabilidad, siempre y cuando demuestre su intención de pagar.

¿QUIÉNES PUEDEN SER FIADORES?

El Código Civil establece que no pueden ser fiadores los menores de 18 años, las personas que no puedan darse a entender por escrito o por palabras como en el caso de los sordomudos.

Sin embargo, no excluye a las personas mayores de 80 años, siempre y cuando la entidad bancaria no tenga ningún impedimento.

TENGA EN CUENTA

El incumplimiento de alguna obligación puede verse reflejado en las centrales de riesgo, por eso es importante que a la hora de aceptar una responsabilidad como esta sepa muy bien a quién beneficiará, así evitará perder un amigo.

Javier Acosta
javaco@eltiempo.com
Portafolio.co