Asobancaria pide que se mantengan
los incentivos al sector constructor

"Es clave mantener los estímulos a la producción de los inmuebles que más se necesitan para la promoción social en el país", señaló Santiago Castro.

Construcción

Archivo Portafolio

Vivienda
POR:
gabriel Flórez
abril 06 de 2016 - 10:48 a.m.
2016-04-06

"La nueva reforma tributaria estructural que será discutida en el segundo semestre de este año deberá considerar con gran atención las ventajas que los incentivos que aún benefician al sector constructor".

Así lo advirtió el presidente de Asobancaria, Santiago Castro, durante su intervención en el foro de vivienda que organiza la entidad, en Bogotá.

"No hacerlo generaría graves consecuencias en la dinámica del sector vivienda", advirtió el funcionario, quien agregó que "deben formar parte de una discusión profunda y urgente sobre las medidas que hacen falta para potenciar el crecimiento del mercado".

Según Castro, "revisten gran importancia para su funcionamiento. En el caso particular de la financiación, ayudan a mantener los incentivos a la demanda de financiamiento hipotecario formal y compensan en cierta medida los factores que restringen la oferta de crédito de vivienda".

Del lado de la construcción -agregó-, disminuyen los desequilibrios entre la rentabilidad de los proyectos de interés social en relación con la oferta de valor superior, manteniendo los estímulos a la producción de los inmuebles que más se necesitan para la promoción social en el país.

Al respecto, el ministro de Vivienda Luis Felipe Henao destacó que el crecimiento de 9 por ciento proyectado para el sector este año dependerá del buen desempeño de los programas del Gobierno, que atienden la inversión en casas y apartamentos de hasta 231 millones de pesos.

"Para mantener la dinámica será clave la financiación y por eso el papel de la banca seguirá ocupando un papel determinante", señaló.

Sin embargo, según Castro, para que el desarrollo de la economía colombiana se siga sosteniendo con la construcción de edificaciones y su contribución se prolongue, "se requiere la renovación de la estructura institucional del sector. Esto incluye no subestimar las vulnerabilidades de los sistemas de financiamiento de vivienda".

De esta forma, "las políticas macro regulatorias tendrán que propender por encontrar un balance entre la mitigación de estos riesgos y la preservación de los incentivos subyacentes de los agentes involucrados en el sector para fortalecer su crecimiento".

En la misma línea está el economista Hernando José Gómez, quien advirtió que en un entorno como el actual -con tasas de interés e inflación al alza, que les pega a todos los créditos hipotecarios, entre ellos a los pactados en Unidad de Valor Real (UVR)- seguramente tocará tomar medidas.

Aquí, coincide Gómez, los incentivos tributarios serán fundamentales, lo mismo que diseñar estrategias complementarias para indexar los créditos al salario mínimo. "A la gente esto le permitiría saber cuál será la cuota que pagará cada año".

El economista le suma la posibilidad de disminuir los costos de transacción, sobre todo para quienes compran vivienda social (actualmente son del 5 por ciento del total de la vivienda). "Incluirlo en el valor del crédito hipotecario apoyaría bastante", concluyó.