Aplazar la compra de vivienda, secuela de las altas tasas de interés

Alza en tasas no es el único factor que ha impactado el cierre financiero de la inversión; analistas destacan desempleo y capacidad de endeudamiento.

Vivienda en Colombia

Los desistimientos tienen dos consecuencias: el incremento en el inventario y, por lo tanto, que los lanzamientos de oferta nueva bajen.

Archivo

Vivienda
POR:
gabriel flórez
febrero 28 de 2017 - 10:43 p.m.
2017-02-28

Algunos compradores de vivienda nueva se han afectado porque el valor del crédito pactado desde la separación del inmueble hasta el momento del desembolso ha aumentado significativamente y, ante esto, una decisión es desistir del negocio.
Aunque no existen cifras consolidadas que determinen el impacto de la situación
, sí hay casos puntuales de lo que puede estar sucediendo. Henry Rodríguez, comprador de un apartamento, da cuenta de ello.

(Lea: Conozca cómo comprar vivienda sobre planos)

Explica que se decidió por un inmueble de 330 millones de pesos en Chía (Cundinamarca), le hicieron la proyección de las cuotas que debería saldar para el 20 por ciento de la inicial, a través del leasing, y el monto fue de 2,8 millones de pesos. Sin embargo, hace un mes, cuando fue a firmar los pagarés, la proyección cambió a 3,8 millones de pesos, incluyendo el seguro que en la primera no se tuvo en cuenta. Según Rodríguez, una de las razones que le dio la constructora fue: “El alza en las tasas de interés”.

(Además: En Bogotá, ya venden proyecto de vivienda a $17 millones el metro cuadrado)

Esta situación lo obligó a hacer nuevas cuentas y asegura que no le cuadran, por lo que está evaluando la posibilidad de retirarse del negocio pactado sobre planos.

Ese, precisamente, es otro factor que ha pesado. Según La Galería Inmobiliaria, el 13,1 por ciento de los proyectos en varias ciudades del país, a pesar de alcanzar el punto de equilibrio, no habían comenzado la obra en el 2016. Es decir, se han ampliado los plazos entre la fecha de salida a venta y la fecha de inicio de la construcción.

En ese lapso, y ante la demora en la entrega y la volatilidad en las tasas, las cuentas de la que habla Rodríguez se afectan, aún más.

Para confirmar el tema, este diario consultó a Roberto Moreno, presidente de la constructora Amarilo, quien dijo que, efectivamente, eso está sucediendo. “En nuestro caso, los desistimientos se aproximan al 18 por ciento y en el mercado, en general, podrían ser de 20 por ciento”.

No cuadra el cierre

La situación, insiste el directivo, está relacionada con el incremento en la tasa. “Al llegar el momento de la escrituración no cuadra el cierre y las familias deben revaluar el tema”, anotó.

Juan Sebastián Pardo, presidente de la entidad financiadora de vivienda Credifamilia, anota que muchas personas hicieron cuentas para comprar una casa o un apartamento con una variable de ingreso y de tasa diferentes. “Si estas han subido y estoy en el límite de capacidad de endeudamiento me prestan menos y, por lo tanto, mis cuentas cambian”, enfatizó.

Al respecto, un informe de Asobancaria confirma el ‘descuadre’ en las posibilidades de adquisición. Con base en datos del Índice de Disposición a Comprar Vivienda calculado por Fedesarrollo, asegura que en diciembre del 2016 este “volvió a terreno negativo con un balance de respuestas de 5,1 puntos”.

Y agrega que “esta situación pudo haber sido influenciada por las condiciones relacionadas con el ingreso disponible y la tasa de desempleo, así como por el comportamiento de los precios y –de nuevo– de las tasas de interés”.

Hay otros factores que impactan

Según el Índice de Capacidad de Compra de Vivienda que destaca Asobancaria en un informe, y que calcula con La Galería Inmobiliaria, en diciembre pasado los hogares tuvieron recursos para adquirir una vivienda cuyo valor fue el equivalente al 69 por ciento de la que podía adquirir en el 2000, mientras que para el mismo periodo del 2015 fue de 73,7 por ciento.

¿Qué significa esto? Simplemente, que durante el último año hubo una evidente pérdida en la capacidad de compra, resultado –según Asobancaria y es reiterativo con el tema– “del incremento en las tasas de interés, como consecuencia del aumento en las de referencia del Banco de la República desde finales del 2015 y durante el primer semestre del año pasado, y del incremento, aunque moderado frente a los registros de años anteriores, en los precios de vivienda”.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios