Los colombianos prefieren el crédito hipotecario en pesos

Garantizar una tasa de interés y una cuota mensual fija hace que este sistema todavía sea el más demandado, por encima de  la UVR.

Compra de vivienda

El sistema en pesos se parece más al arriendo y se entiende mejor, pero la UVR también funciona.

Foto:123rf

Vivienda
POR:

Gabriel E. Flórez G.
enero 05 de 2017 - 09:06 a.m.
2017-01-05

El 87 por ciento de los préstamos tramitados para comprar vivienda se siguen tomando a tasa fija, es decir, en pesos, con el cual el comprador paga la misma cuota desde el comienzo del crédito hasta el final.

(Lea: Por ajuste del salario mínimo suben los subsidios de vivienda)

Así lo reveló Luis Fernando Muñoz, vicepresidente del área inmobiliaria y de construcción de Bancolombia, quien agregó que así se movió el 2016 y este año la tendencia se mantendrá.

La apreciación del directivo coincide con una reciente encuesta posventa a 200 familias realizada por la regional Bogotá-Cundinamarca de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

Allí encontró, primero, que el 84 por ciento de los hogares que compró vivienda en el último año, a octubre pasado, utilizó crédito para financiar la inversión y, segundo, que 62 por ciento optó por la modalidad de financiación en pesos.

Consecuente con la afirmación de Muñoz, el informe del gremio también reveló que el hecho de garantizar una tasa de interés y una cuota mensual fija hace que todavía sea la más demandada, por encima del sistema de amortización en Unidad de Valor Real (UVR), que al estar atado a la inflación aún genera algo de resistencia.

(Lea: Cada vez más colombianos compran casa nueva)

Para Juan Sebastián Pardo, presidente de la entidad financiadora de vivienda Credifamilia, “la mayoría de los créditos se toman en pesos porque es el más ofertado en el mercado y se convirtió en un estándar”.

La UVR, clave para VIS

Sin embargo –explicó Pardo–, hay que tener en cuenta que en los segmentos de Vivienda de Interés Prioritaria (VIP) y Vivienda de Interés Social (VIS), donde las personas están al límite de la capacidad de endeudamiento, la UVR es conveniente porque la cuota es más baja y les alcanza para solicitar un monto más alto.

“Este sistema es importante por eso. El año pasado tuvimos el susto de la inflación y el dólar, y por eso al mirar a largo plazo, podría ser una buena opción”, anotó pardo quien, de todas formas, reconoció que muchos prefieren pagar más en la cuota de arranque del crédito en pesos y estar más tranquilo.

Este sistema se parece más al arriendo y se entiende mejor”, enfatizó.

(Lea: Cada vez más colombianos compran casa nueva)

Esa preferencia también la confirmó el informe de cartera hipotecaria del Dane, que al cierre del tercer trimestre del año pasado reveló que el 79,6 por ciento del saldo de capital total se encontraba financiado en pesos y el saldo restante, 20,4 por ciento, en UVR.

Los resultados coinciden con las apreciaciones iniciales del representante de Bancolombia, quien para este prevé que controlando la inflación y la disminución de la tasa de referencia por parte del Emisor no solo incentivarán el consumo, sino que hará que la gente esté más dispuesta a pagar el crédito hipotecario.

De paso, no solo se incentivará la inversión en vivienda, sino en oficinas y otros usos como hotelería, y eso será importante para el sector”, concluyó el directivo.

‘La tributaria no afecta’

Al consultarle sobre un eventual impacto de la reforma tributaria en los créditos hipotecarios, el presidente de la entidad financiadora de vivienda Credifamilia, Juan Sebastián Pardo, destacó que se mantuvieron los beneficios de la cuentas de Ahorro para el Fomento de la Construccióin (AFC) y los descuentos por crédito hipotecario.

Esto quiere decir que la situación no hace que sea más o menos interesante comprar vivienda. Habrá estabilidad y seguirá siendo muy atractivo invertir en finca raíz”, enfatizó.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios