Comprar casa, un proyecto de vida para hacer en pareja | Vivienda | Mis finanzas | Portafolio

Comprar casa, un proyecto de vida para hacer en pareja

La supuesta falta de arraigo en las nuevas generaciones está siendo desmentida por los jóvenes que buscan tener su vivienda propia.

Un total de 53.556 familias colombianas, de estratos bajos y de clase media, ha adquirido una casa

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
octubre 10 de 2017 - 11:13 a.m.
2017-10-10

Cuando se habla de las nuevas generaciones de parejas y su intención de comprar finca raíz, es común que se diga que son “cortoplacistas”, que “no tienen arraigo” y que “sus intereses van más allá de tener un techo propio”.

Sin embargo, es una teoría que, siendo válida en algunos casos, también ha empezado a desvirtuarse por cuenta de los mismos jóvenes, que han empezado a darle un lugar importante a esta inversión.

Un reciente encuentro de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín lo confirmó, especialmente cuando se evaluó a los millennials, es decir, a quienes nacieron entre 1980 y el 2000. “Ellos sí planean comprar vivienda. Incluso, más que un deseo es una prioridad, sienten que ser dueños de algo les genera sensación de realización personal, y pagar arriendo es asociado a botar la plata”, reveló el gremio.

Tras este hallazgo, lo cierto es que para cualquier pareja, entre ellas las jóvenes y las recién casadas, adquirir su primera casa o apartamento es una decisión muy importante. Esto, además de elegir el inmueble, incluye el crédito y un manejo juicioso del presupuesto, representado en los pagos de trámites adicionales e, incluso, del mobiliario.

Juan Carlos Vásquez, director de consultoría de vivienda de la multinacional Tinsa, recomienda analizar cuáles inmuebles se acomodan al presupuesto. Con esto resuelto, en lo que también cuenta escoger una buena ubicación, lo siguiente es indagar con las entidades financieras las opciones de crédito, las tasas que ofrecen y cómo se realizará el desembolso.

CUOTA INICIAL

Vale recordar que la mayoría de los bancos exigen para el pago de la cuota inicial el 30 por ciento del valor del inmueble, lo que obliga a tener la seguridad de que contará con estos recursos, así la inversión se haga sobre planos. En este caso, generalmente el plazo para ese pago oscila entre un año y medio o más.

Clara Inés Guzmán, coordinadora de Bienestar Financiero de Old Mutual da un ejemplo: “Si alguien va a adquirir una vivienda de 300 millones de pesos, con un crédito bancario a quince años con alguna entidad financiera, esta prestará 210 millones de pesos, es decir el 70 por ciento. Además, la cuota mensual sería de, aproximadamente, 2’115.000 pesos, a una tasa de 11,9 por ciento efectivo anual”.

De esta forma –anota la directiva–, la pareja invertirá cerca del 25 por ciento de sus ingresos si su salario está en el rango de los 8 millones de pesos, con lo cual, deberá ajustar los gastos para poder vivir con 75 por ciento o menos. “Lo importante es que las cuentas sean claras y no ‘tan alegres’, para no ir al azar”, enfatiza.

COMPRA SOBRE PLANOS

En aras de ir a la fija y sin mayores riesgos, el director de consultoría de vivienda de Tinsa tiene dos lecturas de el negocio sobre planos, que es el más utilizado en la actualidad. “Para quienes adquieren por inversión, es decir, que se dedican a la compraventa de inmuebles, es una buena opción; sin embargo, para el caso de una pareja primeriza en el negocio, aconsejamos invertir en inmuebles que ya están construidos o que se están desarrollando”, anota.

Sin embargo, otros analistas están en el grupo de quienes consideran que la preventa ha logrado blindarse, ya que el dinero que entregan las personas va a una fiduciaria, que solo lo desembolsa a los constructores cuando logran el punto de equilibrio, o sea, cuando venden más del 60 o 70 por ciento, en promedio.

Si no lo logran y no construyen, los recursos se devuelven a los inversionistas, aunque es algo que no sucede con frecuencia.

EL ARRIENDO TAMBIÉN CUENTA

Robert Vargas, presidente de la Cámara Nacional Inmobiliaria, destaca que vivir en arriendo es un buen comienzo. “El precio de la vivienda nueva ha subido y, por ese motivo, la gente tiene esta opción, mientras cambian las condiciones para comprar”. Por su parte, Federico Estrada, director de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín y Antioquia, dice que el alquiler es muy común entre las personas con mayor movilidad (porque cambian de sector, viajan, etc.). Incluso, también está en la lista de quienes tienen un capital y, en vez de destinarlo a la compra de una propiedad, prefieren designarlo para invertir en otros negocios.

ABECÉ DE LA INVERSIÓN

Presupuesto: Old Mutual sugiere hacer presupuesto. Si bien se han generado hábitos de ciertos gastos, hay que revisarlos para definir los que irán
para el inmueble.

Patrimonio:Evite tener muchos compromisos en deudas de consumo, recuerde que es mejor concentrar los esfuerzos en la adquisición de su patrimonio.

Abonos: En la medida de lo posible, es mejor dar abonos extras a la deuda. Esto se puede hacer con los recursos de las primas, las cesantías y las bonificaciones.

Finanzas: Es importante hacer acuerdos de salud financiera, entre ellos la revisión de las deudas y su contribución a los objetivos comunes en pareja.

Ahorro: Ahorre siempre que pueda, establezca un monto de ahorro periódico, para los futuros proyectos.

Otros gastos: También hay que revisar cuáles ingresos irán al pago del crédito para la compra (si es casa nueva) o la cuota de alquiler, si la situación lo amerita.


Andrés Salazar Cubides
Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido