Con leasing habitacional, colombianos de bajos ingresos podrían acceder a vivienda social | Vivienda | Mis finanzas | Portafolio

Con leasing habitacional, colombianos de bajos ingresos podrían acceder a vivienda social

Tomar una vivienda en arriendo y pagar cumplidamente, ubicaría a la población de menores ingresos en un grupo opcionado para recibir financiación.

Vivienda de interés Social

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
enero 11 de 2017 - 10:56 a.m.
2017-01-11

La Asobancaria volvió a insistir en la importancia de implementar el leasing habitacional para la compra de vivienda entre las familias de bajos ingresos. Asegura que la herramienta permitiría bancarizar a esta población a la cual, precisamente, el Gobierno le sigue apostando con diferentes programas centrados en la demanda.

(Lea: Resuelva sus dudas sobre el sistema de leasing habitacional). 

La entidad citó la Gran Encuesta Integrada de Hogares del Dane de agosto del 2016, la cual reveló que la mayoría de los hogares urbanos del país vive en arriendo: “De los cerca de 11,2 millones que habitan en ciudades, casi 5 millones (44,4 por ciento) pagan al propietario de una casa o un apartamento para alojarse en ella, mientras que el 40,1 por ciento habita una propia”, asegura. 

Esto da pistas del potencial, si se tiene en cuenta que –según el mismo informe–, quienes ganan entre cero y dos salarios mínimos participan con el 46,7 por ciento del mercado de alquiler.

Al respecto, la asociación explicó que la figura del Arrendamiento con Opción de Compra (Acoc) para este segmento permitiría incorporar un modelo de seguimiento y de calificación de los hogares. “El futuro propietario tomaría la vivienda en arriendo por un periodo de dos o tres años, y luego de honrar cumplidamente los pagos mensuales, el canon y una porción de ahorro, lograría acceder a financiación formal, con el subsidio del Gobierno”, explicó la Asobancaria.

LOS ANTECEDENTES 


Para César Llano, consultor de banca de inversión e impulsor del tema cuando fue presidente de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), “la oportunidad es inmensa, pues se trata de un instrumento para el apalancamiento social y una medida anticíclica ideal para impulsar la inversión local y la extranjera hacia la vivienda. Sin embargo, sorprende que las diferentes iniciativas se hayan frenado”.

(Lea: ¿Pensando en comprar vivienda? ‘Leasing’ es una buena opción). 

A propósito de propuestas, también vale recordar que hace un par de años la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) sugirió poner en marcha un modelo de promoción de proyectos con uso exclusivo de alquiler diferente al que tiene el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) y al leasing que maneja la banca actualmente, este último utilizado en mayor medida por los estratos medio y alto.

En su momento, el gremio también propuso la participación de las firmas desarrolladoras en la construcción de proyectos para alquiler social, bajo un modelo en el que los hogares beneficiarios pudieran recibir un subsidio al canon para luego acceder a la propiedad de su vivienda.

Sin embargo, ese auxilio necesitaría de recursos y, ante eso, algunos analistas coinciden en que con la actual política fiscal que se ha ajustado con recortes a varios sectores, la previsión de dinero no estaría en la agenda en el corto ni en el mediano plazo.

Este diario consultó a la ministra de Vivienda, Elsa Noguera, quien señaló que han revisado las diferentes propuestas de los gremios y expertos en la materia, y recordó que se creó una mesa técnica en la que se discutieron los puntos que deben ser objeto de reglamentación por parte del Gobierno.

SE EVALÚAN INICIATIVAS 

Como resultado –reveló la funcionaria–, “esperamos que en el primer trimestre de este año contemos con una iniciativa para el diseño de un programa de alquiler o arrendamiento con opción de compra”.

Sin embargo, reconoció que para su implementación –y particularmente, para el otorgamiento de subsidios para el alquiler de vivienda de interés social (VIS)–, se requiere de la apropiación de recursos adicionales a los que a la fecha se encuentran asignados a los programas que hacen parte de la política de vivienda urbana del Gobierno.

SEGUIMIENTO AL HISTORIAL DE CARTERA DE LOS USUARIOS ES CLAVE 

El gerente de la compañía inmobiliaria Avacol, Manuel Alfonso Carrillo, coincidió en que parte del éxito de un programa de alquiler como el que sugiere Asobancaria, con subsidio al canon, está en la aprobación de recursos. Al respecto, reconoció que el entorno fiscal es complicado; sin embargo, señaló que, aun así, “en este momento de la economía, con menos crecimiento y un déficit de vivienda que aún es alto, es importante evaluar y reactivar todos los mecanismos posibles”.

Por eso, ve bien que la asociación esté, de nuevo, en posición de ayudar a fijar una política que pueda sustentar los créditos y, en consecuencia, las opciones de compra, donde el historial de cartera del arrendatario será de vital importancia. Según el directivo, esto no solo impulsaría el desarrollo de nuevas construcciones sino que activaría la solicitud de los préstamos hipotecarios y contrarrestaría, como lo advierte Asobancaria, el acceso al crédito, que aún es limitado por parte de la población informal y de menores ingresos.

RESTITUCIÓN DE INMUEBLES Y GARANTÍAS, TEMAS EN LA AGENDA 

Sobre la idea que retomó Asobancaria, la actual presidenta de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), María Clara Luque, asegura que viene trabajando con Minvivienda en el arrendamiento con opción de compra en los estratos 1 y 2, y con otras organizaciones que buscan impulsar la inversión para generar construcciones con el fin de alquilar. “Nuestros aportes pueden ser en el área de la restitución de los inmuebles –es decir, que haya más celeridad en la devolución cuando el inquilino incumple pagos–, y que es algo que se ha trabajado en el estrato alto, pero podría reproducirse en los rangos más bajos, a donde apunta la iniciativa. Igualmente, hay que mirar el tema de garantías, que podría hacerse de la mano de las afianzadoras y aseguradoras con el fin de prestar un buen servicio”, concluyó.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido