Constructores de vivienda buscan un blindaje contra la corrupción

Advierten el exceso de trámites, el ataque a las licencias con algunas decisiones administrativas y la sobrerreglamentación.

Aspectos generales de la cita de los constructores.

Aspectos generales de la cita de los constructores.

Cortesía Camacol

POR:
Portafolio
agosto 31 de 2017 - 09:14 p.m.
2017-08-31

En el congreso anual que convoca a los constructores, en Cartagena, se ha hablado de subsidios, de ventas de vivienda, de desaceleración de la economía y de un tema ineludible: la corrupción.

(Lea: ‘Urge reglamentación del subsidio para clase media’, Camacol

Los asistentes al evento organizado por la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) que se clausura hoy, no pudieron sustraerse de ello y en la tarima, como lo hicieron los periodistas Mauricio Vargas y Juan Gossaín, o en los pasillos, en boca de varios representantes del sector, la mala noticia que afecta al país fue debate obligado.

(Lea: ¿Cómo hacer un presupuesto para comprar vivienda?

Al respecto, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, señaló que “el concepto de ética debe estar en la agenda de los sectores público y privado, porque al final del día esto que está sucediendo hace que la gente no crea en las instituciones”.

(Lea: La renovación urbana llega a proyecto en el Polo Club

En el caso específico de la construcción de edificaciones, la presidenta de Camacol, Sandra Forero, señaló que “estamos acompañando acciones para luchar contra la corrupción, pero sin meter a todos en la misma bolsa”.

Por eso, la directiva volvió a llamar la atención sobre el exceso de trámites, el ataque a las licencias con algunas decisiones administrativas y la sobrerreglamentación, que en el camino pueden desviar los procesos y hacerle mucho daño al desarrollo.

Juan Manuel González, socio de la firma Pinilla, González & Prieto abogados, reveló que en conjunto con el gremio se diseñó un mapa de riesgos y una de las conclusiones fue que “si seguimos construyendo el ordenamiento territorial sin seguridad jurídica ni estudios técnicos, donde cada decisión se hace de forma subjetiva -incluidos los trámites de planes parciales y licencias, entre otros- el riesgo de corrupción siempre estará latente”.

Este diario también consultó a varios empresarios, quienes explicaron cómo se están blindando para contrarrestar el tema y coincidieron en la necesidad de intervenir para que la situación no toque, de alguna forma, los diferentes procesos que deben surtir quienes están vinculados al mercado edificador.

HABLAN LOS CONSTRUCTORES

Roberto Moreno, presidente de la constructora Amarilo, señaló que además de la acertada intervención gremial, en el interior de las compañías deben existir estrategias anticorrupción.

“En la compañía, por ejemplo, adoptamos una política de cumplimento que incluye un manual relacionado con el tema y un código de ética que contiene todos los principios y obligaciones que, por lo tanto, deben regir la actuación de todos los empleados y directivos de la compañía en su interacción con las autoridades y con cualquier tercero”, explicó el empresario.

En consecuencia -agregó Moreno-, “esto significa actuar siempre en el marco de la ley, planteando la prohibición expresa de realizar pagos indebidos y sobornos para lograr un resultado o agilizar trámites o cualquier otra conducta indebida; incluso, se implementaron canales de denuncias”.

En la misma línea está Andrés Arango, socio fundador de la constructora Urbanum: “Los riesgos por corrupción se deben manejar a través de procesos de control interno, que se montan en las compañías con consultores externos que vigilan las buenas prácticas y protocolos para el desarrollo de los negocios; es decir, trabajar todo el tiempo con los reflectores prendidos, donde todo debe ser visible”.

La alarma generada también ha dado pie a que otras organizaciones evalúen la problemática, entre ellos, el Consejo Profesional Nacional de Arquitectura y sus Profesiones Auxiliares (CPNAA).

Su presidenta, Sandra Milena Vargas, anotó en días pasados que “en aras de controlar y vigilar el buen ejercicio de la profesión dentro de los postulados de la ética profesional, en los últimos siete años se han sancionado a 90 arquitectos por incumplir el código relacionado con el tema; además, entre el 2016 y lo que va del 2017 se han abierto 267 nuevas investigaciones, es decir, casi dos denuncias diarias en contra de arquitectos”.

Se sumaron, también, la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería (Acofi) y el Consejo Profesional Nacional de Ingeniería (Copnia), que se reunieron para debatir sobre la ética, lo que les permitió identificar -entre otras- cómo la gran tarea está en prevenir para no llegar a otras instancias.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido