Otros Columnistas
consultorio

Repunte reencauchado

La mayoría de estas medidas del Gobierno no son nuevas y se originan en la reforma tributaria y en los programas anteriores.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
marzo 16 de 2017
2017-03-16 11:36 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El Gobierno presentó el plan “Colombia Repunta”, cuyo objetivo es impulsar el crecimiento económico mediante estímulos al sector privado y un aumento en la inversión pública y privada.

Según el Gobierno, este plan aportará 1,3 puntos porcentuales (p.p.) al crecimiento del PIB en 2017. Sin embargo, la mayoría de estas medidas no son nuevas y se originan en la reforma tributaria y en programas anteriores, pero que el año pasado sufrieron de baja ejecución.

Estos efectos los habíamos incorporado en nuestras proyecciones para 2017 y justificaban nuestro pronóstico de mayor crecimiento del PIB frente a 2016, razón por la cual lo mantenemos en 2,8%.

El Gobierno prevé que los estímulos al sector privado contribuirán 0,4 p.p. al crecimiento del PIB en 2017. Los más destacados serían: i) disminución del impuesto sobre las utilidades en los próximos años; ii) deducción plena del IVA en la adquisición de bienes de capital; iii) tarifa preferencial para el impuesto sobre las utilidades en zonas francas; iv) beneficios tributarios para la hotelería, la generación de energía renovable, las empresas en zonas afectadas por el conflicto, y las nuevas inversiones en el sector minero-energético.

Sin embargo, estos estímulos ya estaban contemplados en la reforma tributaria. De todos ellos, creemos que el beneficio para el sector minero-energético será el que más aportará al crecimiento de la economía, pero este mejor comportamiento ya lo habíamos incorporado en nuestras proyecciones. Habíamos estimado que las inversiones de capital de las empresas petroleras se mantendrían bajas, pero aumentarían con respecto a 2016 y contribuirían 0,2 p.p. al crecimiento del PIB este año, lo que contrasta con una fuerte contracción el año pasado, que restó casi 1,2 p.p. al crecimiento del PIB.

Los otros estímulos son la ejecución de la Ley Zidres, que busca impulsar la explotación de tierras para el desarrollo agropecuario, y la eliminación permanente de aranceles para la importación de 3.400 materias primas y bienes de capital que no sean producidos en el país.

La Ley Zidres fue sancionada hace un año, así que el único anuncio nuevo fue la eliminación de aranceles, aunque esa medida ya venía operando desde 2015 y se debía vencer en agosto de este año.

El Gobierno también estima unos incrementos en la inversión, que deberían contribuir 0,9 p.p. al crecimiento económico en 2017, pero casi todos los habíamos incorporado en nuestras proyecciones. Por eso esperamos que la inversión fija sea la de mayor repunte, pasando de contraerse 3,6% en 2016 a crecer 2,9% en 2017. Una parte de estas inversiones se financiará con el recaudo adicional de 6,1 billones de pesos de la reforma tributaria, aunque solamente 4 billones se destinarán a mayor inversión pública; el resto se necesita para cumplir con la Regla Fiscal.

Primero, el Gobierno estima que las inversiones en infraestructura, principalmente los proyectos de 4G y de Alianzas Público-Privadas (APP), ascenderán a 9,2 billones de pesos, comparados con 5,8 billones en 2016.

Esto podría sumar 0,4 p.p. al crecimiento de la economía en el 2017, que es similar a la cifra que habíamos estimado desde el año pasado. Estas inversiones no requieren de mayor gasto público.

Segundo, habría un aumento de la inversión en la construcción de vivienda. El Gobierno estima que se entregarán 101.000 nuevas viviendas este año, comparado con 76.000 en 2016. Sin embargo, estas inversiones hacen parte de los programas de estímulo que se anunciaron en 2014 y 2015. El año pasado fue de baja ejecución debido a retrasos en la estructuración de los proyectos, pero este año ya no habrá estos inconvenientes.

Por lo anterior, estimábamos que este año se iban a sentir con más fuerza los efectos de los cupos asignados en 2016 (buena parte se estarán ejecutando en 2017, debido a los retrasos mencionados), a lo cual se suman los más de 100.000 cupos que serán asignados este año. Estos programas aportarían 0,1 p.p. al crecimiento del PIB en 2017 y los recursos ya estaban aprobados.

Tercero, habría un aumento de la inversión en la construcción de aulas escolares. Este programa se anunció en 2015 y contemplaba la construcción de 31.000 aulas. En 2016 solamente se construyeron 4.400 aulas, con una inversión de 0,9 billones de pesos, también debido a retrasos en la estructuración de los proyectos.

Esto ya no será un impedimento, así que este año se construirían 18.400 aulas, con una inversión de 4 billones de pesos. Esta medida aportaría 0,1 p.p. al crecimiento del PIB en 2017 y los recursos provendrán principalmente del Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa y el resto de regalías y APPs.

Cuarto, se anunció que se destinarán hasta 4 billones de pesos adicionales para los acuerdos de paz. Los recursos provendrán del reacomodo de gasto que se hizo a finales de 2016 y de una porción del recaudo adicional de la reforma tributaria. Esta medida aportaría 0,1 p.p. al crecimiento del PIB en 2017.

Quinto, habría un aumento de las inversiones financiadas con regalías, pasando de 4 billones de pesos en 2016 a 6,1 billones en 2017 (de casi 12 billones disponibles), lo cual aportaría 0,1 p.p. al crecimiento del PIB en 2017. En lo corrido del año se han aprobado 500 proyectos, frente a 465 en todo 2016 así que el panorama es positivo.

Esto supondría un aumento del gasto público de las regiones frente a 2016, el cual fue un año de baja ejecución, debido al ciclo político asociado al primer año de los gobiernos departamentales y municipales. Este factor también lo habíamos incorporado en nuestros pronósticos.

Finalmente, se anunció la inversión de 1,3 billones de pesos en la construcción de vías terciarias. Este es el único anuncio nuevo en materia de gasto público. Los recursos provendrán principalmente de una reforma constitucional que ya se está presentando por fast-track, para que sea aprobada antes de 2 meses.

La reforma permitiría destinar más de 1 billón de pesos del Fondo de Ciencia y Tecnología del Sistema General de Regalías para este fin.



Andrés Pardo Amézquita, director ejecutivo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Carmen Salcedo Saldaña, subdirectora de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado