Habitación funcional para niños y adultos

Reemplazar el edredón, las fundas y los cojines puede ayudar a ajustar el cuarto del infante para un adolescente, sin necesidad de más gastos.

Escoger una habitación donde el niño pueda moverse y dormir cómodo en una cama amplía.

Es necesario hacer una elección pensando en lo que querrá el niño cuando sea grande e integrar el diseño del cuarto del bebé puede ser muy práctico.

Archivo particular. 

Vivienda
POR:
Portafolio
julio 15 de 2017 - 10:21 a.m.
2017-07-15

Muebles que se puedan adaptar y transformar con facilidad; ornamentos en colores planos y sin estampados; una decoración sencilla sin muchos elementos y diseño de espacios que guarden relación con el resto de la casa hacen parte de la lista de aspectos que una familia debe tener en cuenta si quiere que la habitación de su hijo perdure más allá de la adolescencia.

(Lea: La aplicación que le permite hacer reservas de habitaciones por horas

Y es que con la llegada de un hijo muchas familias optan por destinar espacios que se adecúen a ellos, sin tener en cuenta que, mientras ellos van quemando etapas de su vida a un ritmo acelerado, los colores, la funcionalidad del mobiliario y la decoración del cuarto se van quedando en la época de cuando eran unos bebés.

(Lea: Habitaciones blindadas para clientes VIP

Pero ¿qué hacer para que la habitación de los hijos no se quede atrapada en el tiempo y pueda transformase en la media que ellos crecen sin que esto se convierta en un dolor de cabeza para las finanzas del hogar?

(Lea: Airbnb ya golpea la industria hotelera de Bogotá, Cartagena y Medellín

EL TIEMPO consultó la opinión de varios expertos, quienes hicieron algunas recomendaciones claves para ese propósito.

Por ejemplo, si del mobiliario se trata, hacer una elección pensando en lo que querrá el niño cuando sea grande e integrar el diseño del cuarto del bebé puede ser muy práctico.

Manuela Vélez, diseñadora de Tres52, señala que hay varias opciones. “Camas a las que más adelante se les retiran los corrales son excelentes, ya que así perduran hasta la adolescencia. También, los muebles con cajonería y bibliotecas pueden permanecer siempre en la habitación”.

Además, la diseñadora indica que es importante pensar en comprar muebles con formas simples que funcionan con acabados laminados, de madera y de poliuretano, pues estos no se tornan infantiles.

Otro dato para tener en cuenta es usar estantería tipo cubo, que funciona como organizador y tiende a adaptarse para guardar otros elementos, según la necesidad que va surgiendo. Así como usar ornamentación con tonalidades planas y sin estampados, los cuales pueden ser combinados y ubicados más adelante en otro lugar de la casa.

DECORACIÓN

Los adornos también juegan un papel importante a la hora de habituar el espacio y todavía “se abre paso al uso de lo simple y lo suave, como las tonalidades pastel y ligeras con texturas muy marcadas, que fomenten el descanso y permitan ser mezcladas con mayor facilidad más adelante. Tonos blush, gris claro, champaña, trasparentes, cristales, cuadros, rayas, unicolores y semibrillos, según el contexto, son la tendencia hoy en los cuartos de los niños”, afirma Natalia Jiménez Ortiz, directora de proyectos para Home Reface Colombia y México.

Para Ortiz, los cojines, los tapetes, el tono de la caperuza de las lámparas y los accesorios móviles son piezas que, sise le añade un personalizado sutil, le da un sello inigualable a sus espacios.

Sin embargo, la experta sugiere hacerlo con elementos que se puedan cambiar fácilmente, así como aprovechar las paredes con wall papers texturizados y el uso de pintura mate en tonalidades neutras, como el gris ratón y el gris plata.

TENDENCIA 

Además de los muebles, los accesorios y las texturas recomendadas, lo fuerte en tendencias es integrar el diseño del cuarto del bebé con el resto de la casa.
“Por eso, el estilo que más está en auge es el nórdico o escandinavo, que se caracteriza por tener como color estelar el blanco, el cual aporta una sensación de amplitud, limpieza y luz al espacio; acompañado del negro, en pequeñas cantidades, como contraste en algunos objetos y también los tonos pastel”, anota Nayive Rodríguez, diseñadora y decoradora de Naromi Design.

A pesar de que los estilos varían muy rápido y así mismo caducan, las formas de diseño más imparciales transforman los espacios sin necesidad de llevar a cabo grandes inversiones.

Por otro lado, se usa mucho en las habitaciones motivaciones de juegos para los niños, alejándose un poco del mobiliario como tal. Sin embargo, la invitación de los expertos se dirige hacia los padres para que inviertan en elementos más funcionales y neutrales, tanto para el niño como para el adolescente.

Karen F. García Y.
kargar@eltiempo.com