Uno de los últimos lotes de El Salitre le abrió espacio a megaproyecto

La constructora Cusezar, BH Architecture y la firma Vendôme se unieron para desarrollar Madeira en un lote en el que inicialmente se harían oficinas.

Proyecto Madeira

La obra tiene cuatro fases y su ejecución tomará entre cinco y siete años.

Cortesía: Cusezar

Vivienda
POR:
Portafolio
junio 20 de 2017 - 09:29 p.m.
2017-06-20

Colombia no es nuevo para la firma del arquitecto inglés Brandon Haw, BH Architecture. Menos aún para la compañía Cusezar, que ha construido una historia inmobiliaria en el país y en el exterior, a la que ahora le sumará un proyecto de vivienda en el occidente de Bogotá.

(Lea: Costos de la construcción de vivienda aumentaron 3,77%

El complejo identificado como Madeira –en el que también participa la firma Vendôme, encargada de adquirir, desarrollar y gestionar recursos para este tipo de obras– está ubicado en un lote de 26.130 metros cuadrados, en la intersección de las avenidas El Dorado y Rojas.

(Lea: Nuevos compradores de vivienda ahorrarían 15% en el pago de intereses

Son diez torres para 850 apartamentos que se edificarán en cuatro fases (la primera, lista para lanzarse), cuya ejecución tomará entre cinco y siete años.

(Lea: El plan de choque moverá ‘stock’ acumulado de vivienda

Sobre los antecedentes de la construcción, Haw le dijo a Portafolio que el diseño a cargo de su estudio tuvo que enfrentar varios retos, entre ellos el evidente caos en la movilidad del sector que –aclaró– no es exclusivo de Bogotá.

“Ciudades como Buenos Aires o Río de Janeiro, para citar solo dos de Latinoamérica, padecen el mismo problema y por eso este tipo de obras merecen un trato urbanístico particular”, reconoció.

OBRA ICÓNICA

De hecho, según el arquitecto, no se trataba de hacer un proyecto más. Muestra de ello fue la definición de los espacios urbanos, que fue determinante y tuvo un tratamiento similar al de proyectos en Nueva York, París o Londres.

“Esto obligó a tener en cuenta variables como los espacios internos y las jerarquías, por ejemplo, a través de áreas y parques de diferentes tamaños, que permitieron crear un diseño acorde con la planeación y el ordenamiento de la zona”, anotó.

“Con el cuidado en cada uno de esos detalles, que incluyeron un trabajo de paisajismo único, la idea es que los residentes se apropien de los espacios y que el sentido de pertenencia sea una constante”, enfatizó Haw, quien agregó que una de las maneras de intervenir las características especiales del eje de la Avenida El Dorado, entre ellas la afluencia vehicular, fue –precisamente– desviar la atención de la calle 26 y enfocarla, mejor, en el interior de Madeira.

HACER LA DIFERENCIA


La idea, según Álvaro Peláez, gerente General de Cusezar, es diferenciadora porque “de la mano de Brandon no solo se tiene la experiencia en construcción, sino que hay valores agregados con sus influencias conceptuales de diseño, que cumplen las expectativas en calidad, estética y habitabilidad”.

Esto incluye, por lo tanto, un análisis del tipo de comprador y de residentes que quieren atender. En ese sentido, la idea es atraer personas solteras, independientes, parejas sin hijos –pero con ingresos para hacer un capital– o inversionistas interesados en adquirir una propiedad con el objetivo de generar renta a través del alquiler. De paso, hay un componente de valorización que, según Cusezar, ya identificaron, si se tiene en cuenta que desde hace una década construyen en el sector.

En Twitter: @GabrielFlorezG