Inmobiliarios mueven otros negocios para enfrentar la desaceleración

Ahora, la diversificación incluye fondos de inversión locales y extranjeros y administradores de inmuebles, entre otros.

Construcción de vivienda

Hay fondos de inversión con diez o más propiedades de varios usos que demandan servicios especializados.

Abel Cárdenas

POR:
Portafolio
agosto 22 de 2017 - 07:50 p.m.
2017-08-22

El ‘todero’ de antaño en el negocio inmobiliario le dio paso a un mercado más sofisticado y diversificado, en el cual no solo se vende o arrienda.

(Lea: Prodigy Network inicia proyecto en Manhattan

“Estamos en un periodo de maduración y, con este, han aparecido empresas locales y extranjeras involucradas en un proceso que trasciende un solo negocio”, dijo Aurora Turriago, directora de Investigación de Mercados de Colliers International, quien agregó que atrás quedó el dueño del lote que, entre otras funciones, edificaba, vendía, alquilaba y administraba.

(Lea: Ibagué se promueve como sitio para segunda vivienda

Hoy –anotó la directiva–, hay fondos inmobiliarios que manejan recursos e inversiones más robustas; constructores con un portafolio más amplio, o firmas especializadas en la comercialización de los proyectos, lo que confirma la existencia de un mercado reinventándose constantemente.

(Lea: El área aprobada para construcción cayó 4,6%

La demostración de esa dinámica también está representada en el Producto Interno Bruto (PIB) reportado por el Dane, que tiene una categoría que incluye, además de la construcción de vivienda y otros usos, su arreglo y mantenimiento. A esta hay que sumarles las actividades inmobiliarias y de alquiler, cuyo PIB –según la entidad estadística– se incrementó 2,9% en el primer semestre del año frente al mismo lapso del 2016; algo relevante, si se tiene en cuenta que el de edificaciones residenciales (casas y apartamentos) cayó 8,7%, mientras que el de otros usos bajó 8,1%.

Incluso, basta tomar solo el dato del mercado de arrendamiento residencial en el país que, según la firma Economía Urbana y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mueve cerca de $23 billones anuales, en promedio; un monto considerable que equivale a cerca del 3% del PIB. Cabe destacar que de este total, aproximadamente $14 billones provienen de los gastos en arriendo de los hogares con ingresos menores a cuatro salarios mínimos.

Esto, en medio de la desaceleración que atraviesa el país, es una buena noticia. Sin embargo, el negocio trasciende este mercado y se ha abierto a otras líneas.

Al respecto, Turriago destacó cómo los actuales fondos de inversión tienen diez o más propiedades de varios usos que demandan servicios especializados.

En el caso de Colliers, el volumen de inmuebles les abrió las posibilidades en el área de administración. Esto va atado a la llegada de empresas multinacionales que llegan al país exigiendo altos estándares y más compañías locales especializadas en cada actividad.

“En el proceso, el auge del mercado corporativo (oficinas) ha sido determinante; se suman, además, otros usos como bodegas, lotes y comercio que mueven muchos negocios y necesitan gente preparada. Esto, de paso, ha obligado a profesionalizar la actividad”, enfatizó.

PROFESIONALIZACIÓN

A propósito de la profesionalización, en días pasados la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) reveló que tiene en marcha un Plan Nacional de Formación que incluye gestión financiera, legislación inmobiliaria y fundamentos tributarios, entre otros frentes.

Se trata de una gestión de cobertura nacional, en la cual la entidad ya tiene procesos en marcha en Bogotá, Cartagena y Yopal, y en los departamentos de Caldas, Quindío, Risaralda y Norte de Santander. Y en la agenda hay contactos pendientes con las organizaciones afiliadas de Cesar, Huila, Caquetá, Nariño, Putumayo, Tolima y Sucre.

En línea con esta dinámica, Federico Estrada, gerente de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín y Antioquia, destacó cómo históricamente la categoría de servicios inmobiliarios se ha mantenido estable. “Y ha sido así porque no está tan amarrada a los ciclos económicos. De hecho, se mantiene entre 3% y 4%”. Esto, por lo tanto, da cuenta de las posibilidades del sector, al margen de los negocios tradicionales de venta y arrendamiento.

En Twitter:@GabrielFlorezG

Siga bajando para encontrar más contenido