A los colombianos les gusta ir a las tiendas de barrio porque les fían

Se calcula que entre 63 y 65 por ciento de las compras de alimentos se hacen a través de esa vía, superando a los almacenes de cadena y a las grandes superficies.

Tiendas

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
noviembre 19 de 2017 - 11:57 a.m.
2017-11-19

Las tiendas de barrio soportan los embates de grandes supermercados, de cadenas de descuentos fuertes y otro tipo de negocios como cafeterías y salones de belleza.
Esos establecimientos siguen siendo los reyes en el país también a pesar de la aparición en sus inmediaciones de otros formatos de comercio al detal como droguerías-supermercados, ventas de juegos de azar, plataformas de giros de moneda, barberías, ‘corrientazos’, asaderos, tiendas para mascotas, ferreterías y salsamentarías.

Lea: (Código de policía, impuestos y competencia digital: las preocupaciones de los tenderos).

Según la empresa Servinformación, por su lado, los negocios de diversión y consumo de bebidas alcohólicas, como bares, discotecas y juegos de suerte y azar, significan 7,2 por ciento de los negocios, por lo que también se notan en el paisaje de los barrios colombianos.

Lea: (¿Dónde, cuándo y cómo merca el Dane?).

Igualmente, se estima que por cada 10 establecimientos en Colombia donde se venden comidas listas y semipreparadas operan 3 sitios de entretenimiento, como los propios bares, galleras y billares, entre otros.

Volviendo a las tiendas de barrio, Servinformación agrega que representan el 22,2 por ciento (64.103 locales), de los 288.623 pequeños negocios que existen en 19 grandes ciudades y municipios del país.

Sin embargo, a nivel nacional representan el 29,6 por ciento, dado que se estiman en 720.000 los pequeños negocios y en 215.000 las tiendas. Es decir que de cada 10 locales 3 corresponden al canal tradicional.

También se calcula que entre 63 y 65 por ciento de las compras de alimentos de los colombianos se hacen a través de esa vía, superando a los almacenes de cadena y a las grandes superficies.

Servinformación agrega que el censo reciente en las 19 ciudades y municipios arrojó además que el 8,4 por ciento de los puntos de venta en Colombia son peluquerías y salas de belleza; 8,1 por ciento, restaurantes; 7 por ciento, cacharrerías; 4,5 por ciento, cafés internet y cabinas telefónicas; 4,4 por ciento, cafeterías y heladerías; 3,8 por ciento, panaderías y pastelerías; 3,8 por ciento, bares y ‘grills’; 3,4 por ciento, ferreterías; 3,1 por ciento, droguerías; 2,5 por ciento, licoreras-cigarrerías; y 2,4 por ciento, famas (carnicerías).

El gerente comercial de Servinformación, Luis Faviani Rincón, afirma que las tiendas de barrio son los negocios más comunes porque las familias pueden instalarlas en el garaje y obtener una fuente de ingresos adicional o principal.

Es por esto que todos los días, así como se crean se cierran, seguirán siendo tendencia, ya que los consumidores todavía buscan la cercanía con personas que sepan su nombre, que conozcan la familia y sobre todo que fíen”, agrega el ejecutivo.

GRAN ALCANCE

Por su parte, el director del programa Fenaltiendas, de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Juan Ernesto Parra, dice que las tiendas de barrio comercializan el 52 por ciento de las categorías de productos, y el comercio moderno el 48 por ciento.

No obstante, si se mide la canasta básica familiar pueden llegar a colocar hasta el 80 por ciento.

Las estadísticas de la organización son muy similares a las de Servinformación porque calcula en 719.000 el número de pequeños comercios en Colombia, aunque estima que el 37 por ciento (266.000) son tiendas de barrio.

Además, señala que una de cada tres tiendas tiene rejas en el mostrador, pues se encuentran ubicadas en barrios y zonas vulnerables.

Otro factor, que, según Parra, muestra el nivel de penetración del canal tradicional es que el 96 por ciento atiende los estratos 1,2 y 3.

Agrega que otro imán del canal es que el tomador de decisiones está cerca del consumidor y puede porcionar los productos y adecuarlos a la fuente de ingresos de este.

ROLANDO LOZANO GARZÓN
EL TIEMPO
rolloz@eltiempo.com@rolandolozano3

Siga bajando para encontrar más contenido