Al rescate del aceite de oliva

Nuevos mercados, particularmente en China, Japón, Brasil y Rusia, claman por este producto.

Aceite de oliva. Las grasas monoinsaturadas que se encuentran en este alimento ponen en marcha los genes relacionados con la que
Negocios
POR:
Portafolio
abril 04 de 2016 - 07:39 a.m.
2016-04-04

La sed del mundo por aceite de oliva no parece abatirse con los numerosos escándalos que denuncian que 80% del producto en el mercado es fraudulento. El consumo en este momento alcanza niveles récord.

La tendencia global hacia hábitos alimenticios saludables, en los que el aceite de oliva tiene un papel importante por los beneficios para la salud, parece dejar sin efecto el coro de denuncias sobre corrupción y dominación por parte de la mafia, especialmente en Italia, de la industria de aceite de oliva.

Los grandes supermercados siguen abasteciéndose de marcas reconocidas que están siendo investigadas por adulteración del producto, y los gobiernos siguen permitiendo la importación de decenas de miles de botellas con etiquetas erróneas.

Algunos expertos creen que en lugar de aceite de oliva completamente falso, el problema es aceite de oliva de baja calidad etiquetado deliberadamente como virgen o extra virgen. Probablemente se trata de aceites de oliva procedentes de Siria, Turquía, Marruecos, Túnez y Grecia o de mezclas con aceites comunes. Incluso en los supermercados italianos la tasa de aceite de oliva fraudulento se estima en 50 %.

Aun así, nuevos mercados, particularmente en China, Japón, Brasil y Rusia, claman por el producto, los mercados existentes piden más y nuevos productores entran en la arena. La industria parece lista para una transformación profunda.

Mundo confuso
En este momento el mundo del aceite de oliva es bastante confuso y caracterizado por grandes números. El consumo mundial se duplicó en 2015 a un récord de 3.295.911 toneladas, un aumento del 73 % en los últimos 25 años. Los Estados Unidos consumieron 339.000 toneladas el año pasado, que representan un aumento del 250 % en el mismo periodo. En Japón el incremento fue de 1.400%.

Al mismo tiempo, los casos de fraude y falsificación se han multiplicado a un estimado de 16 mil millones de euros en ingresos el año pasado - y eso es sólo en Italia.
Italia, con más de 250 millones de olivos, 533 variedades de aceitunas y 43 ‘fuentes de origen’ protegidas por la Unión Europea, aparece a la cabeza de la lista en todo lo referente a aceite de oliva.

Aunque no es el único país afectado por la participación de la mafia y la falsificación, Italia encabeza también esa lista con una vasta industria criminal en torno al rentable negocio y una serie de escándalos internacionales sobre fraude y etiquetado incorrecto que han incluido siete de las marcas más conocidos como Bertoli, Sasso y Carapelli.

Al mismo tiempo, el informe dice que el problema de la ilegalidad en la industria de aceite de oliva italiano es bien conocido precisamente debido a los esfuerzos del país para luchar contra ella. De hecho, los esfuerzos investigativos han puesto a Italia como líder de la seguridad agroalimentaria europea.

Los escándalos más recientes, como la vinculación de la mafia con 7.000 toneladas de aceite fraudulento decomisado al comienzo del año y sobre etiquetas falsificadas, fueron revelados dentro de la operación encubierta más grande por parte de la policía italiana, conocida como ‘Mamma Mia’.

“Debemos recuperar nuestra reputación”, dijo Colomba Mongiello, presidente de la Comisión del Senado contra la falsificación, en respuesta a una encuesta que muestra que el 99 % de los visitantes extranjeros creen que el aceite de oliva italiano es adulterado y que los consumidores están siendo engañados.

Ventas por internet
El problema se agrava con la creciente expansión de las ventas de aceite de oliva por internet. De ahí la urgencia de abordar la seguridad y reforzar la transparencia por parte del gobierno italiano y organizaciones de cultivadores y productores.
Recientemente el parlamento aprobó multas de hasta 10.000 euros por la falsificación de aceites de oliva y recomendó medidas para garantizar que el derecho penal prevalezca sobre las sanciones administrativas.

Gobierno y organizaciones privadas se unieron para poner en marcha un nuevo ‘súper sello’. La Confederación Italiana de Agricultores, el Consorcio Nacional de Productores de oliva, y la Casa de Moneda crearon sellos numerados individualmente con códigos QR para poner a los cuellos de las botellas.

Queda por ver si esos esfuerzos pueden devolverle a Italia su posición preeminente, especialmente ahora que nuevos productores están ingresando y transformando la industria. Túnez, por ejemplo, ha entrado al grupo de los principales exportadores de aceite de oliva del mundo. En la lista de otros nuevos productores en rápido crecimiento figuran California, Australia y varios de los países Balcánicos.

Muchos productores de aceite de oliva y grupos de agricultores temen que las multas, castigos y controles no son suficientes para detener la actividad criminal que genera tantos millones de euros.

Cecilia Rodríguez
Especial para Portafolio
Luxemburgo