Acuerdos de la Alianza del Pacífico impulsaría el mercado de tecnología de la salud

En el segundo semestre empezarían conversaciones entre los gobiernos de Colombia, México, Chile y Perú para homologar los acuerdos.

Cafesalud

La EPS realiza casi 60 millones de actividades de salud al año, como esta atención de ambulancia aérea.

Cortesía Cafesalud

Negocios
POR:
Portafolio
julio 06 de 2017 - 09:13 a.m.
2017-07-06

“Es una gran oportunidad que el Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico, CEAP, esté en cabeza de la Andi, pues esto quiere decir que el sector público llamará pronto al privado para avanzar en las mesas de negociación antes de finalizar el año. Soy optimista al pensar que nuestro sector dará victorias tempranas a las negociaciones de la Alianza del pacifico”, explica Marisol Sánchez, directora ejecutiva de la Cámara de Dispositivos Médicos e Insumos para la Salud de la Andi, a unos días del cierre de la Cumbre de Alianza del Pacífico 2017, con respecto a la homologación de los acuerdos que se trabajaron durante dos años en conjunto con el sector privado de los países miembros.

Al entrar en vigencia, los acuerdos implicarían ganancias tempranas para el bloque de los países de Alianza del Pacífico -Colombia, México, Chile y Perú-, en temas como el aumento de la calidad y la seguridad de los productos para estar en consonancia con la convergencia regulatoria, la clasificación de riesgo, la facilitación de requisitos para la comercialización; el combate del comercio ilegal, la favorecimiento de la transparencia del sector, la agilización de las actividades de importación y exportación y la ampliación de los mercados para un repunte positivo en la balanza comercial.

“Estos acuerdos beneficiarían a fabricantes y exportadores colombianos de dispositivos médicos al ampliar y profundizar su comercio; y paralelamente a empresas multinacionales que tienen filiales en los demás países de la Alianza, ya que les permitirá homologar sus procesos de trámites y tiempos para la entrada de los dispositivos médicos. Pero, sin duda, los grandes beneficiados serán los pacientes, porque aumentará el acceso a la tecnología médica con mayor competencia en los mercados, al tener a disponibilidad de dispositivos médicos que contribuyan a mejorar su condición de salud y su calidad de vida”, agrega Marisol Sánchez.

Uno de los beneficios que trajo esta Cumbre de Cali fue el mandato presidencial de impulsar la tecnología de la información, que, sin duda, es pertinente al sector de los dispositivos médicos, en cuanto al acceso de los equipos de monitoreo vía remota y equipos de telemedicina que permiten llevar el cuidado, la prevención de la salud, el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades a la población con poco acceso hasta el momento, en países como los de la Alianza, de geografía compleja y poblaciones de escasos recursos.

La propuesta del reconocimiento de los títulos profesionales entre los países de la Alianza, fue otro de los proyectos impulsados en la Cumbre, que beneficiaría a profesionales del sector de dispositivos médicos, como técnicos e ingenieros químicos que podrán trabajar en empresas de los cuatro países sin tantos trámites para homologar sus títulos.

En la medida en la que se eliminen barreras arancelarias y entren en vigencia los acuerdos propuestos para regulación, va a haber una mayor penetración en los mercados. Esto impulsado además por la creación en esta Cumbre de una nueva categoría para negociar acuerdos de libre comercio con terceros, con bloques o con países observadores del primer mundo, que generará mayor oferta y acceso de tecnología médica innovadora.

Y los avances ya se están viendo, pues Perú está en proceso de modificación de su reglamento para registro, control y vigilancia sanitaria de dispositivos médicos, para estar acorde con las normas de los otros tres países. Cofepris de México e Invima, su homólogo en Colombia, han impulsado un trabajo conjunto para eliminar obstáculos en el comercio de productos para la salud, homologación de criterios para el reconocimiento de estudios de bioequivalencia y la mejora en tiempos de capacidad regulatoria, entre otros. “Actualmente el área de Dispositivos Médicos del Invima asesora a la autoridad sanitaria de Chile en temas de tecnolovigilancia, lo que nos permite revisar si vamos por buen camino en términos de la homologación”, señala Marisol Sánchez.

La regulación de estos acuerdos impulsaría el crecimiento del sector de tecnología médica que actualmente se espera este alrededor de un 7% en los próximos cinco años, lo que repuntaría las exportaciones de Colombia hacia los países de la Alianza,
ya que el sector de los dispositivos médicos es considerado como estratégico en este ámbito dado su potencial de crecimiento.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, Colombia sería el segundo país con mayor crecimiento dentro de la Alianza en el 2017, con un 2.3%, por debajo de Perú, que se espera registre un 3.50%.