Airbnb ya golpea la industria hotelera de Bogotá, Cartagena y Medellín

Los empresarios le piden al Gobierno reglamentar la prestación de servicios para que todos
paguen impuestos. Una 'APP' tiene acorralado al sector.

Hoteles

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

Negocios
POR:
Portafolio
agosto 01 de 2016 - 11:36 p.m.
2016-08-01

Como sucede con Uber en el transporte público de taxis, la aplicación tecnológica Airbnb tiene acorralado al sector hotelero del mundo, y Bogotá no está libre del efecto de este fenómeno.

Cifras extraoficiales indican que en la capital del país ya hay más de 2.000 habitaciones inscritas en este sistema, considerado ilegal, disponibles para ser ocupadas por nacionales y extranjeros que acuden a los servicios informales para hospedarse a tarifas inferiores. En total, la ciudad cuenta con unas 12.000 habitaciones formales, según cifras de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco), es decir, que la aplicación tiene en el mercado el 17 por ciento de la oferta. (Lea: En 12 años, Colombia se desatrasó en hotelería)

Los hoteleros tradicionales protestan porque los inmuebles disponibles en Airbnb no cumplen con la reglamentación que rige la prestación de este tipo de servicios en el país, no pagan impuestos como lo hace el sector formal, y la generación de empleo es mínima, entre otros aspectos. Esta situación hace que la hotelería nacional se enfrente no solo a la sobreoferta inmobiliaria nacional, sino a la competencia desleal provocada por la aplicación. (Lea: ¿Cuáles son los 'karmas' del sector hotelero, según Cotelco?)

Según las cifras de los hoteleros tradicionales, las ciudades del país más afectadas por este nuevo esquema conocido como plataformas de economías asociativas, son Bogotá, Cartagena y Medellín. Si la entrada de extranjeros a Bogotá creció 13% ¿por qué la ocupación no crece a un ritmo similar? se preguntan los empresarios, e indican que están de acuerdo con el sistema si trabajan en igualdad de condiciones.

BUSCAN SALIDAS

Recientemente se reunieron en Buenos Aires, las federaciones hoteleras de Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Perú y Colombia, para abordar el problema de la aplicación tecnológica, el cual se está analizando desde diferentes puntos de vista.

Uno es determinar cuáles son las cosas que los turistas de todos los niveles quieren y necesitan, a fin de que el sector formal pueda atender esa demanda. Es decir, hacerse una autocrítica. También se examinará cuál es el avance en la adopción de tecnología por parte de los hoteles, con el fin de lograr el contacto directo con los usuarios en internet.

Es clave mirar qué es lo que está pasando con las páginas web para que estas sean más afectivas y expeditas para la compra de servicios por parte de los clientes.

El otro punto es que algunos hoteleros formales han comenzado a incursionar en Airbnb, para conocer el sistema, es decir, que están optando por unirse al enemigo, debido a que hasta ahora les está quedando difícil derrotarlo. Han adquirido inmuebles para inscribirlos en la aplicación global.

Otro frente en el que trabajarán los hoteles de Suramérica consiste en pedirles a los gobiernos locales que reglamenten la prestación de servicios hoteleros. Si los inmuebles inscritos en Airbnb, pagan impuestos, no podrían competir con la hotelería tradicional.

Una de las conclusiones de la reunión de Buenos Aires es que los hoteleros de la región
no se van a poner en contra de la realidad mundial, pero sí necesitan que la competencia se desarrolle en igualdad de condiciones y con las mismas reglas de juego.

En la actualidad, ciudades como Berlín (Alemania) y Barcelona (España) tienen reglamentado el uso de aplicaciones para servicios hoteleros, pero a los dueños de esos inmuebles los obligan a pagar tributos. En el caso colombiano, estos se refieren a IVA, los parafiscales y registro de turismo, entre otros tributos.

Portafolio conoció que en el país se está estructurando un plan piloto liderado por Cotelco, para identificar apartamentos, en Bogotá, destinados al servicio Airbnb, para que la Secretaría de Hacienda les cobre los mismos impuestos que pagan los establecimientos comerciales.

MÁS HOTELES RESIENTEN EL NEGOCIO

La entrada en operación del pico de hoteles construidos en Bogotá en los últimos cinco años comenzó a pasarle factura al negocio hotelero de la capital colombiana.

Los empresarios del sector están preocupados por la actual situación, pero aspiran a que en dos años haya una recuperación efectiva, una vez finalice el auge de inauguración de hoteles, mientras que la demanda continuará creciendo.

El sector espera que el acuerdo de paz con las Farc mejore la imagen del país en el exterior y Colombia se convierta en un sitio atractivo para que los extranjeros pasen vacaciones o realicen convenciones y congresos de empresariales.