Algunas razones de la caída en la demanda de gas natural vehicular

El aumento del precio en las estaciones de servicio, por cuenta de la devaluación, ha retraído la dinámica para la conversión de vehículos a GNV.

Gas Natural Vehicular

Archivo Portafolio.co

Negocios
POR:
Portafolio
abril 06 de 2017 - 03:54 p.m.
2017-04-06

Tal sólo el 10% del total del parque automotor en Colombia está convertido a Gas Natural Vehicular. Además, el crecimiento es lento y el consumo de este producto también ha caído.

Ese es el panorama en el que se encuentran el consumo de Gas Natural Vehicular en el país, según un informe de Concentra, publicado este jueves por Portafolio.

(Lea: Demanda de gas natural vehicular pierde terreno). 

Pero, ¿a qué se debe que los conductores estén optando menos por convertir su vehículo a Gas Natural?

Una de esas razones es la creencia de los conductores de que este cambio puede generar daños en la culata y un menor rendimiento de los motores.

Sin embargo, para los expertos, el uso del gas natural vehicular permite ahorros cercanos al 50 por ciento frente a la de la gasolina, además, alarga la vida del motor y genera menos contaminación.

No obstante, un vehículo convertido a gas sí puede perder potencia, aunque no afectará el funcionamiento del vehículo si se hace el mantenimiento y la sincronización adecuada.

Otra de las razones que también ha influido en el descenso de su consumo es que el Gas Natural Vehicular ha perdido dinámica frente a la competitividad que han tenido los combustibles líquidos en los últimos dos años por cuenta de un incremento en los costos.

“La caída en el precio del barril de petróleo incidió en el valor de los combustibles líquidos y al incremento de la tasa representativa del mercado, o la devaluación que han incrementado los costos del gas para las estaciones de servicio ya que estos están indexados al dólar”, precisó Santiago Mejía, gerente de GNV de Terpel.

Este fenómeno ha retraído la dinámica para la conversión de vehículos a GNV.

“En nuestro caso las ventas del negocio en el 2016 fueron cerca de $430.000 millones, mientras que para el 2015 fueron del orden de $493.000 millones”, indicó.

Esta situación, ha hecho que la industria ponga sus ojos ahora en los vehículos de transporte masivo de pasajeros.

En la actualidad, según el informe de Concentra, los sistemas integrados de transporte masivo en Medellín, Cartagena, Palmira y Sincelejo cuentan con buses que se encuentran operando con GNV.

Así mismo, el transporte masivo de Bogotá tiene como objetivo incorporar en los próximos años, entre un 5 % y un 20 % de su flota, buses que operen con nuevas tecnologías más limpias, confiables y eficientes que cumplan con las normas internacionales Euro VI.

De acuerdo con el informe de Concentra, la reducción en la tasa de crecimiento de vehículos convertidos, el aumento de la proporción de vehículos vencidos y la disminución en la competitividad de los precios de GNV han tenido un impacto negativo sobre este sector.

Según las tendencias actuales en precios, el ahorro de GNV con relación a la gasolina corriente y el ACPM no supera el 25 % y 16 % respectivamente.

En cuanto al número de conversiones anuales, su tasa, en los últimos tres años, ha caído en un promedio anual de 20 %. Adicionalmente, tan solo el 47 % de los vehículos convertidos se encuentran activos.