Así es el negocio de los homeopáticos en Colombia | Negocios | Portafolio

Así es el negocio de los homeopáticos, que mueve más de $600.000 millones en el país

Líderes gremiales dicen que, incluso, podría ser más lo que consumen los colombianos al año, pues se trata de un área en auge.

Homeopáticos

Por norma, en Colombia los homeópatas deben ser médicos graduados y con estudios en alguna institución reconocida por el Estado.

Archivo particular

POR:
Portafolio
diciembre 11 de 2016 - 03:52 p.m.
2016-12-11

Luego de que, hace pocos días, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC por sus iniciales inglés) obligara a que los productos homeopáticos pongan en su etiqueta cuál es su nivel de eficacia y seguridad, en Colombia el Invima está considerando la pertinencia de generar una norma en ese mismo sentido.

“Estamos estudiando el tema y nos pronunciaremos luego de haber surtido el análisis al interior del Invima y del ministerio de Salud y Protección Social”,
contestó la entidad por escrito ante una pregunta de Portafolio al respecto.

En esta, que es la autoridad sanitaria para los alimentos y los medicamentos en el país, existe una comisión especializada que conforman cuatro médicos homeópatas en representación de asociaciones profesionales, y un químico.

(Lea: El mercado de medicamentos se alista para tener 4 jugadores más). 

El asunto no es de poca monta, si se considera que en el país se consumen 11,7 billones de pesos al año en medicinas, según cifras suministradas por la Cámara Colombiana de Medicamentos de la Andi. Y operadores del sector indican que entre un 5% y un 7% corresponde a los homeopáticos, es decir que el mercado específico de estos ascendería a una cifra ubicada entre los 580.000 y los 800.000 millones de pesos anuales.

Se trata de un sector con un auge exponencial a nivel mundial y mucho más en el ámbito local.
Fabio González, representante de la Asociación de Médicos Investigadores en Terapéuticas Alternativas (Amit), asegura que su crecimiento en las últimas dos décadas se acerca al 500 por ciento.

Su colega Germán Benítez, integrante de la Asociación Médica Homeopática de Colombia (Asmhoc) indica que hace una década había si acaso 20 farmacias de este tipo en Bogotá y hoy día pasan de 500. Algo similar ocurre en el resto del territorio nacional.

CASI TODO ES IMPORTADO

La mayor parte de los productos que expenden vienen del exterior, pues en el país solo existen siete laboratorios homeopáticos habilitados que también traen del exterior las tinturas (materia prima de ese tipo de medicina) y las procesan convirtiéndolas en pastas, cápsulas, inyecciones, gotas u otro tipo de presentación. En otras ocasiones, los mismos homeópatas ponen a tono la fórmula dependiendo de las necesidades individuales de cada paciente.

Se estima que en el mundo existen casi 3.000 referencias. Algunas corresponden a unitarios (una sola molécula),
que no necesitan registro sanitario en Colombia ni fórmula médica para ser vendidos, y otros son compuestos (dos o más moléculas), que sí lo
requieren.

“Es decir que si dice que es bueno para el vértigo tiene que haber un estudio clínico donde se muestre su eficacia”,
explica Benítez. En ese sentido, significa que cumplen con la especificación que ahora está ordenando la FTC en EE. UU. y en esa medida no habría una afectación en el mercado local.

Para el especialista González, la esencia de la discusión está en que Estados Unidos pasó de la ausencia de regulación a un exceso de la misma, mientras que Colombia lleva un buen recorrido en ese campo.

“En Colombia, la legislación establece las normas para prepararlos, comercializarlos y venderlos. La etiqueta debe decir el nombre del medicamento básico y que es un medicamento homeopático”, anota.

Tanto él como Benítez están de acuerdo en que la determinación del ente rector del comercio en ese país tiene mucho que ver con la presión de las multinacionales de los medicamentos que ven “pasos de animal grande” en la competencia de las medicinas alternativas.

No obstante, también defienden que la homeopatía base cada vez sus argumentos en la investigación y menos en la tradición.

“Todo lo que sea garantía para el consumidor es muy bueno. Creo que nadie tiene por qué molestarse por eso. Otra cosa es la calidad, y hay excelentes productores en ese tipo de medicina, pero también habrá otros que no tengan la suficiente confianza por parte de los consumidores”, expresó por su parte Rodrigo Arcila, director de la Cámara de Medicamentos de la Andi, donde están representados los laboratorios halopáticos.

AUMENTA LA FORMACIÓN EN EL ÁREA

En el país existen tres universidades con posgrados que profundizan en el conocimiento de la homeopatía: la Nacional con su maestría, la Fundación Universitaria Luis G. Páez con su especialidad y la Juan N. Corpas también con su especialidad en terapéuticas alternativas, que incluye homeopatía.

De allí han salido más de 300 especialistas, pero los galenos que formulan productos homeopáticos pueden ser más de 5.000, según Fabio González, de la Amit, pues hay entre 5 y 6 facultades de medicina que han montado diplomados.

El precursor de esta disciplina, en el siglo XIX, fue el alemán Samuel Hahnemann.

Néstor Alonso López
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido