Atlantis convierte sus luces navideñas en ayuda social

Por segundo año consecutivo, el establecimiento no tendrá decoración luminosa en esta temporada, porque los $300 millones que cuesta este programa se invertirán en educación y salud.

Paulo José Lara Restrepo, el gerente general del centro comercial Atlantis Plaza.

Paulo José Lara Restrepo, el gerente general del centro comercial Atlantis Plaza.

Édmer Tovar

POR:
Portafolio
diciembre 01 de 2017 - 08:20 p.m.
2017-12-01

En diciembre de 2015, los directivos del centro comercial Atlantis Plaza, uno de los más exclusivos de Bogotá por el nivel de sus locales comerciales, se reunió para analizar la posibilidad de darle un giro a la decoración de Navidad.

La propuesta que se impuso consistió en sustituir la suntuosidad de los arreglos por una obra social. El Consejo de Administración estaba preocupado porque la tradición consistía en darle un sentido comercial a la temporada para atraer a más visitantes y compradores.

(Lea: Hard Rock Café Bogotá alista su nuevo ‘look’

Aún así, ese año, el edificio del centro comercial fue decorado de manera especial, como se hacía todos los años.

Sin embargo, Paulo José Lara Restrepo, el gerente general del establecimiento, seguía en su misión de convencer a los representantes de los locales para que avalaran su propuesta social a partir de la temporada decembrina de 2016.

(Lea: ‘La gente está comprando a pesar del mayor precio de los importados’

En efecto, seis meses después de responder a las inquietudes de los miembros del Consejo de Administración, y de estructurar una estrategia de responsabilidad completa de lo que sería la obra social, con la se reemplazaría la decoración navideña de ese año.
El programa se llama ‘Atlantis para La Guajira’ que se ejecuta en las comunidades de Totopana, Onulaulia y Sichichón, del municipio de Manaure.

“Cuando nos dijeron sí, buscamos la ayuda de la fundación Lovenet, que trabaja en nutrición en La Guajira, y nos invitaron a conocer los distintos programas en los que estaban trabajando. Entonces nos enamoramos del proyecto”, dice Lara.

Entre los proyectos de la fundación había unos que no tenían que ver con asistencialismo, sino con la solución de problemas estructurales en esa región del país. Entonces escogieron uno relacionado con la construcción de pozos profundos, establecimiento de huertas y educación.

El tema central era brindar una ayuda duradera, pero con la condición de que se respetara la cultura de los habitantes de la región. También se buscó que los beneficiarios participaran en el proyecto, de tal manera que hubiera sentido de pertenencia.

Ellos empezaron a colaborar en las huertas y en la construcción de las soluciones relacionadas con las fuentes de agua.

“Cuando hacemos una huerta se le exige a la comunidad que parte de los productos de esa huertas se destinen a la alimentación de los niños que asisten a los colegios”, señala Paulo José Lara.

LOS RECURSOS

El presupuesto de Navidad del centro comercial Atlantis Plaza es de unos 300 millones de pesos anuales, los cuales destinan directamente a los wayuu.

“No estamos regalando dinero, sino que estamos aportando a diferentes soluciones sociales, pero con la vinculación de los beneficiarios”.

Estamos trabajando en la mejoría de un pozo de agua que está ubicado cerca de tres comunidades del municipio de Manaure. “También estamos trabajando en un proyecto de educación para 200 niños de Sichichón. Este programa incluye una estrategia que consiste en traer a los mejores estudiantes a Bogotá, a que hagan parte del lanzamiento de la temporada de Navidad en el centro comercial, ahora menos iluminado”.

BALANCE DEL PROYECTO

Los resultados están a la vista. Cuando apenas ha transcurrido una Navidad sin luces suntuosas en el edificio del centro comercial Atlantis Plaza, el tráfico de visitantes se incrementó 8%, en tanto que las ventas aumentaron 7%, en promedio, en todos los establecimientos comerciales del lugar.

“Esperamos la respuesta de los consumidores para este año, el segundo en el que no tendremos una gran decoración externa en el centro comercial de Bogotá, porque ese dinero se está invirtiendo en una obra social en La Guajira. Para el año entrante, los beneficios llegan a cerca de 2.000 personas

Este año se unieron al proyecto otros centros comerciales como Ideo Cali y Medellín y Plaza Central de Bogotá.

“Esto garantiza la sostenibilidad del proyecto. Igualmente, estamos haciendo acompañamiento a las comunidades para generar cultura de higiene y protección del medio ambiente, de tal manera que se avance en la generación de desarrollo”, afirma Lara Restrepo.

TEJIDOS POR LUCES

Para esta temporada, Atlantis Plaza decidió seguir apostándole a su programa de responsabilidad social que impactará la vida de más de 2.000 personas en el 2018. En efecto, en la Navidad del presente año, el centro comercial va a estar decorado con más de 1.100 metros de tejidos a mano elaborados con toda la técnica ancestral wayuu por mujeres guajiras, quienes además realizaron diferentes objetos como mochilas, sombreros y sandalias típicas de la comunidad que van a ser vendidas durante la temporada a precios justos que garantizan una retribución acorde al trabajo, tiempo y técnica que se invierten.

Todos los clientes y visitantes podrán sumarse a la causa a través de la “Tienda de los Sueños”, un espacio dedicado al comercio justo en donde las mujeres wayuu exponen lo mejor de su cultura: mochilas, tejidos, capoterras, mantas, hamacas, artesanías y otros artículos propios de la región. Está ubicada en el tercer piso de las instalaciones del centro comercial.

El 22 pasado noviembre Atlantis lanzó la Navidad 2017 con un desfile de moda de grandes diseñadores: Francesca Miranda, Juan Pablo Socarrás, Olga Piedrahíta, Miss Balanta, Sebastián Jaramillo, Ducky Black, Johana Nodier, Judy Hazbun, María Luisa Ortiz, Diego Guarnizo, Kelly Pasos, Perla Dávila, Virgilio Madinah, Isabel Caviedes, Divina Castidad, quienes inspirados en dibujos de niños de la Guajira, diseñaron vestidos los cuales fueron subastados.

Este evento se convirtió en la consolidación de un año positivo en el que Atlantis ha visto crecer este proyecto, y al que se han sumado ya varias empresas como el centro comercial de Diseño y Arquitectura Ideo Cali y Medellín y el Plaza Central en Bogotá, convencidos del impacto que se puede lograr invirtiendo en educación y agua.

Siga bajando para encontrar más contenido