Autopartistas cerrarían el 2017 con US$4.200 millones en ventas

El presidente de Asopartes, Tulio Zuloaga, indica que en lo que va corrido del año, presentan crecimiento de 5%.

tulio zuloaga

Tulio Zuloaga, Presidente de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes (Asopartes).

Foto: Cortesía Asopartes

Negocios
POR:
Portafolio
junio 06 de 2017 - 09:57 p.m.
2017-06-06

El mercado de las distintas partes que componen un carro tuvo un inicio de año complicado, pero lo que resta del 2017 traería consigo un repunte para el sector.

(Lea: En 5 años, Colombia cuadruplicó los destinos de exportación de sus carros

De esta forma lo ve Tulio Zuloaga, presidente de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes (Asopartes), gremio que tendrá su feria internacional de autopartes entre hoy y el viernes, en Corferias.

(Lea: Autopartistas locales tienen la opción de licitar para BMW

“La situación de comienzo de año nos trajo, primero, la reforma tributaria que, además de ser poco clara y ‘de retazos’, traerá para el sector muchas multas, debido a que los empresarios no conocen aún los límites de su accionar diario”, indicó Zuloaga.

(Lea: Autopartistas piden medir efectos de los TLC firmados

Además, agregó el directivo gremial, el aumento de tres puntos porcentuales del IVA y el hecho de que el dólar se mantuviera cerca de los $3.000 generó, “por lógica”, a que no se lograran rebajar los precios de las autopartes, llevando ambas cosas a que el mercado negro se consolidara “aún más, en un país donde la cultura de esta ilegalidad está impregnada en buena parte de la ciudadanía”.

MERCADO NEGRO

Lo anterior sigue siendo una realidad en el país, como dice Zuloaga, aun cuando desde la Fiscalía General de la Nación se está persiguiendo a los compradores de autopartes robadas, e incluso ya hay 10 personas que están condenadas y presas por este delito, y otras 97 se encuentran actualmente en proceso de judicialización”, afirmó el presidente de Asopartes.

Sin embargo, agregó, este es apenas un comienzo de la gran campaña que viene preparando el gremio para todo el país, en el cual, aseguró, “hace falta promover y calar una cultura de la no ilegalidad que llegue a todos los colombianos y residentes en el país. Nuestro llamado es a que compren las partes en sitios legales y reciban su factura debidamente expedida, y que los vendedores, por su parte, se enmarquen dentro de la ley”.

Este llamado se hace “indispensable”, si se tiene en cuenta que, en lo que va corrido del año, Asopartes tiene registros de que el mercado negro de las autopartes ha movido unos US$220 millones, llevando a que si continúa esta dinámica, se podría incluso superar la cifra del 2016, que cerró con movimientos ilegales por US$680 millones.

“Esta dinámica nos tiene preocupados de sobremanera, por cuenta de que las cifras que tenemos hasta ahora se mantienen iguales a las del año anterior, aun cuando la Fiscalía y la justicia están detrás de compradores y vendedores de la producción ilegal”, dijo Zuloaga.

Sobre esta situación, es importante recordar que el ente investigador realizó en marzo pasado una redada nacional contra los compradores de autopartes robadas, en la que capturaron a 942 personas, de las cuales no todas fueron judicializadas. No obstante, las cifras de la Fiscalía son claras: el mercado ilegal mueve más de $15 billones al año, de los cuales buena parte –incluso podría ser el 50%– provienen de partes hurtadas a vehículos de países vecinos, y hasta de los Estados Unidos.

BUENAVENTURA


Como si fuera poco lo anterior, añadió el presidente de la Asociación, el paro de Buenaventura (levantado ayer por el comité cívico) “nos dejó muy mal afectados”.

Lo anterior, afirmó, se vio reflejado en que durante los 21 días de protestas, quedó mercancía reprimida por un valor que asciende a los $37.000 millones, sumado a que “por esos días se disparó el hurto de vehículos en el lugar, por parte de bandidos que los ‘desenhuesaron’ y vendieron sus partes en el mercado negro. Durante estas tres semanas, nos vimos enfrentados a que nos hurtaran 300 unidades más de lo normal, lo que representa unos $60.000 millones en pérdidas para el sector”, anotó Zuloaga.

Esta situación –dijo– llevará a que el impacto para el consumidor final sea muy grande, llegando posiblemente a que durante mayo se haya dejado de vender mercancía que está avaluada en aproximadamente US$20 millones, lo que es un 8% menos del movimiento regular.

MERCADO EN ASCENSO

Y aunque el panorama del comercio ilegal paralelo y de las repercusiones que traerá el paro en Buenaventura tienen en vilo la mejora de las cifras del sector, desde Asopartes señalan que “este es un momento en el que debemos elegir el optimismo; vemos el 2017 como un año de transición, en el que seguiremos creciendo, lento pero lo haremos”, informó el directivo.

Lo anterior, –vale recordar– se da apenas tres años después de que el mercado presentara grandes caídas en facturación y crecimiento, que todavía sentimos”, señaló Zuloaga. De este modo, informó, el presente año aspiran cerrar con una facturación cercana a los US$4.200 millones, que en cuentas claras son US$100 millones más de lo registrado en el 2016.

A lo anterior se suma, igualmente, que el desempeño al alza que tendrá el sector se enmarca en un año en el que el parque automotor tiene expectativas de cierre a la baja (240.000 unidades contra 280.000 del año previo), “lo que nos da un optimismo para los meses restantes”, concluyó.