Autos eléctricos y conducción autónoma, la otra revolución

Volvo espera generalizar la primera de esas condiciones en sus productos en el 2019, y la segunda en el 2020.

Lex Kerssemakers, SVP Americas & President & CEO Volvo Car USA, habla del futuro de la marca.

Lex Kerssemakers, SVP Americas & President & CEO Volvo Car USA, habla del futuro de la marca.

Cortesía SKBergé

POR:
Portafolio
agosto 17 de 2017 - 10:30 p.m.
2017-08-17

Este año Volvo escogió a Colombia para hacer el lanzamiento oficial para América de la SUV XC60 y, a propósito de esto, estuvo en el país el SVP Americas & President & CEO Volvo Car USA, Lex Kerssemakers, quien habló con Portafolio.

¿Por qué ese cambio tan radical de irse por los motores eléctricos?

Es más por una cuestión de necesidad. No podemos continuar haciendo las cosas como hasta ahora, usando los combustibles fósiles para impulsar los vehículos; es un paso que tiene que dar la sociedad en general para poder transportarse de forma sostenible.
Entonces, la pregunta hoy no es qué tanto hay que electrificar los carros, sino qué tan rápido hay que hacerlo, y Volvo tiene la ventaja de que es uno de los pioneros.

¿En cuántos años esperan no tener más motores de combustión?


Es imposible de predecir. En cambio, sí lo es que el porcentaje de electrificación va a aumentar rápidamente. El compromiso de Volvo es que a partir del 2019 no se va a lanzar ningún nuevo carro que no tenga alguna forma de electrificación. En esto somos los primeros, aparte de las empresas que se dedican únicamente a modelos eléctricos, como Tesla. Nosotros esperamos para el año 2025 tender un millón de carros electrificados. Pero, cuándo va a desaparecer totalmente el motor de combustión, es imposible de saber; depende mucho de la situación de la gente y del apoyo de las autoridades, porque a veces los consumidores no adoptan ciertas tecnologías cuando no hay incentivos.

Así que todo está sujeto a cómo se dé este triángulo entre los fabricantes, las autoridades y los consumidores.

¿Qué otros grandes cambios se vienen en ese mundo de los vehículos?

La electrificación es solamente una parte. Hay otros cambios que van a llegar al mundo del transporte y una de esas cosas es cómo detener la cifra de 1,2 millones de muertos que se presentan por año en accidentes de tránsito.

Los carros son conducidos por personas que cometen errores y ello causa accidentes. Por esto, ahora se trabaja en la conducción autónoma y ya existe la tecnología para implementarla.

El 90% de los accidentes son ocasionados por errores humanos, así que la idea es ir corrigiendo esto paso a paso. Volvo se ha propuesto que a partir del año 2020 no debe haber más muertos y heridos de gravedad en vehículos de la marca, así que los cambios serán profundos en seguridad y producción autónoma.

¿Esta revolución en los motores, va a dejar a muchas marcas fuera del camino?

No puedo hablar por otras marcas, pero así es como el mundo se desarrolla, y es una obligación dejarles a nuestros hijos y nietos una vida que sea sostenible; por eso es tan importante la electrificación. Lo que puedo predecir es que todos los fabricantes van a tener que cambiar de energía en cierta medida hacia esa modalidad. Probablemente el cambio se vaya dando continente por continente, pero a la larga eso es lo que va a ocurrir.

¿Cómo imagina el planeta con esta nueva tecnología?

Yo veo grandes cambios que van a venir como resultado del carro eléctrico, pero también de la conducción autónoma, del uso del carro con todos los componentes electrónicos. De hecho, la revolución que viene sería comparable a la que se produjo cuando se dejaron de usar los caballos a favor de los motores de combustión, y esto va a generar un impacto en los negocios. La tecnología de la combustión es totalmente distinta de la eléctrica; también supondrá cambios en la infraestructura y en la forma, en lo que hacen los individuos cuando están en el carro, porque ya no van a tener que conducir.

Eso tendrá impactos en los seguros, en el uso de combustibles; podremos transportarnos de un sitio a otro con mayor libertad, con un efecto también en la economía.

Sería comparable con lo que ha ocurrido con el teléfono móvil, que nos permite, por ejemplo, hacer una reserva o comprar cosas desde el mismo aparato. El impacto va a ser similar, y el carro se va a convertir en una extensión del uso de la tecnología en nuestra vida.

¿Cree que llegará el momento en que, sin importar el tipo de accidente, las personas dentro de un vehículo conserven su vida?

La misión y la visión de Volvo es que para el año 2020 –solo en 3 años– nadie muera o quede herido de gravedad en un auto nuevo de los que nosotros producimos, y eso es por la combinación de tres factores: nuestra historia de seguridad pasiva, la seguridad activa y, luego también, la conducción autónoma.

De esos tres, los dos primeros ya existen en los modelos Volvo, y el tercero, la conducción autónoma, viene en camino. Con ellos sí va a ser posible alcanzar la meta del año 2020.

Lo que ocurra con los demás carros dependerá de lo rápido que la competencia se una también al propósito de detener los accidentes de automóvil.

La tecnología para permitir la conducción autónoma debería estar accesible para el año 2025 y, claro, con la salvedad de que se aplicaría a los modelos nuevos; pero por supuesto no estaría necesariamente en los millones de carros viejos que sigan andando por las calles y carreteras.

Siga bajando para encontrar más contenido